Racing

La escuelita del ‘vasco’

Racing, el último escollo de Peñarol para llegar al título, apunta a las copas; “vamos a jugar por nosotros”, dice el DT.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Idea. “Nos fijamos en las características del rival, en sus virtudes y sus defectos, pero apostamos a lo nuestro”, dice el DT.

Uno escucha a Santiago Ostolaza y es como si regresara en el tiempo. Si no fuese por las canas, que delatan sus 52 años, es como hablar con aquel "Vasquito" que llegó de Dolores a Bella Vista dispuesto a hacer historia.

No ha cambiado nada. O casi nada. Porque mantiene el mismo modo afable y sereno para dialogar, y su timbre de voz monocorde, firme, inalterable.

Ostolaza, el "Vasco", para el mundo del fútbol, se enfrenta a un nuevo desafío, ahora metido en cuerpo y alma como entrenador de Racing. Quiere meter a su equipo en una copa. Pero antes, deberá ganarle a Peñarol, que va en busca del título.

"La llegada fue muy dura… nos tocó debutar con Nacional, se le jugó de igual a igual, creo que hicimos un buen partido pero terminamos perdiendo. Después perdimos dos partidos más, contra Sud América y Rentistas. Como que el equipo venía en bajada, no sé… se había acostumbrado a perder y eso no es bueno. La verdad, fue muy duro ese comienzo, pero se pudo salir adelante. Se creció mucho, mejoramos en un montón de aspectos, ganamos dos partidos seguidos y ya el panorama es otro. El domingo contra River, creo, merecimos mejor suerte. Para mí era un empate clavado, perdimos en la hora y de penal. Pero nos quedó la sensación de haber hecho un gran partido ante un rival que viene funcionando muy bien, con un entrenador que impuso su filosofía y lleva varias temporadas al frente del plantel. Nosotros llevamos un mes y medio en Racing, 45 días…", recuerda como al pasar.

El "Vasco" tomó un hierro caliente. Venía de trabajar en la selección Sub 17, y cuando se hablaba de renovarle su contrato, surgió la posibilidad de Racing. Asumió, y sobre la marcha fue imponiendo su idea. No era fácil, pero como buen vasco, su perseverancia dio sus frutos.

"Podemos decir que vamos a jugar para nosotros. Porque necesitamos los puntos para pelear por esa chance de clasificación a copas internacionales. Dependemos de nosotros, aunque claro, está el reclamo de Danubio de por medio, y eso cambiaría bastante el panorama, pero si es un tema reglamentario, que se cumpla el reglamento y listo. Igual, jugar tenemos que jugar, y siempre salimos a ganar", apunta.

La buena campaña del Apertura logró ilusionar a los hinchas de La Escuelita. Pero el Clausura borró con el codo todo lo que se había hecho en la primera parte del año. Hoy el "Vasco" puso en carrera a los de Sayago.

"En este mes y medio hemos notado algunos cambios. Los jugadores entienden lo que uno pretende. Fue muy importante poder cambiar la pisada. El haber ganado el clásico contra Fénix les dio mucha más confianza, y eso ya se vio el otro día contra River. Yo creo que ya se nota el trabajo, logramos encaminar al equipo", dice el entrenador racinguista.

"Las expectativas son las mismas que en todos los partidos. Desde que asumí lo he hecho con la misma dedicación. Se lo debo a Racing que me abrió las puertas y me dio esta posibilidad. Hay que tomarlo como tomamos todos los partidos. Ojalá podamos tener un buen desempeño, siempre respetando a Peñarol, como respetamos a todos los rivales, pero intentando imponer nuestra idea. No se puede negar la valía del rival que se va a enfrentar. Si uno mira para enfrente y ve jugadores como Zalayeta, Pacheco, Urretaviscaya, Aguiar, Valdez… ya sólo con eso sabe que es un equipo duro, de categoría, pero nosotros tenemos nuestras armas también, y vamos a salir a jugar como lo hemos hecho hasta ahora. Como lo hicimos en aquel primer partido ante Nacional y en este último ante River", afirma el "Vasco".

Racing creció en las últimas fechas. Y se nota. Se parece al de la primera parte del año.

"Nosotros tenemos en cuenta todo. Por supuesto que nos fijamos en las características de los rivales, analizamos sus virtudes y sus defectos, buscamos la vuelta para sacar provecho de todo. Es parte de nuestro trabajo, pero también buscamos el funcionamiento propio, que el equipo no pierda su identidad", asegura.

"¿El Centenario? Y… en la época de jugador era muy lindo ir al estadio a jugar contra un grande. Era muy motivante, y eso no se ha perdido con el paso del tiempo. Sigue siendo una gran motivación, una gran vidriera. Este es un plantel maduro, que recuperó la confianza, vamos a plantearle nuestra lucha. Vamos a jugar por nosotros, eso es lo bueno".

Ostolaza. El "Vasco" para el mundo del fútbol, el hombre que quedó a cargo de La Escuelita en medio del tormentoso Clausura. Y la lleva por buen rumbo.

El verdugo le ganó cinco a los aurinegros.

Racing regresó a Primera División en la temporada 2008 y desde esa temporada ha sido el verdugo aurinegro. Jugó 13 partidos de los cuales ganó cinco, empató cuatro y perdió cuatro.

La Escuelita tiene saldo a favor ante los aurinegros, de hecho hace dos partidos que no pierde. Igualó 1-1 en el partido válido por el Torneo Apertura 2013-14, y lo derrotó en la última fecha del pasado Toreno Clausura por 3-2, cuando a Peñarol lo dirigía Paolo Montero.

Esa derrota marcó al entrenador interino y también a varios futbolistas a los que no se les renovó contrato de cara a esta temporada.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)