EL PAIS TV

"No es para cualquiera ser presidente de Peñarol"

Juan Pedro Damiani mantuvo una larga charla en El Pais TV donde confirmó que no será candidato a la presidencia de Peñarol, y recordó todo el esfuerzo que hizo para poder hacer realidad el estadio propio.

“Nos vino bien que nos corrieran de todos lados, el predio debía ser nuestro”, dijo.También redobló la apuesta de los aurinegros sobre la integración del Consejo Ejecutivo de la AUF: “cuando mejor anduvo el fútbol, fue cuando no hubo representantes de los grandes. Yo no pido que nos favorezcan, pero no quiero que nos perjudiquen”, insistió el presidente de Peñarol.

—Un año del Campeón del Siglo... Parecía una utopía, pero se pudo realizar. ¿Qué reflexión hacés?—Lo disfruto como todos los peñarolenses, y lo disfruto con aprendizajes, porque tuvimos que ir haciendo camino al andar, muchas mejoras, fundamentalmente en las calles laterales, en las llegadas, todo lo que se ha hecho con el Ministerio de Transporte en el fluido del tránsito, y alguna otra obra que va a hacer que se llegue más rápido al estadio. El otro día estuve sentado en la Platea y la verdad es que se ve bárbaro de todos lados... estoy muy feliz. Hay u disfrute de la gente en ir a nuestra casa.

— Fue el final de las maquetas y del "humo"...

—(Se ríe) Y sí... fue como pusieron ustedes en Ovación el otro día, "Del Humo al Gigante", fue un trámite importante, un camino difícil que llevó entre ocho y diez años. Este proyecto empezó en el año 2010, desde el momento que se inauguró el Complejo de Alto Rendimiento y lo que nos dimos cuenta es que una obra de 40 millones de dólares debía tener un terreno propio. Si no concretás, la tropa se va cansando, y se logró. Esas corridas al final nos sirvieron porque no se hizo ni en el Parque Roosevelt ni en otro terreno prestado. Valió la pena el esfuerzo. Y te digo más: llegó la FIFA hace poco para ver escenarios para el Mundial femenino y por destrozo eligieron al Campeón del Siglo por sobre los demás estadios.... incluso por encima del Centenario. Yo creo que hasta la Selección debería jugar ahí.

— ¿Lo crees viable?

—Es que tendría que ser así. Hay que dejar de lado todas esas estupideces. Yo creo que cuando Nacional aumente su capacidad, también se podría jugar ahí. Hay otro entorno, con la presión del público, con mucha cercanía, eso también pesa y termina jugando. Fue lo que quisimos cuando se construyó nuestro estadio: la cercanía de la gente en la cancha.

—¿Pensás que tener al hincha cerca pesa?

—Ah, yo creo que sí y con el tiempo va a pesar más. Creo que es todo ganancia. Cuando se termine de pagar en 10 o 15 años, va a ser el club con el mayor patrimonio del país y uno de los más importantes de América. Vamos a comprar más tierras frente a Los Aromos, nos vamos a expandir, hay que hacer dos canchas más, tenemos un master plan para seguir creciendo también con los terrenos aledaños del estadio... en fin... Peñarol se potencia cada vez más. Y ya tiene 100.000 socios....

—Pasando a lo futbolístico. ¿Fue un acierto la designación de Leo Ramos como entrenador? ¿Es lo que se pretendía?

—Sí, no tengo dudas. Peñarol necesitaba un poco más de carácter y en ese sentido se logró. El equipo por momentos juega bien, está en formación, pero yo creo que el saldo es positivo. En el orillo de Peñarol está el carácter; cuando vos dejás todo y no te quedás con nada, ganes, empates o pierdas, nadie puede recriminarte nada.

—Como pasa con esta selección, por ejemplo...

—Sí, pero bueno yo veía el otro día que un par de hinchas le recriminaban a Tabárez. ¡Justo a Tabárez con todo lo que le dio! Y venía mal después de la derrota. Yo que sé, el fútbol es muy ingrato, por uno a veces toma algún tipo de decisiones...

—De no ser candidato a la presidencia.

—No, en mi caso, no. Es una decisión muy pensada y la tomé antes de la última elección. Yo me presenté en la anterior para cumplir con el mandato de terminar el estadio y profesionalizar al club, plantamos una semilla enorme en juveniles y lo logré. No sé qué club en el mundo puede transferir un año a un jugador al Real Madrid y al otro, un juvenil al Barcelona. Hubiésemos querido disfrutarlos, pero era imposible retenerlos. Quiere decir que vamos por buen camino, Esta decisión viene de tiempo atrás, muy atrás.

—¿Tuvo que ver la familia?

—No, para nosotros Peñarol es todo. Siempre hemos dado sin reclamar nada, en definitiva esa es la tónica, pero uno tuvo que luchar contra cosas complicadas. Decían que yo me quería quedar en el club porque me debían mucho dinero, a mí, y a mi familia. Y no sólo no me pagaron, sino que puse más. Después dijeron que yo no quería hacer socios para ganar las elecciones. Y bajo mi mandato Peñarol logró la mayor cantidad de socios en la historia y he ganado las elecciones con pocos socios y con muchos socios. Esta es una decisión tomada. Espero que el que me sustituya sea un gran presidente, porque yo sufro mucho por Peñarol.

—¿Va a haber un candidato por el oficialismo?

—Yo asumí un compromiso con los socios que me votaron de hacer un Peñarol mejor hasta mi último día de mandato, y voy a intentar cumplirlo. Pero yo no voy a designar quién va a ser mi sucesor, esa es una cuestión de los socios, pero yo pienso que hay gente muy valiosa que Peñarol no puede perder, como Walter Pereyra que ha sido una persona que le ha dado muchísimo al club, Jorge Barrera, Catino... un montón. Peñarol necesita unirse. El gran problema de Peñarol es la política. Y desde que murió mi padre solo se habla de política en el club. Por ejemplo, yo no sé quién es quién en Nacional, a qué corriente pertenece cada dirigente, no se puede hacer política permanentemente. Las elecciones son a fines de noviembre, estamos en marzo, ya ya se hace política en el club. Y no ahora... desde hace dos años. Le han quitado la esencia a Peñarol. Peñarol era un club donde se barría para adentro, y eso cambió. Hablan de esto, de lo otro, loco... hay que trabajar, hay que lograr unidad

—¿Sin cargo, desde qué lugar va a estar Damiani?

—Yo voy a estar para lo que me necesiten. Donde quieran, desde el lugar que quieran, quiero disfrutar a Peñarol como un hincha, con mis hijos, mis nietos, mis amigos. Gozar y sufrir con Peñarol. Tanto mi padre como yo tuvimos aciertos y errores, pero hay algo innegable: tuvimos una entrega a la causa desde siempre.

—Ha cambiado el club, hay dirigentes jóvenes, de futuro.

—Yo creo que hay que tener gestión, respaldo, trayectoria. No hay que tener dinero, hay que tener crédito, como decía mi viejo. Eso se soluciona cuando sos creíble. Cuando en la vida has hecho cosas. Es importante que Peñarol tenga a sus mejores hombres. Ser presidente de Peñarol no es para cualquiera. Peñarol es un monstruo difícil de manejar.

—¿Es un club presidencialista? ¿Se tiene que manejar de esa manera?

—Está en la esencia del club. Ha sido así históricamente. ¿Cuántos presidentes tuvo a lo largo de la historia? En el mundo es así. El Real Madrid se maneja así y es muy diferente al Barcelona. Conozco la realidad de los dos. Son clubes diferentes y la gente de bien sabe que yo he delegado muchísimo, que he profesionalizado al club, he nombrado una comisión de pases y contrataciones, en la seguridad, en todas las áreas están los mejores. Había que ir a fondo. Yo no sé nada y mi padre decía lo mismo, pero decía que tenía los teléfonos de la gente que sabía. Y es así.

—El otro día dijiste que te habías equivocado en cesar a Pablo Bengoechea...

—Sí, lo dije. Me di cuenta después. Su salida no modificó nada, el equipo siguió sin rumbo. En ese momento había que tomar una decisión. Nos jugábamos el Uruguayo número 50, estábamos en la Libertadores... pero me equivoqué. Lo reconozco.

—Se viene el clásico. ¿Qué es lo que más te preocupa? ¿La seguridad, el arbitraje, el equipo?

—Hay un clima de inseguridad permanente, se corre a la gente, se la aleja. Es incuantificable lo que hemos perdido por no jugar clásicos... Quiero un estadio lleno.

“Seguimos en carrera en el Apertura”.

"Yo creo que al plantel le falta un par de jugadores más, dos referentes, dos futbolistas experientes, como el Cebolla, pero creo que hay un buen grupo. ¿El Apertura? Estamos en carrera, no está perdido. No hay mucho margen de error, pero estamos en carrera todavía. ¿Ramos? Va muy bien, este es un equipo y un plantel en formación. No veo por qué no debería terminar su contrato, me gusta su propuesta y como trabaja", dijo el presidente aurinegro.

"Hay una sensación que ganan en la AUF".

Peñarol planteó en la última asamblea de clubes que los grandes dejaran el Ejecutivo. Las sanciones, los arbitrajes, los temas de la AUF, entienden se "operan" desde adentro. La postura tuvo muchas adhesiones, pero no se logró el cambio.

"Nacional, Sud América y Rampla se opusieron y Boston River se abstenía. Peñarol lo único que hizo fue dar la cara de lo que todos sabemos. Fuimos de frente. No hablo de la moral de nadie, ni de los dirigentes ni de los jueces, pero hay una sensación generalizada que los campeonatos y los partidos se ganan en los escritorios. No queremos que nos favorezcan, pero tampoco que nos perjudiquen. Si somos todos iguales, me parece que lo más lógico es que ninguno de los grandes integre el Ejecutivo. La AUF anduvo fantástica cuando no hubo representantes de los grandes. Uruguay fue cuarto en el Mundial de Sudáfrica y se ganó la Copa América y no hubo ningún campeonato de escritorio... Ahhh y había dinero..."

Juan Pedro Damiani visitó el piso de Ovación TV. Foto: El País TV
Juan Pedro Damiani visitó el piso de Ovación TV. Foto: El País TV
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)