elecciones aurinegras

"No tenemos que convencer a nadie que somos capaces de hacer el cambio"

Jorge Barrera destacó al equipo que ha venido logrando una transformación en Peñarol y Rodolfo Catino aseguró que integran un grupo que ofrece "confianza" y que no defrauda a quienes confían en ellos.

Jorge Barrera y Rodolfo Catino, una fórmula para las elecciones de Peñarol
Jorge Barrera y Rodolfo Catino, una fórmula para las elecciones de Peñarol

Los logros alcanzados por una conducción que consiguió llevar adelante la mayor transformación institucional en la historia del club y el compromiso absoluto de seguir avanzando en los cambios para buscar que los sueños de los peñarolenses se hagan realidad, fueron los puntos fuertes del discurso que entregó Jorge Barrera, candidato a presidente de Peñarol por todas las listas que lo apoyan.

Barrera dijo que aceptó la enorme responsabilidad de liderar a un grupo de grandes peñarolenses que no llegan para prometer un cambio, porque "no tienen que prometer que son capaces de cambiar. Porque no tienen que convencer a nadie de que son capaces de hacer el cambio".

En ese sentido, el actual directivo aurinegro hizo especial hincapié en el hecho de que en sus filas está "el equipo que ha desarrollado en nuestro querido Peñarol el cambio más importante y formidable que la institución haya podido imaginar".

Barrera, que repasó la construcción del estadio Campeón del Siglo, la transformación de las divisiones formativas del club, que entre otras cosas permitió ser el equipo que aportaba mayor cantidad de futbolistas a las selecciones juveniles uruguayas, y hasta posibilitó que los grandes equipos del mundo se interesaran por los jugadores aurinegros, como los grandes avances que se consiguieron, dijo: "Soy un soñador, sí. Pero uno que trabaja todos los días para transformar sus sueños en realidad".

Al profundizar sobre ello, subrayó: "Quiero ser el que lleve los sueños de todos ustedes, que son los sueños de todos los peñarolenses de todo el mundo, a transformarse en realidad. No quiero promesas vacías.
No me gustan. Prefiero trabajar. Prefiero seguir trabajando todos los días junto a gente que ha demostrado que es capaz de hacer el cambio. Con este equipo que me rodea, hay cambio. Seguro que hay cambio, porque este es el equipo que ha venido cambiando al club".

Al fundamentar la imagen que ofrece su grupo de trabajo de cambio seguro, dijo: "Sin improvisaciones. Sin dar pasos no meditados. Sin hacer lo que queda bien hacer sin medir el costo que eso puede tener para el club, que es más importante que todos nosotros juntos. Y hay, además, cambio con unidad. Porque la desunión, los enfrentamientos internos, nos tienen cansados a todos los peñarolenses. Nos sacan energías para ir por todo lo que nos falta".

el compañero

Catino: "Somos la confianza"

Por su parte, Rodolfo Catino, compañero de fórmula de Barrera, además de confesar que no puede imaginarse su vida sin el trabajo permanente "por el bien de Peñarol" , indicó que ellos creen "en el valor del esfuerzo, en la terca negativa a rendirnos ante las adversidades y en no defraudar a quienes confían en nosotros".

Catino aseguró que ellos son "la confianza y sabemos la diferencia que hay entre la teoría y la realidad, porque en estos años nos hemos dedicado a hacer, a cumplir con hechos, no con palabras vacías, y de esa manera hemos gestionado profesionalmente el club. Podemos decir con orgullo que hemos logrado grandes triunfos institucionales y deportivos".

Catino enfatizó: "nadie conoce mejor que yo el patrimonio deportivo de Peñarol, clave a la hora de proyectar el futuro. Como presidente de las divisiones formativas, son miles y miles de mañanas de sábado y domingo constantes durante los últimos 9 años observando niños y adolescentes, muchas veces bajo la lluvia o el frío intenso, miles de entrenamientos, de conversaciones encausando a jóvenes, de charlas asesorando a padres, de dificilísimas negociaciones para que los jóvenes talentos dejen rédito económico, de charlas motivacionales generando cultura de club. Y en esto último me detengo.
El trabajo que hemos hecho en juveniles ha sido también para recuperar la mística peñarolense, el sentido de pertenencia. Hoy podemos decir con mucho orgullo que a ningún muchacho le tiembla el pulso a la hora de ponerse la camiseta del primer equipo de Peñarol".

Catino retieró que su vida y su trabajo por Peñarol "están unidos" y profundizó sobre ello: "Peñarol lidera mi vida. Estoy muy entusiasmado con seguir en este gran proyecto, que tantos logros le ha dado al club. Y de hecho, en los próximos días anunciaremos varios nuevos proyectos que, por supuesto, se concretarán. Se trata de proyectos que contribuirán al vigor y a la prosperidad de Peñarol".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)