ALEMANIA

El equipo que sobrevive a todas las crisis

El título mundial de 2014 está lejos y lo último fue el descenso en la Liga de Naciones, pero la situación se toma sin dramatismo.

Foto: AFP.
Foto: AFP.

La eliminación del Mundial 2018 con dos pesadas derrotas ante México y Corea del Sur, el reciente descenso en la Liga de Naciones o el peor promedio de puntos en más de medio siglo fueron huracanes que azotaron la Mannschaft -la selección alemana de fútbol- pero no consiguieron derribar el sólido edificio levantado durante tanto tiempo con planes coherentes y a largo plazo.

Sin embargo, las críticas fueron duras. Y llegaron hasta la propia esencia del proceso que llevó a Alemania al título mundial en 2014. “La crisis de Alemania es por culpa de Guardiola, nos engañó”, dijo por ejemplo esta semana Hans Peter Briegel, aquel defensa rocoso de los equipos alemanes en los años 80. “Guardiola nos engañó diciendo que para ganar era suficiente con tener el 75% de posesión. Pero no lo es. En el fútbol el resultado es mucho más importante que el control de juego. Lo demostró Francia”.

Tras la derrota con Corea en Sochi que marcó el final de Rusia 2018 para los germanos, siguieron un empate con Francia como locales, derrotas con Holanda y Francia como visitantes y un empate en casa contra los holandeses, todos por la Liga de Naciones. Solo hubo victorias en amistosos: 2-1 a Perú y 3-0 a Rusia. En total, este año tuvo un promedio de 1,15 puntos por partido, el peor desde 1964. Y recibió más goles de los que marcó por primera vez desde 1956.

Además del descenso al grupo “B” de esta nueva competencia de la UEFA, Alemania quedó fuera de la lista de cabezas de serie para la Eurocopa 2020. De cualquier manera, la Liga de Naciones es un torneo demasiado nuevo como para que los hinchas lamenten su pérdida y nadie concibe que se pueda estar fuera de la definición de la Eurocopa.

El técnico, Joachim Löw, fue acusado de soberbia y de apegarse demasiado a los campeones mundiales de 2014. Pese a las críticas (y a los malos resultados), Löw sigue en su puesto, en buena medida debido a las rectificaciones en el rumbo adoptadas tras la derrota por 3 a 0 ante Holanda en octubre.

Según el periodista de la revista Kicker Jörg Wolfrum, “esos cambios le han permitido a Löw conservar su cargo este año. Claro que si en 2019 siguen las derrotas podría marcharse”.

“Lo bueno, dentro de lo malo de la situación, es que con las derrotas ante Holanda y Francia Löw fue cambiando el equipo. Ya no están veteranos del 2014 como Sami Khedira y Jérôme Boateng. Hay figuras jóvenes con mucho futuro. Y el técnico también se atrevió a cambiar el sistema táctico del equipo a un más moderno 3-4-3”, indicó Wolfrum.

La prestigiosa revista alemana tituló esta semana su comentario con un lapidario: “Desconectados de la cima del fútbol mundial”.

“Tras el Mundial tenemos un proceso que completar. Habrá retrocesos y derrotas”, se justificó en tanto Löw ante el periodismo.

En agosto, después de Rusia, Löw trató de explicar el fracaso de su equipo durante una larga conferencia de prensa en la cual hasta usó un powerpoint. Su conclusión, apoyada en datos sobre posesión de la pelota, fue que se perdió porque se quiso extremar el juego conel balón: “Mi mayor error fue creer, casi arrogantemente, que podríamos superar la fase de grupos con nuestro juego de posesión dominante y luego ajustarnos para los partidos por eliminación. Quería perfeccionar nuestro juego, lo llevé demasiado lejos. Perdimos el fútbol feliz que teníamos en 2014”.

Pero las correciones que intentó en la Liga de Naciones no funcionaron: el seleccionado alemán fue débil en defensa y lento con la pelota. Y los campeones de Brasil 2014 que quedaban mostraron bajo nivel. Entonces, Löw comenzó a borrarlos.

Es posible que otro histórico, Thomas Müller, se esté despidiendo también. Frente a Holanda, el lunes pasado, solo entró faltando 20 minutos. Las críticas alcanzan incluso al otrora admirado arquero Manuel Neuer. Viene de una lesión y no ha tenido grandes actuaciones este año. Muchos ya piden a Marc-André ter Stegen, el golero del Barcelona.

Löw tiene a su favor que en la Bundesliga abundan los valores jóvenes. Allí están Joshua Kimmich (lateral o volante del Bayern, quizás el más destacado), Leon Goretzka (volante del Bayern), Leroy Sané (delantero del Manchester City), Serge Gnabry (delantero del Bayern), Timo Werner (delantero del Leipzig), Julian Brandt (delantero del Bayer Leverkusen), entre otros. Cuando en marzo comience el camino hacia la Eurocopa 2020, ellos deberán demostrar que Alemania sabe superar rápido todas las crisis.

Caída: va menos público a sus partidos

Una señal de la crisis es que los partidos de la selección alemana ya no se juegan ante estadios llenos, como era habitual. En el amistoso contra Rusia, el viernes de la semana anterior en Leipzig, hubo unas 35.000 personas en un estadio con capacidad para 42.000. En otro lado esos miles que faltaron no sería nada para alarmarse, pero en Alemania representa un alerta. Tampoco con Holanda en Gelsenkirchen el lunes se disputó ante tribunas llenas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)