EN EL GRAN PARQUE CENTRAL

Con un equipo alternativo, el tricolor lidera el Apertura

Con goles de Diego Coelho y Rodrigo Erramuspe, Nacional le ganó de atrás a Fénix, que se puso en ventaja con un tanto de Rodrigo Abascal, y quedó como único líder del Torneo Apertura con puntaje perfecto.

Diego Coleho. Foto: Ariel Colmegna.
Diego Coleho celebra su primer gol jugando en Primera División tras anotar el empate transitorio ante Fénix en el Gran Parque Central. Foto: Ariel Colmegna.

Fénix sorprendió. Pegó primero y dejó a Nacional boquiabierto. Fue un golpe al mentón, de esos que puede tirar al cualquiera, pero no a este Nacional alternativo del ‘Cacique’ Medina, que aún dando ventajas y no jugando del todo bien, se rehizo sobre la marcha y cambió el rumbo del partido.

De entrada nomás, el albivioleta se puso en ganancia con una jugada que se dio de derecha a izquierda, en una pelota cruzada que metió Leonardo Fernández para el ingreso de Rodrigo Abascal a velocidad, a espaldas de Peruzzi y Erramuspe. Abascal la acarició de aire, le cambió el palo a Mejía y puso en ventaja a su equipo cuando recién se desperezaba el partido en el Parque Central.

Nacional asimiló el golpe. Y fue al frente. Tuvo la pelota y atacó por las bandas, principalmente, por el carril de Peruzzi. Fénix se recostó, se abroqueló sobre su aérea y aguantó bien, con Denis como figura por seguridad y aplomo en el arco.

Pero el segundo tiempo cambió cabo a rabo. La tarjeta roja -bien sacada- a Rodrigo Abascal fue vital. Ya Fénix no pudo controlar los embates del tricolor que buscó por todos lados y fue a la carga una y otra vez con un vértigo tremendo, siempre apuntando al área, siendo vertical, y no apelando tanto al toque intrascendente de pelota.

Ahí cambió el juego. Y Medina leyó notablemente el partido. Le dio ingreso a Labandeira y fue clave por decisión y participación, y también a Diego Coelho, una variante que dio sus frutos porque fue el propio delantero el que igualó el marcador seis minutos después de su ingreso, a los 73 minutos de juego.

Con el 1 a 1 sellado, solo cabía adivinar cuándo llegaría el segundo gol de Nacional porque, a esa altura, Fénix ya estaba contra las cuerdas, y prácticamente sitiado en su cancha, sin poder traspasar el medio y atacar.

Nacional apeló a todas sus armas. Medina volvió a rotar a sus delanteros y el regreso de Gonzalo Bueno a la zurda fue letal para el albivioleta que apenas si pudo sostenerse en pie después de la igualdad.

Pelota, pelota viene, tiro rasante o juego aéreo, el gol llegó tal como se palpitaba en el Parque Central.

Nacional fue avasallante, punzante, terrible, y Fénix perdió toda la noche en el juego aéreo, como sucedió en ambos goles.

El segundo llegó después de varios yerros defensivos del visitante y un rebote. Allí, en el área chica, apareció la cabeza salvadora del argentino Erramuspe para decretar el 2-1. Iban 79 minutos y Nacional fue por más, pero no lo logró. De atrás, con fútbol y con un equipo alternativo, el tricolor ya manda en el Apertura. Primero e invicto, como le gusta al ‘Cacique’.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)