DE VOLEA

Entran marcando la cancha

DANIEL ROSA

El Consejo Directivo de Peñarol asumió este miércoles 27 de diciembre con varios mensajes importantes. Jorge Barrera, el sucesor de Juan Pedro Damiani, habló en todo momento de unidad y dio señales de ello al reunirse primero con los otros dos sectores que integrarán el Consejo (Movimiento 2809 y Sentimiento 1891) y luego al nombrar comisiones para negociar contratos formadas con dirigentes de todos los sectores, aun antes de tomar posesión del cargo.

Asimismo, se da por hecho que el control de los dineros del club lo llevará Isaac Alfie, pues aunque pertenezca a la supuesta oposición ("a partir de la primera sesión del Consejo vamos a ser 11 oficialistas", dijo Barrera al ganar), el dirigente del 2809 fue Ministro de Economía y Finanzas del país, por lo cual no se puede desperdiciar su experiencia y sabiduría en la materia. Esa es otra gran señal de unidad.

Poner la casa en orden fue la prioridad no solo manejada por Barrera en la campaña electoral, sino también por Marcelo Areco e Ignacio Ruglio, líderes del 2809 y del 1891, y hacia allí se encamina este Consejo de Peñarol.

El caso Diego Forlán así lo demuestra. Era muy tentador ceder a las pretensiones económicas del futbolista, pero primó la responsabilidad, se cuidó el dinero que por cierto no abunda, se desechó la oportunidad de su regreso y de paso se envió un mensaje claro para quienes pretendan llegar a Peñarol: si se le dijo no a Forlán, la vara se puso muy alta, por lo que a partir de ahora se le puede decir que no a prácticamente cualquiera.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º