argentina

Empieza la pulseada entre Luis Segura y Marcelo Tinelli para captar votos

Quedaron como únicos candidatos y encarnan la continuidad o la renovación. La pelea es asambleísta por asambleísta. Hay posibilidades de que los comicios sean en diciembre.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: La Nación/GDA.

La AFA tendrá cuatro años de Luis Segura o de Marcelo Tinelli. No habrá terceros en discordia. De aquí hasta las elecciones, ambos candidatos deberán seducir a los que determinarán el futuro del fútbol argentino: unos 15 asambleístas aún indecisos. El escenario actual es el de un virtual empate técnico.

Basta con repasar el listado de los clubes que avalaron a uno y otro postulante para entender que ambos encarnan modelos diferentes. De un lado, Marcelo Tinelli mostró cartas de la primera división: su candidatura fue presentada en el comité ejecutivo por Temperley y San Lorenzo. Además, Estudiantes y Gimnasia (La Plata), Unión y Colón, de Santa Fe, y Atlético de Rafaela estuvieron entre los clubes que la avalaron. Enfrente, Barracas Central y Olimpo (Bahía Blanca) postularon a Segura. Y entre los apoyos se notó la presencia del ascenso y el interior: Estudiantes (San Luis), Independiente Rivadavia (Mendoza), El Porvenir, Central Ballester, Mitre (Santiago del Estero), Deportivo Paraguayo, Lugano, la Liga de Bell Ville (Córdoba) y la Liga de Güemes (Salta).

Nombres propios que dan un indicio de los genes de uno y otro. El núcleo de los clubes que se encolumnan detrás de Tinelli es de la Primera División. Allegados al conductor reconocen que la jugada de Segura de apuntalar su influencia en las ligas del interior y el Consejo Federal "fue muy astuta". El histórico dirigente de Argentinos puede jactarse de tener una candidatura más federal. Es más, el presidente de Olimpo, Alfredo Dagna, calificó al modelo de Segura como el "inclusivo". "Vamos a ver cuáles son las propuestas de Tinelli. Conocemos las de Segura y las apoyamos", señaló.

Eduardo Spinosa, presidente de Banfield y uno de los principales operadores de Tinelli, elogió al conductor televisivo: "Tinelli ha demostrado en su vida que es una persona exitosa". Y añadió: "Felicité a los dos candidatos. Esta definición nos va a permitir trabajar a todos con más tranquilidad". En su plataforma política, Tinelli hace fuerte hincapié en lo económico: maximizar los recursos y potenciar la marca de la selección para que los clubes reciban más dinero.

Puertas para adentro, las propuestas de uno y otro se resumen en dos palabras: Tinelli es "el cambio", Segura, "la continuidad". "Tinelli expresa la renovación. Y Segura es un hombre con experiencia. Analizaremos las propuestas de ambos", opinó Rodrigo Molinos, presidente de Tigre, club que seguramente se inclinará por Tinelli.

El escenario marca una pelea voto a voto. Asambleísta por asambleísta. En ese tablero tallan muy fuerte los cinco avales que había conseguido Armando Pérez, el presidente de Belgrano que no pudo formalizar su candidatura porque le fallaron dos apoyos; en realidad, le falló Córdoba: ni Instituto (con Segura), ni Talleres (con Tinelli) le firmaron. Tampoco la Liga de Bell Ville (con Segura). Sí se habían comprometido a ayudarlo Boca, Vélez, Lanús y Godoy Cruz, además de, Belgrano. "Esos cinco votos son fundamentales, porque arrastran a otros", razonaron desde uno de los dos búnkers.

Cerca de Tinelli creen que, salvo el de Lanús (hasta hace poco, su presidente, Alejandro Marón, sonaba como potencial candidato a la presidencia), pueden tener de su lado los cuatro votos restantes.

Enfrente, Segura tiene a su propio canciller: Claudio "Chiqui" Tapia. El yerno de Hugo Moyano estuvo a un par de horas de ser presidenciable. A las 17, el máximo dirigente de Barracas Central se juntó con los asambleístas de la primera B (que le responden) y algunos clubes de Primera y la B Nacional para evaluar la situación. El gremialista entendió que solo no podía llegar a la presidencia: no le hubiesen alcanzado los votos. Resolvió unirse al proyecto de Segura. Y nutrir al presidente interino de la AFA de un importante caudal de votos del ascenso. "Soy orgánico. A este proyecto lo representa Segura: es el que refleja la voluntad de las instituciones más chicas. Hay que dejar de lado las apetencias personales", postuló Tapia tras la reunión del comité ejecutivo. Allí, y ante todos los dirigentes, recibió la devolución de gentilezas de Segura. Su apoyo se pagaba con poder. Desde ayer, Tapia canaliza todas las inquietudes y problemáticas del ascenso.

El 22 de octubre, la Asamblea deberá decidir si prorroga el mandato de Segura como presidente hasta el 1° de marzo, fecha hipotética de las elecciones. Parece utópico: el tinellismo tiene mucho más que los 15 votos necesarios para boicotear la continuidad. Los comicios, entonces, deberán realizarse en los siguientes 60 días. "O son en diciembre o son en marzo. Sospecho que serán en diciembre", se sinceró Segura en la puerta de la AFA. Entonces, habrá nuevo presidente antes de fin de año. Segura o Tinelli, ésa es la cuestión.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)