DE VOLEA

Empezar a mirar más para adentro

DANIEL ROSA

Daniel Rosa

Hace unos días un amigo hincha de Nacional me decía: “Lo que nos está liquidando es no ganar y que el manya no para de hacerlo. Si tuviéramos un par de puntos más, que creo merecimos, y ellos tuvieran un par de puntos menos, el panorama no sería tan catastrófico”. Para el tricolor pasó el triunfo ante Atlético Mineiro, la derrota con Danubio y el cese de Eduardo Domínguez como DT. Todo en pocos días luego de las palabras de mi amigo.

¿Fue acertada la medida? Lo primero que queda claro es que los procesos a largo plazo no existen si los resultados no acompañan. Domínguez sería muy profesional, trabajador y moderno en su propuesta futbolística, pero no ganó en cinco partidos y se quedó sin trabajo. Punto.

Para reforzar este concepto está lo ocurrido. Nacional debe haber jugado ante Danubio su mejor partido. En el primer tiempo tuvo que haber hecho tres goles y en el segundo al menos dos más, pero la impericia de sus futbolistas a la hora de definir se lo impidió. Entonces, ¿es tan culpable Domínguez? Sí lo es como cabeza de grupo, pero seguramente los futbolistas son tan o más responsables que él del momento. ¿A alguno de ellos se le rescindirá el contrato? Difícil.

Ahora bien, si había un momento para tomar la difícil decisión del cambio, este era el adecuado. Nacional no tiene partido por Libertadores por las próximas dos semanas y su compromiso inmediato es ante Plaza Colonia en el Parque Central, es decir un rival al que puede aspirar a ganarle.

La dirigencia deberá ser autocrítica, mirar un poquito más hacia su adentro y empezar a hacer un diagnóstico sobre si el mal momento del equipo es solo por lo que pasa en la cancha. De repente hay algo más importante que no está viendo…

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)