DEFENSOR SPORTING

Emanuel Beltrán está acostumbrado a los golpes

El jugador violeta se quería morir cuando vio la jugada ante Barcelona por televisión.

Emanuel Beltrán

Emanuel Beltrán pasó momentos de angustia tras el error que cometió al final del partido de ida ante Barcelona y que terminó en el gol que le dio la victoria a los ecuatorianos. “Estoy bien, mucho mejor. Costó un poco recuperarme, pero con el apoyo de la familia y de los compañeros fue más fácil”, dijo el lateral volante, quien vio la jugada por televisión. Y se quería morir.

“En la cancha no me di cuanta que había controlado tan mal. Pensé que el rival iba a retroceder. Pero me la llevó, entonces, intenté cortar, lo hice, pero le quedó a otro de ellos”, relató. “Cuando hicieron el gol se me vino todo abajo, porque habíamos hecho un buen planteamiento, un buen partido y lo terminamos perdiendo justo al final. Además, el gol del empate del ‘Chino’ nos había dado un envión para ganar el partido. Y creo que los hicimos pasar mal hasta esa jugada en el minuto 94”, se lamentó Emanuel, quien no jugó la revancha en Guayaquil por decisión del entrenador. Su lugar fue ocupado por Mauricio Gómez.

“No hablamos mucho con el ‘Polilla’, le tocó jugar al ‘Mauri’ y lo hizo bien. Yo intenté sumar donde me tocó”, dijo el nacido en Santa Lucía.

Los momentos difíciles suelen tener una parte positiva. Y Emanuel lo comprobó. Tras su error recibió muchos mensajes de apoyo. Algunos los esperaba y otros le sorprendieron. “Eso me ayudó mucho. Me hablaron muchas personas, capaz que el que me sorprendió fue Eduardo (Acevedo), que me mandó un mensaje. Fue algo muy bueno y me dejó muy contento”, admitió sobre el entrenador que lo subió al equipo principal.

Recién cumplió los 21 años. Es más, fue el 23 de enero, cuando golearon a Bolívar en la altura de La Paz. “Tremendo cumpleaños me mandé”, dijo riendo.

PÉRDIDA. A pesar de su corta edad, la vida ya ha sido dura con el lateral. “Cuando tenía 15 años perdí a mi padre por una enfermedad que tenía (esclerosis múltiple). Fue muy duro. Además, yo había dejado de verlo por asuntos familiares, por esas cosas que pasan a veces en las familias. Estuve como ocho años sin verlo. Lo empecé a ver de nuevo cuando ya estaba enfermo. Y cuando nos empezamos a encariñar de vuelta, se murió”, relató sobre su papá, quien también jugó al fútbol. Era delantero y defendió a Miramar Misiones.

“Se hicieron partidos a beneficio para recaudar fondos para él y que se pudiera hacer un tratamiento en Cuba. Pudo ir a Cuba y eso lo ayudó mucho, pero como el tratamiento era muy caro, no pudo volver. No lo pudo continuar y se le vino todo abajo”, añadió.

ELIGIÓ AL TUERTO. Emanuel no era lateral cuando llegó a Defensor Sporting con solo 10 años tras defender en el baby fútbol a Empalme Santa Lucía. “Vine de punta, de enganche, pero el ‘Profe’ Santos me tiró para el lateral”.

Llegó tras un amistoso frente a Peñarol de AUFI y lo vio un captador que trabajaba para Peñarol y para Defensor Sporting. “Me probé en los dos clubes, pero me gustó más Defensor Sporting. Hice todas las formativas, me costó bastante llegar hasta donde estoy. Sobre todo por todo lo que me pasó”, reconoció quien hoy vive junto a su novia y su suegro en el barrio Brazo Oriental. Conoció a Manuela gracias a Joaquín Piquerez. Ella iba al mismo colegio que su compañero. De eso hace dos años.

Sus sueños no son complicados. “Ahora a corto plazo quiero que nos vaya bien en la Copa Libertadores. Acceder a la fase de grupos sería impresionante e histórico para Defensor Sporting, porque nunca pudo pasar cuando le tocó jugar la fase clasificatoria. Y después pelear el Campeonato Uruguayo, como este club tiene que hacer siempre”.

Aunque hay otros que le cuesta más confesar. “Mi gran sueño es jugar en el Manchester United. Lo sigo siempre. Sé que es difícil, pero los sueños hay que perseguirlos”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)