AMISTOSO

Egipto bajo la lupa

El primer rival de Uruguay enfrentó a Portugal, con el que cayó 2-1 y el gol lo marcó su estrella Mohamed Salah. Acá te analizamos lo que mostró.

¿Es Egipto Mohamed Salah y 10 más? Esa es la pregunta que se vienen haciendo los uruguayos desde que saben que el seleccionado africano será el rival de La Celeste en el debut mundialista.

Hay poca información de la formación que dirige el argentino Héctor Cúper y por eso el partido que disputó este viernes ante la Portugal de Cristiano Ronaldo fue una buena ocasión para ver qué ofrece.

Lo primero es que está claro que la producción ofensiva de Egipto depende casi exclusivamente de lo que hace Salah, quien tiene un nivel muy superior al resto de sus compañeros, al menos de los que jugaron este encuentro.

Táctica

Cúper presentó un esquema 4-3-2-1, aunque fue flexible ya que en algunos momentos pasó por el 4-2-3-1 y otros por el 4-3-3. Sin embargo, el primero fue el que se vio durante más minutos y la sorpresa es que Salah no es el punta neto.

Defensa

Ahmed Hegazy en la marca de Cristiano Ronaldo. Foto: EFE
Ahmed Hegazy en la marca de Cristiano Ronaldo. Foto: EFE

Mohamed El Shenawy es el arquero. Alto (1,91), en la edad justa (29), ágil y muy seguro en el juego aéreo, transmite confianza a sus compañeros. Es decidido para salir a cortar juego, aunque las tres veces que le llegaron le anotaron, pero uno de los goles fue anulado.

Amhed Fathy y Mohamed Shafy fueron los laterales derecho e izquierdo, respectivamente. Ambos presentaron algunos problemas en los mano a mano, aunque cuando los atacaron con pelotas divididas mostraron buena velocidad que le permitieron llegar antes que el rival o bien hacer cierres interesantes. Los zagueros fueron Ali Gabr y Ahmed Hegazi, este el más famoso de la línea de fondo por haber jugado en Fiorentina y disputar la Premier League defendiendo a West Bromwich. Ambos centrales tienen buena estatura (1,93 ambos), aunque no demostraron mucha consistencia en el juego aéreo. Tanto que los dos goles, anotado por Cristiano Ronaldo a los 92' y 94', fueron de cabeza. Sí tuvieron como virtud buen trato de la pelota para salir desde el fondo.

De los laterales, el que se proyecta mejor es Fathy por la derecha, aunque sus centros no fueron precisos.

Mediocampo

Mohamed Elneny, Tark Hamed y Trézeguét fueron los tres de contención, aunque tuvieron poca eficacia para cortar el juego en la primera línea. Portugal transitó el sector central con relativa comodidad, aunque los egipcios mostraron velocidad para replegarse y en una segunda línea de contención, más recostados sobre los cuatro del fondo, fueron más eficaces, evitando balones filtrados por los portugueses.

A la hora de generar la historia fue muy distinta. Muchas equivocaciones a la hora de entregar el balón y lentos a la hora de recibir, evidenciado por la cantidad de anticipos que realizaron los lusos en la zona media.

Ataque

Mohamed Salah lleva la 10 en Egipto. Foto: EFE
Mohamed Salah lleva la 10 en Egipto. Foto: EFE

Con Salah en esta zona debería ser lo mejor de Egipto, pero no lo fue. Con el goleador del Liverpool por derecha, Adala El Said por izquierda y Koka como punta neto unos metros más arriba, los africanos generaron muy poco. Ante la falta de capacidad del mediocampo para alimentarlos de balones, Salah tuvo que bajar muchos metros, lo cual lo hizo jugar lejos del área y desgastarse. Su velocidad y potencia, esa que desequilibra en los últimos 20 metros de la cancha, la desperdició al arrancar varios metros más atrás. Koka es un centrodelantero alto (1,91), pero poco habilidoso, lento y fácil de controlar para la defensa de Portugal.

Salah anotó el gol a los 55', es cierto, pero lo hizo desde afuera del área (lo cual no es habitual), llegando por el medio y a través de un zurdazo más ubicado (el balón entró contra el palo) que potente.

En definitiva, la respuesta a la pregunta inicial podría ser: sí, Egipto es Salah y 10 más. Es un equipo ordenado en defensa, frágil en el juego aéreo, liviano en el mediocampo, con escasa generación y un goleador implacable que, pese a jugar más retrasado que en Liverpool, cuando le apunta al arco suele ser letal.

Para confirmar esta teoría, vale con decir que cuando Salah fue sustituido a los 56' Egipto pasó exclusivamente a defenderse y, en los minutos de adición, recibió los dos goles, lo que también refleja una cierta fragilidad anímica.

El festejo de los egipcios luego del 1-0 de Salah. Foto: EFE
El festejo de los egipcios luego del 1-0 de Salah. Foto: EFE
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)