ITALIA

Edin Dzeko, un sobreviviente de la guerra de Bosnia y un triunfador en la vida

El delantero que habla cinco idiomas se graduó en gerencia deportiva después de estudiar tres años y rendir exámenes en la Facultad de Deportes y Educación Física de Sarajevo

Foto: Reuters
Foto: Reuters

Edin Dzeko, aquel niño sobreviviente de la guerra de Bosnia de los años 90 que consiguió convertirse en una estrella del fútbol mundial a fuerza de goles, volvió a demostrar que es un triunfador de la vida. Sin decir nada a nadie, excepto a amigos cercanos y a sus familiares, el jugador que hoy discute con la Roma la renovación del contrato hasta el año 2021, se graduó en gestión deportiva luego de cursar tres años en la Facultad de Deportes y Educación Física” de Sarajevo.

Dzeko se prepara para el futuro. Y no solo lo hace abriéndose camino hacia una carrera gerencial, sino con su capacitación global. Con la decisión de convertirse en una persona más instruida. Más preparada para la vida sin las luces del goleador. El delantero bosnio que espera conseguir un contrato de 4 millones de euros al año habla cinco idiomas (bosnio, checo, alemán, inglés e italiano) y cuando decidió estudiar –a menudo durmiendo poco por las noches- aprovechó cada oportunidad para ir a Sarajevo a rendir los exámenes.

Nada detiene a Dzeko. Imposible que lo hiciera cuando conoció el horror de la guerra. Cuando de milagro salvó su vida. O, mejor dicho, por la intuición de su madre, que no le permitió ir a jugar al terreno donde pocos minutos más tarde estalló una bomba.

Foto: Reuters
Edin Dzeko es una estrella de la Roma a fuerza de sus goles. Ver video.

Dzeko tiene una fortaleza inigualable, quizás sea porque aquellos tiempos duros, como alguna vez lo reconoció, le hicieron “más fuerte”. Quizás porque a sus pequeños 6 años, cuando comenzó el asedio de Sarajevo por parte de la autoproclamada República Srpska y el Ejército Popular Yugoslavo, tuvo que aprender a vivir sin poder jugar en la calle junto a sus amigos. Algunos de los cuales no corrieron con la misma suerte aquel día que su madre le impidió ser uno más en un partido de fútbol.

Este goleador histórico de la selección de Bosnia, convertido en embajador de Unicef, galardonado en su país, que negocia una extensión del contrato con la Roma, que supo vivir con el miedo a flor de piel porque su casa había sido destruida por las bombas, no tenían para comer y debían vivir escondiéndose, está preparado para el futuro. Porque queda bien claro que a Dzeko no lo detiene nada.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º