EN QUITO

El "10" de los milagros

Con tres goles de la “Pulga” Messi, Argentina se metió en Rusia 2018 tras superar a Ecuador en Quito.

Lionel Messi gritando el gol de la clasificación de Argentina. Foto: AFP
Ecuador 1-3 Argentina

Se fue y volvió. Ganó y perdió, pero lo cierto es que Argentina le debe la clasificación entera a Lionel Messi. Es cierto que al fútbol se juega en equipo, pero las individualidades son clave y más si una de ellas es la “Pulga” nacida en Rosario.

Tuvo la presión de más de 40 millones de argentinos y de todos los amantes del fútbol que no podían ver un Mundial sin uno de los mejores jugadores del mundo.

Seguramente todo se le derrumbó al minuto de juego cuando Romario Ibarra ponía un tanto que en ese momento eliminaba a Argentina. Todo hasta que apareció él.

Iban 12’ y luego de combinar con Ángel Di María por banda izquierda, apareció en el centro del área para tocar apenas el balón. Prácticamente de puntín, Messi ponía el empate y comenzaba a forjar una noche histórica y de la que pocos se olvidarán.

No cabe duda que fue uno de los jugadores más bancados por el pueblo argentino y por la prensa, pero él salió a dar la cara por sus compañeros que tal vez sí la tengan difícil jugando al lado de él, como declaró Dybala hace un par de partidos atrás. Pero Messi hace fácil lo difícil.

Ocho minutos después de haber puesto el empate, dio vuelta el marcador. La peleó y se la llevó en la puerta del área y ante la salida de Máximo Banguera lo fusiló. Pelota al ángulo y grito desaforado al aire... Argentina empezaba a creer en el milagro.

Ecuador no se la quería hacer fácil y se fue arriba en busca de un gol que pudiera complicar a los albicelestes, aunque a la “Tri” no le servía de nada.

Tanto buscó que terminó encontrando, pero fue un nuevo gol de Messi. Encaró y definió por encima del golero para desatar la locura albiceleste en Quito.

Con la misma camiseta que hace poco tiempo atrás ganó Atlético Tucumán en el mismo estadio, lo hizo Argentina. No lo hizo el brujo, no lo hizo la estadística; lo hizo Lionel Messi: el “10” de los milagros.

De estar afuera, a ser cabeza de serie.

Cuando inició la última fecha de las Eliminatorias, Argentina estaba afuera de la Copa del Mundo. Dos horas más tarde y luego de haber finalizado todos los partidos quedó: clasificada, tercera y encima cabeza de serie para el Mundial de Rusia.

Es cierto que encabezar uno de los grupos no asegura la clasificación a octavos de final, pero sí te puede dar la posibilidad de no enfrentar a selecciones importantes. Argentina lo logró de la mano de un Lionel Messi inspirado y que con sus tres goles metió a la selección albiceleste en la Copa del Mundo.

Cabe recordar que los cabezas de serie se definen por el ranking FIFA. Si bien se hará con el promedio de octubre, el mismo no sufrirá grandes cambios y por lo tanto ya se conocen quiénes serán los siete países, junto al anfritrión Rusia, que liderarán cada uno de los grupos.

Alemania, Brasil, Portugal, Bélgica, Polonia y Francia son el resto de las selecciones que encabezarán el resto de los grupos y que Argentina los evitará, al menos en primera fase.

Desde que la FIFA introdujo los cabezas de serie en los sorteos de las fases de grupos de los Mundiales, situación que comenzó en 1974, se ha dado una constante: los finalistas y por lo tanto el campeón siempre fueron los cabezas de serie. Eso sí, con dos excepciones: 1974 y 1986.

En 1974 la Holanda de Johan Cruyff llegó a la final del Mundial contra Alemania, sin haber llegada precedida de un favoritismo. En 1986, en tanto, la propia Argentina conquistó el título ante Alemania sin estar entre los cabeza de serie.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados