CATAR 2022

Ecuador 4-Uruguay 2: La preocupación celeste debe ir más allá del resultado

El equipo confirmó algunos problemas evidenciados ya en el debut ante Chile, como los de contención y la imprecisión a la hora de jugar el balón. Eso en la altura fue fatal.

Luis Suárez
Luis Suárez ejecuta uno de los dos penales que convirtió ante Ecuador. Foto: AFP

No es fácil jugar en la altura y la de Quito es de las más complicadas, porque si bien no son los 3.600 de La Paz, la capital ecuatoriana está situada a 2.800 metros sobre el nivel del mar. Aguantar los primeros 15 minutos, cuando se produce el primer ahogo, es clave. Uruguay no pudo hacerlo ante Ecuador y al final cayó 4-2 por las Eliminatorias para el Mundial de Catar 2022.

Se podrá estar o no de acuerdo con la conformación de la oncena inicial, pero en lo que Uruguay realmente falló fue en la postura que tuvo en la cancha. El 4-4-2 no dio consistencia, principalmente por dos razones: los laterales se fueron demasiado arriba y luego no tuvieron aire para volver (especialmente Matías Viña) y porque, al igual que en el debut ante Chile en el llano Montevideo, reinó la imprecisión a la hora de entregar el balón. Esto último debe ser una de las grandes preocupaciones para el futuro, porque fue un poco más de lo que ya se había visto en el debut ante Chile.

Uruguay está estructurado con un doble cinco (Federico Valverde y Rodrigo Bentancur) con más juego que marca, por lo cual es vital defenderse con la pelota. Si se cometen errores en la salida como los vistos en ambos partidos, esa conformación no aguantará.

Inicio complicado

En el estadio Rodrigo Paz Delgado, propiedad de Liga Deportiva Universitaria de Quito, la Celeste se vio presionada por el local desde el inicio y a los 14 minutos estaba 1-0 abajo. Un centro de Mena desde la derecha se le metió a Martín Campaña, que tuvo que mirar la pelota y a su vez a Caicedo, que entraba por el medio libre de marcas para tratar de cabecear.

El festejo del gol de Ecuador contra Uruguay. FOTO: AFP.
El festejo del gol de Ecuador contra Uruguay. FOTO: AFP.

El equipo del maestro Oscar Washington Tabárez apareció con los tres cambios que se anunciaban desde la jornada del lunes: Ronald Araújo por Sebastián Coates en la zaga, Nahitan Nández por el lesionado Giorgian De Arrascaeta en la mitad de la cancha y Maximiliano Gómez por Nicolás De la Cruz.

Sin embargo, el equipo no mejoró en contención y tampoco en el ataque, porque prácticamente no llegó, aunque cuando lo hizo anotó un gol (cabezazo Nahitan Nández) que no se le convalidó por un offside muy polémico señalado a Brian Rodríguez en el inicio de la jugada. Ocurrió solo dos minutos después de la apertura del marcador. Esa jugada fue clave, porque el rápido empate podría haber cambiado el trámite del partido.

Federico Valverde en el partido entre Uruguay y Ecuador. FOTO: AFP.
Federico Valverde en el partido entre Uruguay y Ecuador. FOTO: AFP.

Ecuador siguió siendo más profundo. Cada contraataque local parecía una jugada de riesgo, hasta que llegó al segundo gol marcado por Estrada, el cual el VAR anuló correctamente porque al momento de robar la pelota en la salida celeste, el capitán Enner Valencia se llevó el balón con la mano.

La primera mitad se terminó con otro golpe para Uruguay, porque una vez más la defensa falló en el despeje y el balón le quedó servido a Estrada para que anotara el 2-0. Al descanso la Celeste se fue con un objetivo: evitar la goleada. Pero no pudo.

Complemento con cambios

Los cambios de Tabárez (Darwin Núñez por Brian Rodríguez y Nicolas De la Cruz por Nahitan Nández) dieron resultado rápidamente, porque el primero llegó al gol, pero el VAR lo anuló correctamente por mano. El problema fue que, en la jugada siguiente, Estrada puso el 3-0 y ahí se terminó el partido o, por lo menos, la chance de Uruguay.

Maxi Gómez controla la pelota ante la marca de un ecuatoriano. FOTO: AFP.
Maxi Gómez controla la pelota ante la marca de un ecuatoriano. FOTO: AFP.

Quedaban 40 minutos de partido todavía y el riesgo era la goleada, pero Tabárez no lo vio así y como consecuencia cayó el 4-0, concretado por el juvenil Plata (a poco de ingresar) a los 75'. Los fallos defensivos seguían siendo suculentos, ahora ahondados por la falta de aire.

Otro aspecto: si se puso un doble nueve con Luis Suárez y Maximiliano Gómez era para partir el equipo, para que las dos líneas de cuatro se mantuvieran unidas y compactas. Nada de eso. Los ecuatorianos explotaron su velocidad, ganaron las espaldas de los volantes y quedaron reiteradamente mano a mano con la defensa celeste.

“Mi idea era poner a cuatro jugadores que estaban adaptados a la altura y la velocidad en las zonas donde Uruguay es muy fuerte, que es su bloque defensivo”, explicó luego del partido Gustavo Alfaro, seleccionador de Ecuador. Su plan fue exitoso.

Darwin Núñez en el partido entre Uruguay y Ecuador. Foto: AFP.
Darwin Núñez en el partido entre Uruguay y Ecuador. Foto: AFP.

Jonathan Rodríguez estuvo 37 minutos (incluidos los 10’ de descuento) en cancha y, pese a estar habituado a la altura, tampoco cambió mucho el panorama. No obstante, forzó el penal que Luis Suárez transformó a los 84' en el 4-1.

Los 10 minutos de descuento que dio el árbitro, producto de la cantidad de veces que se detuvo el juego para mirar el VAR (el cual concedió la falta en el área al delantero celeste), fueron un sufrimiento extra, en el cual Uruguay bien pudo haber recibido algún gol más. Sin embargo, fue la Celeste la que lo anotó.

Penal por mano provocada por Ronald Araújo y Luis Suárez lo aprovechó para anoar su tercer gol en dos partidos (todos de penal), llegar a 62 con la Celeste y a 24 en Eliminatorias, máximo anotador histórico del certamen clasificatorio. Eso, en definitiva, fue lo único positivo que se llevó Uruguay de Quito.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados