TORNEO CLAUSURA

Un duro golpe para Peñarol en un partido clave para la definición del Uruguayo

El aurinegro no jugó bien, tuvo un cúmulo de errores en momentos importantes y no encontró respuestas en un encuentro de vital importancia. 

Fabricio Formiliano. Foto: Gerardo Pérez.
Fabricio Formiliano se retira cabeza gacha tras la derrota de Peñarol en el clásico frente a Nacional en el Estadio Centenario. Foto: Gerardo Pérez.

Deslucido. Controlado y sin reacción. Ese fue el partido de Peñarol. Un partido en el que el aurinegro se jugaba mucho pero en el que no estuvo a la altura a lo largo de los 90 minutos y lo terminó pagando muy caro, hipotecando gran chance en el Campeonato Uruguayo.

En apenas seis minutos, al carbonero se le vino la noche en el Estadio Centenario y sufrió mucho: se vio superado futbolísticamente por un ordenado Nacional, que no le permitió nunca jugar y que aprovechó los errores aurinegros para sacar ventaja y quedar a un triunfo del Uruguayo tras ganar 2-0 con goles de Gonzalo Castro y Guzmán Corujo.

En la primera parte fue Thiago Cardozo el gran responsable de que el arco de Peñarol se fuera en cero al descanso. El arquero que anoche hizo su debut en clásicos, evitó el gol de Nacional en tres oportunidades claras durante los primeros 45 minutos de juego y empezaba a transformarse en la gran figura del equipo mirasol.

Lucas Viatri sentido en el duelo entre Peñarol y Nacional. Foto: Marcelo Bonjour.
Lucas Viatri sentido en el duelo entre Peñarol y Nacional. Foto: Marcelo Bonjour.

En ataque y con pelota, Peñarol no fue ni por asomo el de los últimos partidos. Desde el juego, desde lo físico y también desde lo anímico. Los dirigidos por Diego López no tuvieron respuesta.

En el primer tiempo las situaciones de peligro sobre el arco de Luis Mejía fueron escasas. Un remate desde afuera del área de Agustín Canobbio que atajó el panameño y un tímido cabezazo de Lucas Viatri que contuvo el golero tricolor fueron las acciones ofensivas de un deslucido equipo carbonero.

Pero en la segunda parte Peñarol se vino barranca abajo. Y no solo desde lo futbolístico sino también en lo anímico. Gol de Nacional a los 61’ y chau Torneo Clausura.

El aurinegro no tuvo reacción alguna. Ni un poco de amor propio para levantar la cabeza y seguir sino que todo lo contrario, porque a los 65’ llegó el segundo tanto tricolor y la cosa se terminó de complicar.

Tanto se complicó que a los 67’ Enzo Martínez dejó a su equipo con 10 por una tonta expulsión en un momento clave de un partido, al que le faltaban más de 20 minutos pero que ya estaba liquidado.

Peñarol no tuvo reacción. Sus jugadores no estuvieron a la altura de un partido que se inclinó a favor de Nacional en el segundo tiempo y por varios errores de los aurinegros.

Diego López. Foto: Gerardo Pérez.
Diego López en el clásico de anoche frente a Nacional en el Centenario. Foto: Gerardo Pérez.

Perdiendo 2-0 y con un hombre menos en la cancha, todo se hizo demasiado cuesta arriba y los carboneros solamente querían una cosa: que se terminara el partido.

Seis bajas de jerarquía pueden haber sido la gran clave de un Peñarol que presentó un plantel muy corto, pero que anoche no tuvo en sus jugadores la jerarquía necesaria para afrontar un encuentro de estas características, en el que no se necesita motivación, pero en el que el equipo de Diego López hipotecó gran parte del Campeonato Uruguayo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados