OJO CRÍTICO

Bajo la dura amenaza del adiós

EDWARD PIÑÓN

No hay nada más importante que la vida, que cuidar la salud. Por más terremoto económico que se produzca, todas las federaciones deportivas han tomado con buen criterio las decisiones que tienden a proteger a los deportistas y a los espectadores.

EDWARD PIÑÓN

Es obvio que en algún momento este cruel ataque del COVID-19 va a tener un enemigo insuperable porque los científicos se están esforzando para tumbarlo de una vez. Ahora, en este recorrido doloroso en el que se van perdiendo vidas humanas, también hay un costo económico para el mundo del deporte. La crisis puede poner en jaque a muchas instituciones deportivas cuyas arcas ya no estaban muy firmes.

Además, también están las víctimas colaterales de la epidemia de coronavirus. Que no son otros que aquellos atletas o deportistas cuyo almanaque biológico los pone al filo de un adiós que no esperaban realizar en 2020.

Hay deportistas que quizás queden en las puertas de su despedida por la pérdida del entrenamiento apropiado. Y no solo en el caso de los futbolistas. Seguramente hay algo que se va a dar cuando se retome la actividad: los jóvenes sacarán ventaja y a muchos competidores no habrá tiempo para esperarlos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados