ELIMINATORIAS

Dunga juega una final

Si Brasil no gana, hay dirigentes que apuntan a Tité, técnico de Corinthians.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Cartas. Dos diferentes: Neymar, casi la única a la que apuesta Brasil; y Dunga, que puede jugar la última: gana o... Foto: AFP

JOSÉ MASTANDREA - RECIFE - OVACIÓN EN BRASIL

Brasil es Brasil. Espera el compromiso ante Uruguay en Rio, en la Granja Comary, la lujosa concentación y campo de entrenamiento que tiene la selección norteña. Aquí en Recife se lamentan las pocas horas que tendrá el "scratch" brasileño en esta ciudad. Su arribo está previsto para mañana, un día después de que llegue Uruguay, y sólo se mostrará al público sólo unos minutos, los que dure el reconocimiento del campo de juego del Arena Pernambuco, a las 19:00 horas.

Dunga no las tiene todas consigo. Está bajo la mira y si no gana el viernes, ya empezaría a caminar por el filo de la cornisa. Es un partido clave en su futuro, porque varios dirigentes ya le apuntan a Tité, el entrenador que ganó todo con el Corinthians y cuenta con el apoyo "de la gente" para que suceda a Dunga. Claro que una victoria sobre Uruguay borraría todo y el crédito de Dunga volvería a tener un colchón importante para soportar las críticas y hasta los insultos de la "torcida" que pretende más juego, más lujos, que Brasil vuelva a ser Brasil. Hoy no tiene esa identidad futbolística de siempre. Es más "hacha y tiza" que "jogo bonito".

Dunga mantuvo a 19 de los últimos 23 convocados que jugaron ante Argentina (1-1) y Perú (3-0). Las novedades estuvieron centradas en los arqueros Diego Alves, del Valencia, y Marcelo Grohe, de Gremio, además del lateral Alex Sandro de Juventus y el volante Philippe Coutinho de Liverpool. El entrenador, a su vez, no pudo contar con Marcelo del Madrid ni con Elías del Corinthians, por estar lesionados.

La presencia de Kaká, por otra parte, también llamó la atención, pero el que se roba todas las miradas es Neymar, la carta de triunfo de Brasil, que con solo 24 años, carga con toda la responsabilidad a cuestas.

Neymar, justamente, llegó en la noche del lunes a Rio, y de inmediato se sumó a la concentración en la Granja Comary.

Era el esperado, el que tenía que completar el grupo, en un plantel definido y hasta con equipo casi confrimado porque sólo restaría saber quién ingresará por Elías.

Si no hay sorpresas, Brasil saldría con Alisson, Dani Alves, Gil, Miranda y Felipe Luis en defensa; Luiz Gustavo y un socio en lugar de Elías que aún no aparece pero puede ser Fernandinho, Willian, Renato Augusto y Douglas Costas como generadores, y Neymar como único punta.

Eso es lo que se vislumbra hasta el momento, quizás la presión y la situación incómoda (ante los medios) del entrenador brasileño obligue a alguna otra variante. Hoy por hoy, las cartas están jugadas a Neymar, la estrella por excelencia de esta selección.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)