ELIMINATORIAS

No duerme por culpa de Suárez y Cavani

Jorge Sampaoli está preocupado por las bajas en defensa, y le apunta al poderío ofensivo de la Celeste para el partido del próximo 31 de agosto. Armó una estrategia, pero deberá pensar en otra por las ausencias de Funes Mori y Marcos Rojo. ¿Javier Pinola será la solución?

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Jorge Sampaoli dando indicaciones en el amistoso ante Singapur. Foto: AFP

¿¡Cómo no me voy a calentar!? ¡Si vos me hiciste un gol de cabeza!”. La frase de Jorge Sampaoli pasó a engrosar el rico anecdotario de las Eliminatorias. Se la dijo -ofuscado, fuera de sí- a “Palito” Pereyra en pleno partido entre Uruguay y Chile en el Estadio Centenario, cuando la Celeste venció a la Roja 3-0 y “apuró” la salida del entrenador al frente de la selección trasandino. Fue el 17 de noviembre de 2015, y ahora, casi dos años después, Sampaoli volverá al Centenario, pero con Argentina, en lo que será su debut oficial al frente de la selección albiceleste.

Mucho ha cambiado, pero las preocupaciones del entrenador argentino siguen siendo las mismas: el poderío ofensivo de Uruguay. Lo desvelan hombres como Luis Suárez, Edinson Cavani y hasta el propio Diego Godín. ¿Su obsesión? Contrarrestar el juego aéreo de los celestes.

Enrique Gastañaga, periodista del diario Clarín, pinta un panorama que el desvelo de Sampaoli ya es el partido ante Uruguay y sus delanteros. “A parte de entrenar a los sparrings que serán el futuro del Sub 20, de charlar con técnicos de otras disciplinas (Julio Velasco y Sergio Hernández) y de repasar con diversos futbolistas conceptos y videos de los amistosos con Brasil y Singapur, también Jorge Sampaoli ya miró una y otra vez los movimientos de Luis Suárez, los desplazamientos de Edinson Cavani y las aventuras en acciones con pelota detenida en ataque de Diego Godín”, escribió Gastañaga. Y agregó: “No importa que el calendario indique que el clásico rioplatense en el estadio Centenario será el 31 de agosto. En la intimidad del complejo de Ezeiza, hace rato que Sampaoli juega contra Uruguay. Sabe que su debut en partidos oficiales como DT de Argentina dejará, para bien o para mal, una huella en las Eliminatorias para el Mundial. Y en ese análisis con matices obsesivos, siempre imaginaba a Ramiro Funes Mori intentando contrarrestar al feroz goleador del Barcelona (1.80 de altura), al picante delantero del PSG (1.84) y al imponente marcador central del Atlético de Madrid (1.87 de altura), todos temibles en el juego aéreo. En un equipo argentino al que no le sobran centímetros ni especialistas para resistir por arriba, el mellizo ex River era fija. Pero todo lo que planificaba Sampaoli deberá descartarlo. Funes Mori debió ser operado otra vez en la rodilla izquierda, y no podrá estar ante Uruguay”.

Sampaoli está preocupado en armar una buena defensa y principalmente, con sus bajas por el sector izquierdo, ya que tampoco podrá contar con Marcos Rojo, en recuperación tras su operación por la rotura del ligamento cruzado.

El entrenador argentino sabe del poderío aéreo de los celestes, y ya lo vivió en carne propia cuando cayó con Chile el 17 de noviembre de 2015. Buscará tomar precauciones para marcar a Suárez, Cavani y Godín, pero sufrió dos bajas importantes y le apunta a otra defensa, Mercado, Otamendi y Pinola, en lugar de Ramiro Funes Mori.

La otra preocupación de Sampaoli, según el diario Clarín, es saber si Uruguay sale a jugar con su clásico 4-4-2 (ideal para oponerle una línea de tres defensores) o con un 4-2-3-1 (para enfrentarle una línea de 4). ¿Con o sin Mascherano atrás, barriendo? Ese será otro interrogante para develar.

“¿¡Que no me caliente!? Dejáaaa... si me hiciste un gol vos de cabeza”.... ¿repetirá esa frase el 31 de agosto?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados