Nacional

Los dueños de la zaga

Gustavo Munúa parece haber encontrado la fórmula en la zaga central de Nacional. Sebastián Gorga y Diego Polenta jugaron el sábado su tercer partido juntos en esa zona y el tricolor volvió a mostrar solidez en la defensa.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Juntos. Diego Polenta y Sebastián Gorga son ahora los pilares de la defensa de los tricolores. Foto: Marcelo Bonjour

No fue un proceso fácil para el entrenador tricolor que desde el inicio de la temporada probó con otras opciones en ese sector del campo de juego.

Cuando parecía que Gorga iba a comenzar como titular, viajó a Italia para solucionar su vínculo con el Genoa de Italia, situación que lo sacó del plantel en los primeros encuentros.

Mientras tanto, la tardía llegada de Matías Malvino abría el signo de interrogación para ver quién iba a ser el compañero de zaga de Polenta, quien no empezó en el equipo por estar suspendido en el ámbito internacional.

Nacional comenzó la temporada jugando nada menos que por Copa Sudamericana de visitante y en Bolivia ante Oriente Petrolero.

En el notable triunfo por 3 a 0 en Santa Cruz de la Sierra, José Aja y Matías Malvino fueron los titulares y el primero convirtió un gol, pero en el siguiente encuentro, Munúa optó por dejarlo en el banco de suplentes y frente a Villa Teresa, por la primera fecha del Torneo Apertura, Malvino y Polenta comenzaron jugando.

Pero el rendimiento de Malvino no fue el esperado y en la revancha ante Oriente Petrolero, el entrenador tricolor se inclinó por la dupla Aja-Polenta en la zaga para luego volver Malvino a la titularidad junto a Polenta en el encuentro ante River Plate en la segunda del Apertura.

La dupla se mantuvo a nivel internacional y arrancó el partido de ida de la segunda ronda de la Copa Sudamericana frente a Independiente Santa Fe de Bogotá en el Gran Parque Central la noche que todo hincha tricolor quiere olvidar, ya que Polenta fue expulsado a los 3 y dejó a su equipo con 10 futbolistas.

A pesar de la derrota con los colombianos, tres días más tarde ante Wanderers en el Parque Viera, Munúa le dio confianza a Malvino y a Polenta, quienes fueron titulares.

La derrota 2-1 ante los bohemios hizo al técnico volver a meter mano en esa zona y ante Plaza Colonia, José Aja fue el compañero de Polenta al igual que contra Juventud.

Ya en la revancha ante Santa Fe en Bogotá, Gorga sustituyó a Polenta y acompañó a Aja en la defensa, aunque días más tarde frente a Cerro, la zaga la volvieron a conformar Aja y Polenta.

La fórmula del éxito, hasta el momento, Munúa la comenzó a encontrar en la séptima fecha del Apertura, en la que colocó a Gorga y a Polenta como zagueros centrales.

Desde ese entonces y con esa dupla, el tricolor en tres partidos, consiguió siete de los nueve puntos y solamente recibió un gol en contra.

Polenta, con voz de mando en el fondo, pero en ocasiones con algunas fallas, encontró en Gorga el complemento casi perfecto para darle solidez a la última zona tricolor.

Se entienden, se hablan, se dan indicaciones permanentemente y por sobre todo, son un buen respaldo para sus compañeros a la hora de jugar la pelota por abajo, la premisa del Nacional de Munúa.

De cara a la definición de un Torneo Apertura que lo tiene como único puntero, el equipo tricolor se va afianzando y como dice una vieja máxima del fútbol, lo hace "de atrás para adelante".

Sebastián Gorga y Diego Polenta.

Por un motivo u otro, no comenzaron jugando juntos en la temporada, pero con el paso de los partidos, Gustavo Munúa fue variando hasta colocarlos juntos en la zaga y hoy son la pareja de defensores más firmes que ha mostrado más solidez en las últimas fechas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)