eliminatorias

Duelos, ¿quién los puede parar?

“Messi es un jugador que no se puede describir. Hay que verlo, maravillarse y admirarlo”, dijo Tabárez tras caer en Mendoza

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Argentina

Las jugadas de Argentina fueron todas de Messi. Es un jugador que no se puede describir, sólo hay que verlo, maravillarse y admirarlo”. Lo dijo Tabárez en la conferencia de prensa que dio después del triunfo albiceleste ante Uruguay en Mendoza.

Pasaron 11 meses, claro, pero la preocupación del maestro sigue siendo la misma. Y a la preocupación de Messi, se le sumaron otras: cómo controlar a Mauro Icardi y cómo marcar a Paulo Dybala, dos delanteros letales, que llegan con la pólvora seca y con la necesidad de ganarse un lugar en la selección de Sampaoli.

Y ese es el otro gran tema. La propuesta, el fútbol ofensivo que plantean los equipos del exseleccionador de Chile.

La táctica elegida por el técnico argentino será un 3-4-2-1 y ya no dependerá de la presencia de Luis Suárez o no en el equipo Celeste.

Icardi como líder en la ofensiva y unos metros detrás, Messi y Dybala. Un tridente de antología que habrá que controlar desde el inicio.

“Messi es determinante, es un trabajo de todos escalonarlo”, tiró Godín, el capitán de Uruguay, que tiene claro cómo hay que frenar los embates del astro argentino. Lo conoce mejor que nadie.

Dybala, Messi, Icardi, en un ataque temible, y a ellos, se les suman Ángel Di María y Lautaro Acosta, por afuera, buscando explosión y velocidad por las bandas, en esa propuesta hiperofensiva que siempre propone Sampaoli en sus equipos.

“Cuando nos dedicamos a jugar, fuimos muy superiores, cuando peleamos, nos ganaron”, dijo el entrenador cuando le tocó perder con La Roja en Montevideo.

Recuerdos y antecedentes que sirven. Que pueden marcar la táctica y la estrategia de ambos entrenadores en el juego de esta noche, porque el fútbol sigue siendo un juego y en ese tablero gigante, como si fuese un tablero de ajedrez, se empezará a jugar el clásico del Río de la Plata.

“Hoy urge una necesidad porque Argentina está afuera del Mundial de Rusia 2018”, tiró Sampaoli en conferencia de prensa en Ezeiza, y esa “necesidad” de la que habla el entrenador, obviamente, se verá en cancha, porque le apuntará al arco Celeste con todas sus baterías.

“Solo ganar va a conformar al equipo” y para ello “es muy importante que Messi y Paulo Dybala se complementen”, agregó el técnico, que no renuncia jamás a su propuesta y que pretende que sus equipos sean protagonistas, jueguen en donde jueguen.

Difícil para Uruguay: “un equipo de respuesta más que de propuesta”, como alguna vez sostuvo Tabárez.

La intención del entrenador uruguayo ha sido siempre la misma: primero, intentar minimizar el poderío del rival, controlarlo, dominarlo, y después sí, ofenderlo.

Dura tarea ante una Argentina que llega con todo su poderío y con jugadores que están pasando por un gran nivel.

Quizás, el más “flojo” -futbolísticamente hablando- sea el propio Messi, un jugador capaz de sacar conejos de su galera en cualquier momento.

Sampaoli ya definió lo que se verá esta noche en cancha. Y no importa el entorno, ni la presión que se pueda ejercer desde los cuatro costados de un Centenario que estará colmado.

El ADN no varía bajo ninguna circunstancia. “Argentina saldrá a imponerse y a tratar de tener a Uruguay lejos del arco propio”, señaló el entrenador.

¿Quién puede parar esa ofensiva albiceleste? Los duelos ya están planteados, al menos en lo previo. Godín deberá controlar a Messi, pero como bien dijo el capitán, esa no será tarea exclusiva suya, sino “de todos”, porque habrá que escalonarlo, presionarlo cuando tenga la pelota, marcarlo y tratar de rodearlo para que la entregue.

Tabárez parece haber adecuado la defensa ante la exigencia que propondrá el rival. Martín Cáceres por derecha para frenar a Dybala, Nández por el mismo carril para controlar las subidas de Di María, y la velocidad y marca de “Josema” Giménez para transformarse en una sombra de Icardi, el delantero que saldrá a jugar desde el inicio, buscando lograr una sociedad con Messi, algo similar a lo que sucede con Suárez y el argentino en el Barcelona.

El clásico empezó a jugarse hace mucho, en la semana, tanto Tabárez como Sampaoli hicieron retoques. Los duelos están marcados, habrá que ver quién logra el “Jaque Mate”.

GODIN/MESSI

“Messi es un jugador determinante, es un trabajo de todos escalonarlo”, tiró Diego Godín, en la conferencia de prensa. El capitán de la Celeste conoce al dedillo las virtudes del argentino, no solo por “sufrirlo” en la LIga de España, sino por haberlo enfrentado con la selección en varias oportunidades. El capitán albiceleste le ha marcado goles a Uruguay y ha sido desnivelante, difícil de controlar. Habrá que empezar a contenerlo desde el medio. ¿Con el “Tata” González? Y en el fondo, la tarea quedará reservada para “El Farón”. Difícil, pero no imposible.

JOSEMA/ICARDI

Jorge Sampaoli ya eligió. Mauro Icardi era el ‘9’ que esperaba econtrar para Messi, y se va a dar el gusto de verlos juntos en cancha esta noche, desde el arranque, en el Centenario. Ambos ya dieron muestras de entenderse bien, como si hubiesen jugado juntos habitualmente. Fabricaron paredes que terminaron en goles del delantero del Inter. Otra dura tarea para la defensa Celeste. Controlar la velocidad y la potencia de Icardi, un punta diferente a todos. La tarea recaerá en “Josema” Giménez, por velocidad, y reacción. Otro punto clave en el clásico rioplatense.

DI MARÍA/ NÁNDEZ

¿Va Nández? Fue la pregunta de varios periodistas argentinos previo al encuentro de esta noche. Recién llegado a Boca, el volante puede sorprender por su dinámica, su ida y vuelta, su llegada al área rival y por su marca a Di María, jugador clave.

CÁCERES/ DYBALA

Martín Cáceres puede ser una de las variantes tácticas de esta noche. Estuvo en el lateral derecho, una posición en la que se siente cómodo y ha jugado. ¿La velocidad de Paulo Dybala ‘obliga’ a un cambio en la marca?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)