BOSTON RIVER

Dolor sin respuesta: no está claro qué causó la muerte de Agustín

La AUF entregó desfibriladores a todos los clubes, pero tanto las paletas como las baterías tienen una vida útil y reponerlas es muy costoso.

Velorio
Velorio. La empresa Santa Rosa de Fray Marcos donde se veló a Agustín Martínez.

"Lamentamos informar con profundo dolor el fallecimiento de nuestro jugador Agustín Martínez. Desde Boston River enviamos nuestras sentidas palabras de condolencias a familiares y amigos ante tan irreparable pérdida”. Así anunciaba la institución la muerte de su futbolista juvenil.

En este momento de dolor antes que de explicaciones, el fútbol todo se detiene y se inclina ante lo único que no tiene revancha: la pérdida de una vida joven.

La actividad futbolística fue suspendida en su totalidad para el fin de semana. Es lo menos que se podía hacer por respeto a la familia de Agustín. Pero sería bueno también que de ahora en adelante se tomaran medidas para que casos como este no vuelvan a suceder. O al menos se cuente con los medios para intentar evitarlos.

Agustín, de solo 17 años, dejó de existir a las 11 horas de la mañana de ayer. Estaba internado en el CTI del hospital Pasteur, a donde llegó tras sufrir el lunes un colapso en el complejo de Manga, donde la Tercera División de Boston jugaba frente a Cerro. Ya se sabía que el desenlace era inevitable porque tenía muerte cerebral.

Según reconocieron los médicos que trataron al juvenil en el Pasteur, no es posible asegurar que se hubiera salvado aun contando con todo lo necesario para reanimarlo. “No se sabe cuáles fueron las causas de lo que le pasó. Ni si tenía una cardiopatía congénita. Sólo que fue muerte súbita”, dijo el director del Pasteur, Federico Martiarena.

“Tuvo la reanimación que se pudo lograr en ese momento. No podemos saber si fue efectivo o no, o si hubiera llevado a otro desenlace la presencia del desfibrilador. Son situaciones graves que no se pueden prevenir, aunque lo que recomendamos los médicos son los controles en salud”, agregó el director.

“Nosotros estamos acostumbrados a vivir situaciones como esta, pero la muerte de una persona tan joven siempre es shockeante”, finalizó Martiarena.

La muerte súbita es un desenlace que puede afectar a cualquier persona, aunque la visibilidad de los futbolistas los pone en el primer plano cuando se registra un caso. Sin embargo, el año pasado, cuando falleció el jugador de la Fiorentina de Italia Davide Astori se informó que un estudio de la Universidad St. George’s de Londres publicado en la revista New England Journal of Medicine, las muertes por enfermedad cardíaca entre los futbolistas son mucho más altas de lo que se cree.

En un momento en que las preguntas son muchas más que las respuestas, también surgen interrogantes sobre los elementos disponibles para evitar en lo posible estas muertes. Por ejemplo, el desfibrilador del complejo de Manga, donde sufrió el colapso Agustín, no estaba en condiciones: le faltaban las paletas. Es necesario explicar que si bien la AUF entregó desfibriladores a todas las instituciones, tanto la batería como las paletas tienen una vida útil y reponerlas es muy costoso. Algunos clubes pueden hacerlo y otros no.

estudios

Impulsados por Pedro Larroque

Desde 2009 el programa Gol al Futuro aporta recursos económicos, instrumental y respaldo de profesionales a los futbolistas jóvenes uruguayos. En especial, realiza exámenes específicos a los juveniles de los diferentes clubes y esto ha permitido diagnosticar cardiopatías congénitas u otros inconvenientes y evitar así males mayores.

Quien impulsó la realización de estos exámenes en el mencionado programa que lleva adelante el Estado, fue el doctor Pedro Larroque. Si bien es cierto que los mismos no se le hacen a todos los futbolistas, sino que se eligen a determinadas categorías, la experiencia ha sido muy buena.

Un móvil de Suat con profesionales de Médica Uruguaya concurre a los clubes para examinar allí a los jóvenes de séptima a cuarta división. Ya se han realizado más de 8.000 estudios, siguiendo protocolos internacionales en la materia.

En nueve casos en los que se detectaron patologías severas se realizaron intervenciones quirúrgicas. Algunos jóvenes incluso pudieron continuar su actividad deportiva. También se detectaron problemas que deben someterse a controles periódicos o solucionables con medicación.

Hace unos años se comprobó que algunos clubes no tenían médicos para atender sus divisiones inferiores, por lo cual Gol al Futuro se encargó de conseguirles profesionales y abonar sus honorarios, aunque se dio plazo a los clubes para solucionar ese déficit.

Sin embargo, actualmente no se exige la ficha médica para los futbolistas, sino que quedan habilitados para competir si tienen al día el carné de adolescente. Y este, que es el mismo que se pide en los liceos, lo expiden los médicos en las mutualistas u hospitales donde se atiendan los jugadores.

final feliz

Laquintana: lo operaron dos veces y debutó en Primera con un golazo 

Ignacio Laquintana es uno de los futbolistas a los que se le detectó un problema cardíaco gracias a los exámenes que realiza el programa Gol al Futuro. Tras los estudios se han realizado nueve operaciones, pero en ocho futbolistas. Porque a Laquintana lo intervinieron en dos oportunidades.
El volante sanducero integraba el plantel Sub 17 de Defensor Sporting cuando esa categoría fue seleccionada para realizarles los estudios cardiológicos. Se le encontró un problema en el sistema eléctrico del corazón. Fue intervenido, se recuperó y volvió a jugar. Quiso el destino que al año siguiente su categoría volviera a ser elegida para realizarle los estudios. Y los de Laquintana volvieron a mostrar el mismo problema. Volvieron a realizarle un cateterismo y lo solucionaron. Se recuperó y regresó a las canchas.
En septiembre del año pasado, el futbolista nacido en Juventud Unida de Paysandú, debutó en la Primera División del equipo violeta, dirigido entonces por Eduardo Acevedo. El técnico lo mandó a la cancha cuando iban 60’ del partido frente a Cerro, y perdían por 1 a 0. El muchacho que había llegado dos años antes para jugar en la Cuarta División, anotó un golazo a los 74’ y consiguió el empate definitivo.
“En Brasil, donde hemos ido a jugar, los partidos de juveniles no empiezan hasta que haya una ambulancia en el predio. Sé que eso es muy difícil acá, pero ojalá que lo de Agustín sirva para mejorar algunas cosas”, dijo Fernando Fadeuille, hoy gerente deportivo violeta, quien vivió muy de cerca lo que pasó con Laquintana.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)