PEÑAROL

Dolor de cabeza

Nadie puede decir que Bengoechea no haya dado la cara. Tras la derrota sufrida por su equipo frente a Defensor Sporting, habló primero para las radios, luego para los canales de televisión y por último para la empresa Tenfield.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Bengoechea

Sus futbolistas ya estaban en el ómnibus esperando para regresar a bañarse a Los Aromos. Había mucha gente en el vestuario visitante del Franzini. El gerente de fútbol, Juan Ahuntchain, el gerente general del club Álvaro Alonso y hasta el vicepresidente Walter Pereyra. Una sola victoria, un empate y una derrota en tres fechas es muy poco para Peñarol. Muy pocos hablaban. El único que daba explicaciones frente a cámaras y micrófonos era el técnico. Pero había algo raro en el ambiente. "Me voy triste, con la sensación que te deja la derrota", admitió. Pero aunque no lo hubiera hecho, se le notaba en el rostro.

"Hay que jugar mejor que el rival para ganar. No hay muchas otras explicaciones. No hablo de un tema anímico ni de temperamento, es un tema de jugar al fútbol", dijo el riverense.

"No hay un solo motivo para explicar lo que pasó. En fútbol lo más importante son los goles. Y Defensor aprovechó muy bien las ocasiones de gol que tuvo. Fue un partido parejo, pero Defensor hizo más goles que nosotros y manejó muy bien la pelota en los últimos 15 minutos cuando encontró más espacios. Intentamos crear peligro salteando líneas pero no llegamos al empate. Hoy tenemos que recibir todas las críticas y aguantar los insultos. Pero estamos acostumbrados, es fútbol".

Aunque puede no parecerlo por el resultado, Peñarol mejoró respecto a las dos primeras fechas del Torneo Apertura. "El rival fue otro. No tuvimos tantas ocasiones de gol, pero creo que Peñarol tuvo orden. Con el 4-4-2 quisimos darle orden a la mitad de la cancha", dijo el técnico y se responsabilizó. "El error es siempre del entrenador. Soy yo el que tengo que mejorar y que hacer que Peñarol juegue mejor los partidos y los gane".

Luego le restó importancia al hecho de que hubieran perdido puntos fuera del Centenario. "No creo que el motivo de la derrota haya sido haber venido al Franzini. La cancha estaba bien, lo único es que hubo menos gente que la que va al estadio, pero no creo que se pueda analizar un partido por la gente que haya en las tribunas. El motivo de la derrota no es el Franzini. Si nos equivocamos en un pase o al levantar un córner, no tiene nada que ver con la cancha en que se juegue. Tanto el Viera como el Franzini estaban muy lindos, muy bien. No es excusa", insistió.

"Viví muchas situaciones de estas en el club, ¿cómo no voy a pensar que le vamos a encontrar la vuelta? Sólo hay que seguir trabajando. Estamos confiados en que tenemos un buen plantel y en que los resultados van a llegar".

Más adelante, se lamentó por no haber podido aprovechar los resultados que se habían dado más temprano. "Éramos el último partido de la fecha y perdimos una gran oportunidad de quedar muy bien ubicados. Peñarol lo intentó, con su forma y sus características, pero no pudo".

Al final, Bengoechea reconoció la impaciencia de la hinchada. "Es normal que el hincha se impaciente. Había mucho entusiasmo en la gente y en el equipo con los resultados que se habían dado, pero no lo pudimos aprovechar. Hubo muchos gritos sí, pero no sé si eran para mí. Pero alguno debe haber sido para mí y es normal. El hincha siempre se va a impacientar con los jugadores y con el técnico de turno. Ahora soy el técnico y Peñarol de 9 puntos hizo cuatro. Es muy poco. Un triunfo, un empate y una derrota es muy malo para Peñarol".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)