SUPERLIGA

Doce clubes europeos tiraron una bomba atómica en el fútbol mundial

La lucha de los equipos poderosos de Europa contra la UEFA y la FIFA puede tener consecuencias inimaginables; su onda expansiva puede llegar a Sudamérica.

La nueva pelota de la Champions League
La pelota de la Champions League. Foto: UEFA Champions League.

La rebelión de los clubes ricos y poderosos puede hacer estallar una bomba atómica en el fútbol mundial. Y cuya onda expansiva hasta es capaz de llegar a Sudamérica. Esto es bien sencillo, si la amenaza de tomar el poder se termina consumando porque no hay una marcha atrás y los 12 fundadores de la Superliga Europea le destruyen a la UEFA la Champions League, qué argumento será capaz de detener una reacción en cadena en el continente sudamericano. Mucho más cuando en un pasado reciente los grandes clubes también intentaron crear una Superliga que permitiese ganar más dinero que la Copa Libertadores.

El costo es tan grande, que FIFA se verá obligada a ser muy dura y estricta. Podrá mediar para que haya una negociación pero jamás podrá acusar la intimidación. La amenaza de desmoramiento del sistema es tan imponente, porque perdería fuerza la UEFA y, en un futuro cercano, también Conmebol, que inevitablemente deberá tener una actitud poco contemplativa.

"Soy un aficionado del Manchester United y lo he sido por 40 años de mi vida, pero estoy disgustado, absolutamente disgustado, con el United y Liverpool. Liverpool con su ‘nunca caminarás solo’, el club de la gente, Manchester United nacido de trabajadores, ¿están entrando a una Liga sin competir?”

Gary Neville, analista de Sky Sports
GARY NEVILLEExfutbolista del Manchester United

Bajo esa perspectiva, queda claro que este modelo de competición selectivo, cuya columna principal de sustento se basa en el dinero que se le entrega a sus participantes (250 millones de euros por entrar), puede tener un revés de dimensiones insospechadas. Porque abandonar la sede de la UEFA o si quieren tomarse una licencia para irse por las suyas, tendría o un castigo de magnitud sorprendente desde el propio organismo europeo y de las Ligas en las que compiten esos clubes.

O, en su defecto, hasta de las propias determinaciones de los futbolistas que no quieren ver frustrada su presencia en las selecciones nacionales. Por ejemplo, puede perfectamente generarse una subordinación de los jugadores a las intenciones de sus clubes de tomar distancia de la UEFA y la FIFA.

"Esta llamada ‘Superliga’ es cualquier cosa menos ‘Super’. Es un movimiento codicioso e insensible. Un desastre para las bases, para el fútbol femenino y para los hinchas. Esto es de propietarios interesados que dejaron de preocuparse por sus aficionados y con total desprecio por el mérito deportivo. Trágico”.

Luis Figo. Foto: Reuters
Luis FigoExfutbolista del Real Madrid y FC Barcelona

De hecho, Mezut Özil (Fenerbahçe) y Ander Herrera (PSG) son dos de los primeros futbolistas que entregaron su rechazo a la creación de una Superliga europea.

El alemán escribió en Twitter: "Los niños crecen soñando con ganar el Mundial y la Champions, no la Superliga. Lo hermoso de los grandes partidos es que solo ocurren una o dos veces al año, no todas las semanas. Es difícil de entender para todos los aficionados”.

El español también usó la red social Twitter para dar su opinión: “Me enamoré del fútbol popular, del fútbol de la afición, del sueño de ver al equipo de mi corazón competir contra los más grandes”. Y añadió: “Amo el fútbol y no puedo quedarme callado sobre esto, creo en una Champions mejorada pero no en que los ricos se roben lo que la gente creó, que no es otra cosa que el deporte más bonito del planeta”.

"El fútbol es para todos. Los niños sueñan por la noche jugando para la selección nacional de su país y ganando
Champions League. La SuperLeague es un proyecto empresarial de personas que no saben lo que significa competir en el deporte...”.

Zibgniew Boniek
Zbigniew BonikeExfutbolista de Juventus

El levantamiento de los futbolistas podría darse también, sin correr riesgo de afrontar un choque legal contra sus clubes. Por ejemplo, quién le puede garantizar al Barcelona que tendrá la renovación del contrato de Lionel Messi si “La Pulga” sospecha que puede quedar afuera de Catar 2022. Ante la eventualidad de tener que elegir: un vínculo más largo con el blaugrana o cerrar su participación con la Albiceleste en una Copa del Mundo, ¿qué pesará más en la opinión del crack?

Si hasta la postura del PSG de no ser parte de esta nueva familia elitista termina contribuyendo para que Messi encuentre una puerta por la cual ingresar, con chance de volver a ganar una Champions League junto a Neymar, Kylian Mbappé y con menor cantidad de rivales encumbrados por el camino.

Y esa es una situación muy similar que también le da un empujoncito mayor a Edinson Cavani en la idea de volver a Sudamérica. ¿Para qué renovar con el Manchester United si existe el mínimo riesgo de que lo saquen de la Copa del Mundo con la que llegará el adiós a la Celeste?

“Hablar de una Superliga es apartarse de 70 años de fútbol europeo. Ser jugador de un equipo de provincias como el Dunfermline en los 60 y entrenador del Aberdeen, ganando la Recopa de Europa para un pequeño club de Escocia era como escalar el Everest”.

Sir Alex Ferguson sigue ganando una fortuna
Alex FergusonExtécnico del Manchester United

Además, cómo podrá sostenerse un fútbol local con aceptación de una supuesta injusticia, la que se daría por el desmembramiento de los más poderosos. LaLiga, la Serie A y la Premier ya rechazaron la iniciativa, pero los clubes que no quieren apartarse del status quo empiezan a exigirles medidas más extremas.

Hay instituciones que demandan sanciones económicas, pérdida de categoría y hasta eliminación de la Liga para aquellos clubes que se suben al barco separatista.

Y, entonces, por ejemplo, qué puede pasar en España: ¿Real Madrid, Barcelona y Atlético de Madrid se unen para formar una Liga paralela? O en Italia, ¿hacen lo mismo Juventus, Inter de Milán y el AC Milan?

Queda claro. Lanzaron una bomba atómica y su explosión puede provocar un desastre mundial.

UEFA
La dura advertencia para los futbolistas
Aleksander Ceferin, presidente de la UEFA

El presidente de la UEFA, Alexander Ceferin, lanzó de forma directa su advertencia: “No vamos a permitir este cambio. Los jugadores que participen en esta liga cerrada no podrán jugar con sus selecciones”. Y agregó, además, que ya se pusieron en contacto con las grandes Ligas europeas para aislar de alguna manera a los 12 clubes rebeldes”.

Al momento de anunciar los cambios que se vienen en la Champions League, Ceferin dijo: “Todos los clubes se clasifican por méritos, no como si fuera una tienda cerrada. Jugar en la Champions depende de resultados en el césped. El fútbol tiene que estar unido ante esta desgracia tras la postura de unos clubes con intereses particulares. El mundo del fútbol está unido, los gobiernos están unidos, la sociedad está unida. Estamos de acuerdo en que la Superliga es un proyecto sin sentido. FA, La Liga, Serie A, FIFA, la FEF, Premier... todos están en contra de estos cínicos planes. No vamos a permitir este cambio. Los jugadores que participen en esta liga cerrada no podrán jugar con sus selecciones”.

Añadió: “La Superliga piensa sólo en el dinero, nosotros no. La UEFA cree en el crecimiento del fútbol. Queremos preservar los campeonatos domésticos, es el camino para clasificarse. Debe ser así y nunca va a cambiar”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados