TORNEO CLAUSURA

La doble emoción de Gregorio Pérez en el Campeón del Siglo


El técnico, que fue homenajeado por Peñarol, logró su primer triunfo en el banco violeta justo ante el mirasol. "Fue una caricia al alma, hay cosas que van más allá de la pelota", dijo.

Gregorio
Gregorio le entrega a su ayudante la caja con la camiseta número 5 y su nombre en la espalda que recibió de manos de Bengoechea. Foto: Estefania Leal.

Gregorio Pérez sabía que Peñarol le iba a hacer un homenaje en su primera visita oficial al Campeón del Siglo (ya había conocido el escenario mirasol en 2016 en la despedida de Antonio Pacheco). Pero eso no impidió que se emocionara cuando recibió la camiseta aurinegra número 5 con su nombre en la espalda de manos de Pablo Bengoechea, su amigo personal y figura excluyente del segundo quinquenio de la historia del club. Ese quinquenio en el que Gregorio dirigió al equipo durante cuatro de los cinco años.

Y eso que ayer el estadio estaba vacío, porque de haber estado la hinchada de Peñarol, seguramente el ya clásico cántico de “¡Gregooorio, Gregooorio!” hubiera bajado desde la tribuna. Y el cariño de los hinchas hubiera aumentado aún más la emoción del hombre nacido en Aznares.

“Estoy muy agradecido por el reconocimiento, me emocionó mucho porque me hizo recordar muchas cosas muy lindas que viví en Peñarol. Pasé por este club en cinco oportunidades diferentes y más allá de los resultados tengo recuerdos muy lindos”, le admitió Gregorio a Ovación tras el partido.

“Me quedé muy contento con que Pablo (Bengoechea) me diera la camiseta. Y luego vino el Gaby (Cedrés) a saludarme y Darío Rodríguez. Son caricias al alma, cosas que te hacen darte cuenta que no pasamos en vano por el club. Y que hay otras cosas que van más allá de la pelota”, añadió el entrenador que antes de que comenzara el partido, no sólo recibió la camiseta número 5 con su nombre sino que su imagen saludando con el brazo izquierdo en alto quedó inmortalizada en una plaqueta que quedará para siempre en el CDS.

“Ser hincha de Peñarol es estar abrazado a la gloria durante toda la vida”, rezaba la plaqueta. Y debajo de su nombre: Forjador del Segundo Quinquenio de Oro (1993-1997) del Club Atlético  Peñarol.

Gregorio le agradeció el reconocimiento al presidente Ruglio y a quienes lo rodean pero no olvidó mencionar la responsabilidad hoy asumida con Defensor Sporting.

Gregorio

Para que la noche fuera perfecta para Gregorio, cuyas variantes fueron clave en el partido, Defensor Sporting logró la primera victoria desde su llegada al club.

“Estoy muy contento por el esfuerzo de los jugadores. Necesitábamos un triunfo como este para encontrar el camino. Ganamos un partido muy importante”, dijo sobre la victoria que aleja a su equipo del descenso y lo acerca a las copas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados