CAMPEONATO URUGUAYO

Dos 9 bien distintos

Nacional y Peñarol apostaron en este Campeonato Uruguayo a centrodelanteros argentinos, los cuales tienen por cierto características bien diferentes. Gonzalo Bergessio es el artillero del torneo y es letal en el área, mientras que Lucas Viatri rinde más afuera de ella.

Gonzalo Bergessio y Lucas Viatri
Gonzalo Bergessio y Lucas Viatri
nacional

Gonzalo Bergessio

Bergessio
Foto: Gerardo Pérez

Con 105 goles (103 en equipos de cinco países y 2 en la selección argentina), Gonzalo Bergessio desembarcó a comienzos de año en Nacional. ¿Su misión? Transformarse en el centrodelantero goleador que pretendía el técnico Alexander Medina.

El argentino llegó procedente de San Lorenzo, donde había perdido protagonismo en la última temporada. No estaba en los primeros lugares de la lista de preferencias que el “Cacique” había elaborado y su arribo a Los Céspedes fue más por insistencia del gerente deportivo Alejandro Lembo que por la del técnico.

Los 33 años que tenía cuando llegó (cumplió 34 el pasado 20 de julio) generaban una duda sobre su vigencia, pero rápidamente se encargó de disiparla.

Su debut fue por Copa Libertadores, en la eliminatoria ante Chapecoense. Saltó desde el banco de suplentes en el Arena Conda y participó en la generación del gol anotado por el “Colo” Romero que significó la victoria tricolor.

Una de las características de Medina como entrenador del equipo principal tricolor ha sido rotar el plantel y utilizar, en muchos casos, dos oncenas diferentes: una para la actividad local y otra para la internacional. Bergessio empezó en el equipo alternativo, es decir que el encaraba los juegos del torneo Apertura, pero comenzó a ganarse su lugar en el otro.

Debutó como titular ante Torque el 3 de febrero y lo hizo con un doblete anotador en el triunfo 4-2. Así comenzó su romance con las redes uruguayas. Hoy tiene 16 tantos convertidos y es el máximo artillero del Campeonato Uruguayo, producto de sus nueve goles en el Apertura (uno menos que el goleador del torneo, David Terans), seis en el Intermedio y 1 en lo que va del Clausura.

El 15 de marzo, ante Santos, ya estuvo desde el inicio en la formación copera y a partir de entonces no salió más, salvo por rotación. En este certamen aportó 1 gol, en el 4-0 sobre Garcilaso. Ahora Nacional aguarda por sus goles en la Sudamericana, en que la continúa su camino.

Hoy Bergessio puede decir “misión cumplida”, porque llegó para aportar goles y cumplió con creces. El centrodelantero de Nacional es letal en el área, pero además hace un trabajo desgastante, porque aprovecha su físico robusto y no da ni una pelota por perdida. No solo anota; obliga al rival y eso lo aprovechan sus compañeros.

peñarol

Lucas Viatri

Foto: Gerardo Pérez.
Foto: Gerardo Pérez.

Peñarol necesitaba revertir la situación del primer semestre de 2017. Nacional había sido el campeón del Apertura y del Intermedio, por lo cual al aurinegro le urgía ganar el Clausura para definir el Uruguayo y descontar una importante diferencia en la Anual.

Eso implicaba tener que ganar y para ello precisaba goles. Recuperaba para entonces los de Cristian Palacios, máximo anotador del Apertura defendiendo a Wanderers, pero Leonardo Ramos (por entonces DT mirasol) quería a un futbolista de área, de esos que cuando entrara a ella impusiera respeto primero por su físico y luego por su poder de goleo.

A entender del técnico y de la secretaría técnica de la institución, un futbolista de esas características no había en Uruguay, por lo cual se salió a buscar afuera. Y cuando ya parecía que la posibilidad de encontrarlo se desvanecía, apareció un nombre que cautivó y que, además, estaba al alcance desde lo económico: Lucas Viatri.

Surgido en las formativas de Boca Juniors, el centrodelantero de 30 años procedía de Estudiantes de La Plata, para el que había convertido 8 goles en 23 partidos. Fue titular desde el principio, porque el 20 de agosto, cuando inició la campaña de Peñarol en el Clausura, ya estuvo en el 4-0 ante El Tanque Sisley. No anotó, pero tuvo un buen desempeño. Luego vinieron Liverpool, Boston River, Wanderers y el clásico con Nacional, todos saldados con triunfos aurinegros, pero lo llamativo es que iban cinco partidos y el goleador que había ido a buscar Peñarol aún no había convertido. Sin embargo, jugaba para el equipo. Hacía el trabajo sucio, ese de ir al choque, bajar pelotas para los que venían de frente y jugar para los demás. Su sequía se terminó en la fecha 6, ante Fénix, cuando anotó el primero del 3-0.

Viatri nunca fue el artillero que precisaba Peñarol, pero quedó en claro que es un futbolista clave en el ataque, porque a la larga el mirasol ganó el Uruguayo y cuando no tuvo al argentino en el Apertura 2018 por una lesión en la vista, lo extrañó. Regresó para el Clausura y nuevamente levantó el nivel del equipo.

Diego López lo utilizó el último fin de semana en ataque junto al “Toro” Gabriel Fernández y ambos se complementaron en gran forma. Es un “9” raro, que rinde más al borde del área que afuera, pero es una pieza clave para el ataque.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º