SEGURIDAD

Muy distintas formas de ver

Gobierno y AUF enfrentados en una jugada que parece “de pelota quieta”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Nacional

El gobierno y el fútbol tienen visiones diferentes en torno a la seguridad en las canchas y, por tanto, hoy —al menos hoy— parece difícil que en la reunión que sostendrá mañana la comisión multisectorial que se ocupa del tema, surja una definición en el sentido de si la actividad oficial comenzará, tal como está previsto, el sábado 15 del corriente.

Es más, esa brecha hace que los integrantes del Consejo Ejecutivo de la AUF, tengan pensado trasladar el protocolo que incluye las medidas que el gobierno espera sean tomadas por parte de la dirigencia del fútbol a un Consejo de Liga para que esa normativa sea considerada y, en definitiva también resuelta, por los clubes, algo que —por otra parte— no sería de rápida decisión, pues requeriría de un estudio profundo que no se puede realizar antes de que se reúna la Comisión Honoraria de Prevención, Control y Erradicación de la Violencia en el Deporte, en cuyo seno los representantes del gobierno aguardan escuchar soluciones concretas de sus pares del fútbol para darle el aval a la concurrencia de la Policía a las canchas y, de ese modo, permitir que el sábado 15 del corriente empiece la disputa del Torneo Apertura.

La distancia entre las partes quedó más patente ayer, cuando el subsecretario del Interior, Jorge Vázquez, dijo (ver aparte) que la AUF y los clubes no habían entregado ninguna propuesta concreta para mejorar la seguridad en las canchas, pese a que el jerarca se había reunido con ellos "en varias ocasiones"; pero las diferencias no son de ahora y están en la base de los enfoques de unos y otros.

Por ejemplo, en lo que hace a la instalación de las cámaras de identificación facial, cuyo costo es de unos 5.000.000 de dólares, en la AUF —tal como lo dijo el presidente Wilmar Valdez en forma pública— se considera que "es imposible" para el organismo rector del fútbol uruguayo hacer frente a ese desembolso; pero desde el gobierno se sostiene que es así por una visión errónea: dicho precio es por cuatro juegos de cámaras, uno para el estadio Centenario, otro para el Gran Parque Central, un tercero para el futuro escenario de Peñarol, y un cuarto que sería móvil, con el fin de llevarlo a las distintas canchas de los clubes menores; de modo que si los dos grandes se hicieran cargo de la adquisición de las cámaras para sus respectivos estadios, la AUF ya no debería realizar una erogación tan onerosa.

Son visiones, si no opuestas, diferentes: los neutrales se manejan según una forma de pensar que es costumbre dentro del fútbol, según la cual "la AUF es de los clubes", y desde el gobierno entienden que está bien que se haya llamado a licitación por las cuatro cámaras, porque de esa forma se consigue un precio más ventajoso, pero no que la AUF pague por todos, pues el costo de cada uno está en el orden del millón y medio de dólares.

De manera que no todo, ni solo, pasa porque la dirigencia del fútbol no ve con buenos ojos jugar los partidos que se califican "de alto riesgo" sin público visitante, ni que todas las entradas sean numeradas y nominadas con el nombre y el número de documento de quienes las compran; en los dos casos por razones de orden económico, porque la realidad ya ha demostrado que ese tipo de formalidades —como cuando se decidió que no se vendieran en los días de partido— reduce la cantidad de compradores.

El día previo a una reunión clave para saber si empieza el fútbol, pues, la distancia de las partes todavía parece mucha.

Dos vecinos, la auf y los clubes.

"Imposible" pagar las cámaras, se dijo desde la AUF; en el gobierno se cree que eso incluye las de los clubes: "Si dos vecinos ponen dos juegos de alarmas, piden el precio juntos, pero cada cual paga la suya".

Vázquez: sin retorno.

Jorge Vázquez enfatizó ayer que se reunió varias veces con dirigentes de la AUF y los clubes, pero "no hubo ningún retorno" en materia de planes para mejorar la seguridad en las canchas de fútbol.

Presentación y... ¿prueba?

La instalación de las cámaras de identificación facial llevaría "20 días de trabajo", dijo un neutral, por lo que no estarán para el 15; pero se haría una prueba el domingo, en el partido-presentación de Diego Forlán.

No más de "alto riesgo".

El subsecretario del Interior reveló que las jerarquías del ministerio no quieren que se sigan clasificando a ciertos partidos como "de alto riesgo", pues eso le resta policías a la seguridad ciudadana en general.

Del último al primero.

"El último partido no terminó, no puede empezar otro campeonato sin que la AUF diga: tal día las cámaras y el personal de seguridad van a estar prontos". (Alfredo Etchandy, subsecretario Nacional del Deporte).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)