EN EL ÁREA

Dirigentes, bajen la pelota

Enrique Arrillaga.

En tiempos en los que los hinchas fieles, esos que harían cualquier cosa por ir a la cancha, no pueden asistir por culpa de la pandemia de coronavirus, los dirigentes que tienen ese privilegio, no lo quieren disfrutar.

Ellos son encargados de conducir sus respectivas instituciones, pero también son de los pocos que pueden ver a sus equipos en partidos en los que hay mucho en juego: la inversión de una temporada, los objetivos, los sueños.

Pero muchos, por no decir la gran mayoría, se limitan a agarrársela durante todo el partido pura y exclusivamente con los árbitros. Gritos, reprobaciones y hasta algunos insultos marcan cada tarde en la que vuelven a quedar en evidencia.

Los árbitros se equivocan. Sí. Unas veces más que otras. Es parte del juego. También se equivocan los jugadores, pero no se escucha jamás a un dirigente agarrársela con un futbolista desde la tribuna. ¿Será que el camino más fácil es culpar a los jueces? ¿Son los culpables de los malos resultados de un equipo? ¿Y si en lugar de pasarse 90 minutos o más criticando a los árbitros desde la tribuna se preocupan porque sus equipos jueguen mejor al fútbol?

Puede haber enojos. Es entendible. Pero todo tiene un límite y los dirigentes que muchas veces hablan de erradicar la violencia en el deporte, son los primeros en provocarla o ejercerla. Basta. Bajen la pelota y den un buen mensaje, por lo menos para representar en buena ley a todos esos hinchas que no pueden ir a la cancha.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados