EN EL CENTENARIO

Dio todo, no basta

Peñarol salvó una prueba de carácter, pero Danubio también y ganó 3-2 con goles de Hamilton Pereira, Tabárez de penal y Valdez en contra. Para el aurinegro marcaron Zalayeta y Diogo.

El hincha de Peñarol que, tratándose de fútbol, piensa con el alma, debe estar preocupado, pues su equipo está obligado a ganar el Torneo Clausura y no sólo ya dejó siete puntos por el camino: Danubio -el cuadro de Maroñas- se le viene metiendo de atrás, por los palos, y lo igualó en puntaje con el “triunfazo” que logró al cabo del que pudo haber sido el mejor y/o más emotivo partido en lo que va del año, y de la temporada.
Por esto último, sin embargo, el entrenador, los jugadores y los dirigentes aurinegros tienen derecho a pensar distinto que su hinchada: futbolísticamente, físicamente, y hasta en el aspecto estratégico, Peñarol ayer hizo todo lo que está a su alcance, sólo que eso no le bastó para sacar ni un empate ante un rival que, por méritos de los aurinegros, que en el segundo tiempo desbordaron a su oponente, forzando jugadas como la de la roja a De los Santos, jugó 18’ -hubo 4’ adicionales- dando un hombre de ventaja.

Obvio, en ese “todo” que dio Peñarol, se incluyen carencias globales y errores puntuales; como la fragilidad del costado derecho de la retaguardia que, sumada a la falta de cierre por el sector opuesto del mediocampo, permitió que a los 4’ Danubio ya estuviera en ganancia, y el hands que hizo que el cuadro de la franja se pusiera 2-0 sólo 5’ más tarde.

Pero a partir de ahí, Peñarol rindió una prueba de carácter; y la fue salvando: Bengoechea reaccionó rápido, sacó a Albín, pasó a Nandez de lateral, puso a Leyes y dejó al “Japo”, Píriz y Pacheco en mediocampo, y el gol de Zalayeta hizo justicia con el repunte de su cuadro; y, ya en el complemento, dejando a Píriz y Pacheco como volantes de contención, atacó con un 4-2-4 que tenía al “Japo” y “Urreta” viniendo un poco de atrás, aunque abiertos en las puntas del ataque, con lo que igualó y obligó a que los volantes externos del rival se retrasaran a formar una línea de cinco en el fondo, que apretó a Danubio contra su área.

Peñarol, pues, echó el resto: perdiendo 3-2 por una inconsistencia defensiva en el juego aéreo que no es de ayer, terminó dejando una línea de tres atrás y poniendo a cinco futbolistas en ataque; pero no le bastó, porque Danubio también rindió y salvó una prueba de carácter, cuyo resultado no es sorpresivo: jugando al ritmo que lo hizo de local contra San Lorenzo y Corinthians por la Copa, es más que el resto de los equipos del fútbol de cabotaje. Incluido Peñarol; lo que debe tener a sus hinchas preocupados.

PEÑAROL 2-3 DANUBIO

Estadio: Centenario

Árbitro: D. Ubriaco. Asistentes: C. Pastorino y A. Fedorczuk

Peñarol: P. Migliore; E. Albín (30' G. Leyes), C. Valdez, G. Viera (77' J. M. Olivera), Diogo; J. Urretaviscaya, S. Píriz, N. Nandez (86' H. Novick), J. Rodríguez; A. Pacheco y M. Zalayeta. DT: P. Bengoechea

Danubio: F. Torgnascioli; C. González, M. De los Santos, F. Ricca; F. Formiliano, J. Graví, H. Pereira, M. Tabárez (77' J. Pereyra); L. Sosa; M. Castro (57' A. Viana) y B. Fornaroli (88' I. González). DT: L. Ramos

Goles: 4' Pereira (D), 9' Tabárez (D) de penal y 39' Zalayeta (P), 51' Diogo (P), 66' Valdez (P) en contra

Amarillas: Formiliano, De los Santos, González, Graví y Sosa (D), Valdez, Píriz (P)

Roja. 76' De los Santos (D)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)