CARLOS ValdéS

"Es difícil ver la frustración de todos mis compañeros"

Llegó en febrero como uno de los refuerzos “pesados” para la Libertadores y, seguramente, recién mañana tenga su debut como titular en el primer equipo de Nacional. Con 29 años, el colombiano Carlos Valdés se puso a punto tras un largo período de inactividad y solo le falta lo que desea un futbolista: jugar.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Futuro. “Es imposible no pensar en qué hacer tras el retiro. Quiero estudiar y servir a la gente. Si es en el fútbol, mejor”. Foto: Francisco Flores

—¿Cómo se siente?

—Siento que me he adaptado bastante bien. Es difícil decir que estoy bárbaro porque todavía no jugué 90 minutos. Pero quiero jugar, pienso y siento muchas cosas, y tengo ganas que es lo importante.

—¿Ansioso por el debut como titular?

—Yo me caracterizo por ser una persona muy tranquila. A veces cuando no tengo la posibilidad de jugar trato de mantenerme igual. Agradezco la confianza que me da el entrenador, pero en este momento tengo un compromiso conmigo mismo y con la gente. Tengo que estar bien, rendir y ayudar al equipo, más en esta situación en la que se necesitan resultados.

—Llegó como un refuerzo de renombre para la Copa Libertadores, ¿qué sintió cuándo el equipo no pasó la primera fase del torneo continental?

—Cuando tomé la decisión de venir, sabía que esa era una posibilidad ya que por más que el club tenía un plantel de muchos nombres, en la cancha es donde se juegan los partidos y desafortunadamente no se dieron los resultados. Ahora tenemos un reto importante que es con nosotros mismos. Yo solo tengo palabras de agradecimiento con Nacional, no solamente por haber confiado en mi sino por todos los compañeros que he conocido aquí.

—¿Por qué eligió Nacional?

—Recibí la llamada de los dirigentes y no lo dudé. La vi como una gran oportunidad por la Copa Libertadores, algo que no se dio, pero el proyecto me interesó. Este club es histórico y venir a jugar a Uruguay es una apuesta grande. A pesar de que las negociaciones fueron difíciles porque hubo mucha indecisión por parte de Philadelphia Union, yo desde el principio tuve las cosas claras. Me llamaron, puse una serie de condiciones y si se cumplían, venía. No tenía problemas porque me gustó el desafío de llegar a Nacional.

—¿Influyeron en lo anímico esos vaivenes?

—Sin dudas. Tuve un poco de inestabilidad por muchas situaciones que se dieron en torno a esto. Tengo una familia y para un jugador no está bueno saber si te vas a quedar en un lugar o te vas a otro totalmente distinto. Fueron momentos complicados, pero todo pasa y hay que tratar de sortear estas situaciones de la mejor manera posible. Ahora me siento muy bien, recuperé los entrenamientos que había perdido y ese espacio que cedí en medio de todas las negociaciones.

—¿Qué diferencias encuentra entre el fútbol uruguayo y las ligas por las que estuvo anteriormente?

—Es un cambio importante. Desde la estructura, la forma de disputa y, obviamente, lo deportivo. En otras ligas estaba acostumbrado a jugar dos veces por semana con viajes largos incluidos y uno tenía que acomodarse a eso. Después el estilo de juego es otro aspecto importante, ya que en el fútbol uruguayo hay que tener mucha fortaleza para poder rendir.

—Mientras usted se ponía a punto y se especulaba con una aparición en el equipo titular, el equipo ya perdió muchos puntos en el Clausura, ¿cómo se vio eso desde afuera?

—Para mi es difícil ver la frustración de todos mis compañeros porque han tenido las ganas y la actitud para hacer las cosas lo mejor posible, pero los resultados no se dan. Acá no es que yo sea la solución o que la situación vaya a cambiar porque juegue tal futbolista. Esto lo cambiamos entre todos. Siempre creo en la fuerza del equipo, en la unión y la armonía. Y eso aquí no será la excepción. Hemos tenido un comienzo difícil porque no encontramos el fútbol que caracterizó a Nacional el semestre pasado, pero también hubo mala suerte en algunos partidos. Esta situación se cambia entre todos y no con un solo jugador, tampoco depende pura y exclusivamente del cuerpo técnico porque acá estamos todos juntos.

—¿Qué le falta al equipo?

—A veces cuando las cosas no están saliendo bien quizá haya que mirar hacia adentro y estar más unidos. En el fútbol a veces quieras o no, la disciplina, el orden táctico —y que se entienda bien esto—, es más importante que el talento. Nacional tiene un gran plantel, pero si somos buenos uno por uno y si estamos todos unidos y peleamos por igual para el mismo lado, ahí seremos mejores porque un buen rendimiento individual mejora lo colectivo y viceversa.

—¿Cuál es su objetivo en Nacional?

—Lo principal es hacer historia con Nacional. Una vez que el equipo quedó afuera de la Copa Libertadores por mi mente no pasa otra cosa que ser campeón uruguayo. La carrera del futbolista es corta y este tipo de recuerdos son imborrables. En la mayoría de los lugares que jugué salí campeón o gané algo y no quiero que esta sea la excepción. Si en el camino se me da la oportunidad de jugar, de estar en buen nivel ahí empezaré a pensar en un posible regreso a la selección, pero mientras tanto trato de pensar en mí, en ponerme bien, rendir y darle lo mejor a este equipo.

—¿Se ilusiona con ser campeón con Nacional y llegar a la Copa América?

—Creo mucho en Dios y hoy por hoy están todas las posibilidades abiertas para el que trabaja y hace las cosas bien. Tengo mucha ilusión por todo lo que se viene porque sigo pensando que estoy a tiempo de conseguir objetivos importantes e intuyo que el final traerá una buena recompensa.

LAS CULTURAS.

Campeón bachiller

Valdés está casado con Lorena, tiene una hija de 8 años y espera otro. Tras su retiro quiere estudiar porque no pudo ir a la universidad. "Terminé el bachillerato y luego, al tener contrato en América de Cali, no seguí. Por tradición o cultura nos exigen los estudios antes que el fútbol. Acá en Uruguay al ser un país más futbolero que Colombia no se de tanto. Allá son más los que primero son bachilleres y después futbolistas", contó.

Valdés integró el plantel de San Lorenzo campeón de América (no jugó semifinales ni final). "Fue de las mejores cosas que me pasaron. Por motivos personales que prefiero no dar a conocer ahora tomé la decisión de no regresar, pero estoy tranquilo y sé que cumplí con el club y con la hinchada".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)