TORNEO INTERMEDIO

Diego López siempre reinventa a Peñarol

El técnico no necesitó de refuerzos para hacer funcionar de gran forma al equipo. Le dio confianza a los que ya tenía, apostó por los juveniles y el aurinegro volvió a despegarse de Nacional en la Anual.

Diego López
Diego López. Foto: Gerardo Pérez

Peñarol ha jugado bien, muy bien (como ayer en el 4-0 a Boston River), regular y mal con Diego López. Es algo que, en general, ocurre con todos. Sin embargo, hay una virtud que tiene el técnico aurinegro y es su capacidad para adecuarse a lo que tiene y a partir de allí conseguir buenos resultados.

Para este Torneo Intermedio perdió nada menos que a uno de los goleadores del equipo en el Apertura, Gabriel “Toro” Fernández (el otro fue Luis Acevedo, habitualmente suplente), y en el primer partido quien lo suplantó (Darwin Núñez) convirtió tres veces.

También se fue uno de los pilares de la defensa, el argentino Cristian Lema, cuyo préstamo terminó y aunque el técnico pidió su renovación, no fue posible conseguirla. Apareció otro juvenil, Enzo Martínez, y se complementó a la perfección con Fabricio Formiliano.

La tercera baja que sufrió el plantel mirasol fue la de Lucas Hernández, un futbolista clave por ser su presencia ofensiva por el lateral izquierdo y principalmente por su pegada. Jugó Rodrigo Rojo y lo hizo con la misma solvencia que aseguraba el hoy futbolista de Atlético Mineiro.

“Memo” López reinventó a Peñarol para llevarlo a dar un festival de fútbol y goles, porque no solo el mirasol fue contundente, sino que desplegó un juego rápido, preciso, claro y vistoso.

Darwin Núñez
Darwin Núñez se llevó la pelota. Foto: Gerardo Pérez

Tal vez la jugada que mejor lo demuestre haya sido la del minuto 52’, con el partido todavía 2-0. Gastón Rodríguez llevó el balón desde la izquierda al medio, habilitó a Brian Rodríguez, éste enganchó hacia adentro y cuando pareció que sacaba el derechazo desde afuera del área, metió un tacazo para dejar a Ignacio Lores de frente al arco. Su disparo raso fue enviado al córner por el arquero Gonzalo Falcón. Todo fue a pura improvisación, en forma colectiva y a alta velocidad.

Por supuesto que no se puede ser contundente sobre lo que dará Peñarol porque es apenas el primer partido del Intermedio y, sobre todo, del nuevo semestre, pero está claro que no ha sentido las ausencias, ni siquiera la de Lucas Viatri (la referencia del ataque), quien no estuvo a la orden por una dolencia. También queda la duda de cuánta fuerza le hizo Boston River, que aparentemente no fue tanta.

Sin embargo, es una gran señal que el aurinegro haya disimulado tan bien la ausencia de más de casi la mitad de su equipo titular (no olvidarse que Cristian “Cebolla” Rodríguez tuvo pocos minutos saliendo desde el banco porque se recupera de una lesión) y lo haya hecho goleando, con cuatro tantos de su cantera.

López dijo al término del encuentro que gran parte de la explicación pasa por lo que aportan los futbolistas más grandes al grupo, que va mucho más allá de lo que hacen en la cancha. Debe ser así, pero también lo es que prácticamente el plantel es el mismo que el año pasado ganó el Uruguayo y que Núñez, quien ayer fue el héroe con tres goles, es quizás el que menos minutos tenga en Primera de todos los que jugaron.

Otro punto que no puede perderse de vista es la importancia de los tres puntos logrados. Peñarol aprovechó la caída de Nacional para escaparse otros tres puntos y volver a sacarle siete en la Tabla Anual. Fénix, con su victoria sobre Rampla Juniors, es el que le sigue el paso a tres, pero se sabe que la pelea que el hincha quiere ganar es ese mano a mano con el tradicional rival.

“Memo” lo volvió a hacer. Rearmó a Peñarol, le dio confianza a un pichón de goleador como Núñez y éste le respondió con tres tantos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)