OJO CRÍTICO

A Diego Godín todavía lo veo como “Faraón”

EDWARD PIÑÓN

Bienaventurados los que tienen grabado en su memoria el extraordinario compromiso mostrado por el capitán Diego Godín con la Celeste. Bienaventurados los que no predican con los juicios extremos y pretenden que el bajo rendimiento de un partido, o dos, en el inicio de una nueva etapa, sea ya la sentencia definitiva.

EDWARD PIÑÓN

Bienaventurados los peregrinos de la fe, los que creen que el tesoro más preciado de Uruguay está en la rebeldía que ha permitido superar momentos duros o partidos adversos. Y donde Godín, no lo duden, ejerció un enorme liderazgo revulsivo.

Nadie cerró los ojos, ni se puso de espaldas al televisor. Esta vez el “Faraón” no consiguió que se levantara una pirámide por delante del arco de Martín Campaña ni fue capaz de empujar al equipo a una gestión de dos partidos de mayores seguridades defensivas, pero tratar de enterrarlo bajo una montaña de piedras es no comprender la gran distancia que existe para cumplir con todo el recorrido de las Eliminatorias que llevará a Catar.

Ni Godín está terminado ni Uruguay puede darse el lujo de mandarlo a cuarteles de invierno. No puedo sumarme a los creen que el cañón de su cabezazo ganador ya no existe o que se agotó su rendimiento positivo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados