ENTREVISTA

Diego Godín: "Cuando hay una situación difícil siempre se piensa en volver a casa"

El capitán celeste ya está Uruguay luego de haber cumplido la cuarentena en Milán y de haber vivido desde adentro el terrible momento que atraviesa Italia.

Diego Godín
Diego Godín

Diego Godín ya está en Uruguay. Y se quedará en el país todo el tiempo que pueda. En su diálogo con Ovación reconoció que los jugadores de la Selección uruguaya están analizando utilizar la Fundación Celeste y unirse a la AUF para encontrar el lugar más apropiado para colaborar. El capitán de la Celeste le pidió a todos los uruguayos que sigan tomando las máximas medidas de prevención para evitar que el país viva las instancias tan dramáticas que se sufren en países como Italia y España.

-¿Cómo se vivió la situación en el Inter de Milán?
-Bastante bien, porque dentro de las dificultades que todo esto nos causó, antes de que nos metieran en cuarentena solamente estábamos yendo a entrenar y del entrenamiento volvíamos a nuestras casas. Nos recomendaban que no anduviéramos por ningún lado y que permaneciéramos en nuestros domicilios. Una vez que se constató el primer positivo del jugador de la Juve nos declararon en cuarentena a todos: jugadores, staff, médicos, técnicos, utileros. Todo el club. A partir de ahí estuvimos 15 días sin salir de casa, sin excepciones y la verdad que la llevamos bastante bien y haciendo lo que se podía.

-¿En algún momento sentiste miedo?
-La verdad que no. No sentí miedo, porque los médicos del club desde el primer momento nos informaron y nos tranquilizaron un poco sobre la situación. Obviamente que nos expusieron cuáles eran las reglas de juego, pero nos tranquilizaron. El miedo de los médicos era por el crecimiento del contagio, de que el virus mute o se haga más resistente y que pueda complicar más la situación, pero nos dijeron que con las precauciones del caso y si alguno tenía síntomas como fiebre, tos y falta de aire al respirar que avisáramos, pero que era tratable y que no estábamos de riesgo de vida en ese momento. Sí se siente temor por la situación que se vive alrededor, porque hablando con amigos, con compañeros y mirando la televisión parecía que estábamos viendo una película… y una muy fea. Lo que está sucediendo en Italia hasta ahora, sobre todo en el Norte del país, de Lombardía y Milán hacia arriba, es muy duro de ver. Es real. Están muriendo muchísimas personas y los hospitales no están dando abasto. Otra cosa que nos decían es que teníamos que prevenir, extremar los cuidados y no andar por la calle, porque una situación que se generase iba a ser difícil que tuviese una atención rápida. Incluso que nos cuidásemos de tener accidentes domésticos.

-¿Qué hablaban entre los jugadores en el comienzo de la crisis?
-No se habló mucho. A todos nos resultó un poco extraño y raro cuando nos dijeron de la cuarentena y empezó todo el tema del virus. Creo que en todo el mundo y toda la gente, al principio cuando te dicen las cosas y se toman medidas tan drásticas, se piensa que no te va a pasar y no se hace caso. O no se da la importancia que realmente tiene la situación y creo que eso fue un poco lo que sucedió realmente en Italia y en España también. Por ahí se tomaron medidas, y yo no soy quién para decirlo, pero quizás se hicieron más tarde de lo que se debían haber hecho. No puedo saber si es porque no se sabía, porque no se quiso o porque realmente el virus avanzó de una forma tan rápida que no dio el tiempo para hacerlo. Si se puede sacar algo bueno para Uruguay es que tenemos los casos de Italia y España, podemos observar los pasos que dieron y a qué situación llegaron. Eso es un ejemplo para tomar medidas, aunque ya se han tomado muchísimas, adelantando en acciones para prevenir, porque si no se agarra a tiempo es verdaderamente grave y lo estamos comprobando con lo que ocurre en Italia, en España y en todo el mundo, porque muchísimos países están viviendo situaciones dramáticas.

-¿Cuántas veces te planteaste salir corriendo de Europa?
-Pensar uno siempre lo piensa. Y sí, pensé muchas veces irme de Europa, pero no podía, había que respetar las reglas. Cuando hay una situación difícil, donde sea y como sea, siempre se piensa en volver a casa, a nuestro país. Obviamente que por un tema lógico, de que estábamos en cuarentena, no podíamos movernos. Después de pasar la cuarentena, de no tener síntomas, de no tener ningún tipo de problema y ningún jugador ni integrante del staff del Inter dio positivo de coronavirus, llegó el permiso del doctor y del club. A los extranjeros nos permitieron volver a nuestras casas si queríamos. Obviamente que yo tomé la decisión de venirme para estar con mi familia, en mi casa y pasar esta situación difícil.

-¿Y ahora?
-Sigo con la responsabilidad y la conciencia e intentando concientizar a la gente cercana y a la que me pueda escuchar, porque esto es un tema delicado. Hay una cosa que podemos hacer todos, dentro de las posibilidades que se tengan, también laborales, porque quedándonos en casa es la forma de poder ayudar y de poder cortar con esta expansión y contagio del virus, lo que hace que la situación sea dramática y empeore todo. Con algo que parece tan simple, quedándonos en casa, no recibiendo gente, no yendo a visitar gente, es con lo que todo el mundo puede aportar y colaborar. Creo que en Uruguay la gente está tomando ese sentido de responsabilidad y lo está haciendo y ojalá que así podamos evitar la expansión y que sea una curva más leve y que no colapse el sistema de salud, para que aquellos que se contagien puedan recibir un atención sin problemas en cuidados intensivos. Intentaré estar acá el tiempo que pueda y ya veremos cuando se retoman los entrenamientos y la actividad. Está todo en el aire y no se sabe absolutamente nada.

-¿Qué medidas adoptaste sin necesidad de recibir instrucciones?
-Te cuento un poco por etapas. Al principio cuando entrenábamos, aunque el virus ya estaba en Italia, y hasta jugamos porque disputamos un partido a puertas cerradas, la prevención era no saludar a ningún compañero. A nadie en el club. Me estaba lavando todo el tiempo las manos. Intentaba, dentro de las posibilidades, no acercarme a las personas, en aquello que no fuera dentro del campo de juego. Trataba de evitar el contacto, trataba de no tocar ni llevarme las manos a la cara. Todas las compras las hacíamos por Internet. Después, obviamente, cuando ya nos declararon en cuarentena, me quedé todo el tiempo en casa ni siquiera salí a tirar la basura. Te podés imaginar que no me moví dentro de mi casa. Adentro vida normal, pero siempre cuidando que si venía algo de afuera lavarlo bien, desinfectarlo, desinfectarme siempre las manos si tocaba algo que podía ser potencialmente foco de contagio. Cuando comenzó todo esto lo que hice también fue pedirle al doctor vitamina C, Omega 3, todas vitaminas que pudieran ayudar a mi sistema inmunológico a estar más fuerte y preparado.

-¿Qué te decían desde Uruguay tus familiares?
-Desde Uruguay lo que me decían mis familiares y amigos, o veía por la tele o escuchaba la radio, era como que al principio la gente, como fue en todos lados, no le dio importancia la situación. Como se ve lejano pensás que no va a llegar o que no iba a ser así. Yo intenté hablar con todos, transmitir mi experiencia de lo que estaba sucediendo para que, si bien no entraran en pánico, tomaran las medidas y precauciones que había que tomar. La verdad que la gente fue tomando conciencia de eso y así lo demuestra hoy, por lo que se ven la calle. El gobierno ha ido tomando medidas muy buenas de prevención, muchas veces adelantándose en lo que recomendaban en la OMS y eso si Dios quiere va a tener su recompensa. Si bien sigue creciendo el número de contagiados, esperemos que con todas estas medidas que se han ido tomando, creo que muy bien, que se pueda contener. Gracias a Dios en Uruguay se tomaron buenas medidas de antemano. Esperemos que no tome los niveles de España e Italia.

-¿Qué le decís ahora a todos ellos?
-Lo más importante de todo es quedarse en casa. No hay misterio. Te cuidás vos, cuidás a los demás. La única manera de cortar el contagio, de aliviar y tener un sistema sanitario que pueda atender a todo el que lo necesite, es quedándose en casa. Después el tema de higiene para el que no tiene más remedio que salir. Todas las que conocemos. Ya podremos disfrutar el día de mañana, pero esto hay que pasarlo.

-¿Estás pensando o están pensando los jugadores de la Selección hacer donaciones en Uruguay?
-La verdad que sí. Como todo el mundo intentamos ayudar dentro de las posibilidades y en este caso, en este momento, todo el mundo se ha solidarizado y está haciendo dentro de sus posibilidades lo que puede. Personalmente ya he hecho mis aportaciones, he intentado ayudar y donar lo que he podido, tengo conocimiento de que muchos jugadores, no solo compañeros de la Selección, lo están haciendo. Algunas son públicas, algunas no, pero se están haciendo. El otro día ya lo estuvimos hablando con algunos compañeros de la Selección y nuestra idea es hacer algo en conjunto. Estamos viendo a través de la Fundación Celeste hacer algún tipo de ayuda, ver dónde podemos colaborar y en qué lugar se necesita más. Quizás en conjunto o yendo de la mano con la AUF intentar hacer algo. Básicamente ayudar. Estamos en eso todos.

-¿Qué mensaje tenés para los uruguayos?
-Es un momento donde no hay clase social, no hay política ni religión que pueda estar por encima de la situación. Es un momento para ser solidario, especialmente con los que son más vulnerables. No tengo dudas de que eso va a estar porque nuestro pueblo es muy solidario, nos apretamos y empujamos todos. Este es el partido más difícil que está tocando vivir, a muchos países, y donde tenemos que aportar lo que hay salir lo más rápido y lo mejor posible de esta situación. Mandar un abrazo a todos y a meterle con fuerza.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados