ES LEYENDA

Diego por Diego

"Cachavacha" publicó una columna repasando su trayectoria en la selección."Ha sido una parte importante de mi vida durante mucho tiempo y voy a echarla de menos, especialmente cuando empiece la Copa América y yo no esté allí" dijo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Diego Forlán y su carrera en la selección uruguaya, en imágenes. Foto: Archivo El País.

A continuación, la columna de Forlán:

"Con gran pesar por mi parte he decidido retirarme de la selección. He jugado 112 veces para Uruguay y vivido algunos de los momentos más emocionantes de mi vida defendiendo la camiseta de mi país. Con 36 goles fui máximo goleador de la selección superando el récord establecido por Héctor Scarone hasta que apareció un muchacho llamado Luis Suárez que no ha parado de marcar.

Sabía que este día llegaría y tomé la decisión hace un par de semanas después de hablar con mi padre, que también jugó para Uruguay, al igual que mi abuelo. Tras nuestra charla comprendí que éste era un buen momento para dejar la selección.

Como futbolista es difícil saber cuándo decir adiós porque siempre pensás que podés dar un poco más pero la posibilidad de que este año jugara la Copa América o la clasificación para el Mundial 2018 era cada vez más improbable. Tengo 35 años; he vivido momentos inolvidables con la selección uruguaya pero creo que ha llegado el momento de dar a los jugadores más jóvenes las mismas oportunidades que tuve yo.

Se ha producido un cambio generacional y se han aprovechado partidos amistosos para probar a los nuevos jugadores. Les va a ir bien.

Al primero que llamé el domingo pasado para comunicarle mi decisión fue al legendario entrenador de la selección uruguaya Óscar Tabarez. Entendió mis razones y coincidió en que era mejor ser recordado por lo había conseguido estando en mi mejor momento. También me dijo que se necesita mucho valor para decir adiós. Luego llamé a los demás entrenadores de la selección con los que siempre he mantenido una estrecha relación y cuyo apoyo ha sido muy importante en mi carrera. Hemos pasado por mucho juntos y creo que merecen saberlo antes de que aparezca publicado en la prensa. También mandé un mensaje a mis compañeros de equipo a través del grupo WhatsApp que tenemos. ¡Puede que ya me hayan expulsado del grupo!

Son tantos los recuerdos… empezando por cantar el himno nacional de Uruguay antes de mi debut en un amistoso contra Arabia Saudí hace 13 años. Ese día me sentía el hombre más orgulloso y satisfecho sobre la faz de la tierra, había cumplido mi sueño y jugaba con el grandioso equipo de Uruguay, al que solo había visto por la tele. Ese día marqué.

Unos meses más tarde participé por primera vez en la fase final de la Copa del Mundo y marqué uno de mis goles favoritos, un tanto de volea contra Senegal a los pocos minutos de entrar en el terreno de juego en mi debut competitivo.

2010 y 2011 fueron mis mejores años, y lo vivido en el Mundial 2010 fue una experiencia inolvidable. Nuestra modesta selección llegó a las semifinales, me proclamé uno de los máximos goleadores del torneo y mi tanto contra Alemania fue votado como el mejor gol del campeonato. Y por si ello fuera poco fui nombrado mejor jugador del Mundial. El largo vuelo de vuelta a Montevideo estuvo colmado de felicidad. Cientos de miles de personas nos esperaban en la capital para celebrar una gran fiesta. No pude mostrar mis trofeos porque no llegaron hasta seis meses más tarde.

Al año siguiente nos proclamamos campeones al ganar la Copa América, un logro increíble para un país con poco más de 3 millones de habitantes. Brasil tiene 200 millones. Convertirme en la única persona de tres generaciones de la misma familia en ganar la Copa América fue un acontecimiento apoteósico.

Vencimos a Argentina, nuestro gran rival, en los cuartos de final a pesar de contar con un jugador menos durante la mayor parte el encuentro. Les ganamos en la tanda de penales por 5-4 después de que Carlos Tévez fallara para Argentina. Marqué dos veces en la final que ganamos contra Paraguay, que había dejado a Brasil fuera de la competición, con un resultado de 3-0. Impresionante.

Mi gran decepción fue quedar fuera de la fase final de la Copa del Mundo en 2006 al ser derrotados por Australia. Yo recién salía de una lesión y tras 12 minutos del primer partido por la eliminatoria me cometieron falta y tuve que abandonar el terreno de juego. No pude ir a Australia para disputar el segundo partido por la eliminatoria pero vi el partido de la selección en casa; fue horrible. Sin embargo, cuatro años después volvimos para jugar el inolvidable torneo en Sudáfrica. Entonces ya sabíamos que contábamos con un buen equipo y que no íbamos solo de paseo, sabíamos que podíamos competir con los mejores equipos.

La selección nacional ha sido una parte importante de mi vida durante mucho tiempo y voy a echarla de menos, especialmente cuando empiece la Copa América y yo no esté allí. En estos momentos me siento inmerso en un profundo duelo pero he tenido tiempo de prepararme para esta situación. No fue una decisión de la noche a la mañana. En el Mundial de Brasil me di cuenta de que las cosas estaban tomando un nuevo aire con la llegada de savia nueva. El fútbol no espera a nadie.

Me encanta ver jugar a la selección uruguaya por la tele y todavía juego en una liga profesional. Adoro este juego. Me mantengo en buena forma y acabo de empezar una nueva temporada con el Cerezo Osaka de Japón.

Por último, quisiera dar las gracias a las personas que me ayudaron a conseguir una carrera internacional de éxito –a los aficionados, a mi familia, a los entrenadores y a todos aquellos jugadores con los que tuve la suerte de compartir momentos de juego. Los sueños pueden hacerse realidad".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)