PEÑAROL

Los 100 días de Barrera: “Del sueño a la realización hay un camino: trabajar”

El presidente aurinegro analizó su gestión al frente de la institución.

Foto: Nicolás Pereyra.
Foto: Nicolás Pereyra.

Sonriente, con su característica chispa y el celular en la mano, Jorge Barrera llegó al lugar pactado con Ovación. Saludó cordialmente y se disculpó por seguir atento al teléfono. “Estoy cerrando un tema... ¡Ya termino, ya termino!”, explicó. Es que su nueva vida como mandamás aurinegro, junto a la que ya llevaba como abogado penalista, lo tienen palo y palo. De forma on line prefiere ir adelantando temas vinculados a la vida del club. No dejó su actividad, pero es un presidente full time. Peñarol está presente todo el tiempo. Un par de minutos después de su arribo apagó el celular y se dispuso a hablar de estos primeros 100 días como máximo jerarca.

“El día de la asunción había cinco socios que tenían que firmar el acta, porque así lo dice nuestro estatuto, y eran los encargados de comunicarle al Consejo Directivo cuál fue el resultado de la comisión electoral. Uno de esos socios, un gran amigo mío (Leonardo Acosta), fue el que lo comunicó y dijo una frase que me quedó marcada: ‘Lo conozco de toda la vida a Jorge y hasta hoy ha sido el sueño de su vida. Espero que dentro de tres años haya sido la realización de su vida’. Y del sueño a la realización hay un camino: trabajar. El principal desafío es ser un presidente a la altura de Peñarol”, remarcó.

“Cuando se pasa raya, lo que se van a ver son los resultados. Hay aspectos deportivos en los que no se puede incidir y en otros que sí. Ahora, hay aspectos institucionales en los que sí puedo incidir y ahí no tengo margen de error. En definitiva, sobre aspectos deportivos sí hay incidencia porque somos los que votamos los entrenadores, los jugadores... Hay otra parte en la que no tenés tanta incidencia, pero en los temas institucionales sí. En aquello que se nos puede exigir, tenemos que apuntar a una política de excelencia. Cuando sos presidente de Peñarol estás obligado a pensar en grande y levantar la mira”, agregó.

Además, destacó que no comparte “esa visión de los códigos del fútbol”. “Es verdad que hay un aspecto de azar y lúdico. Es el corazón del negocio. En lo que vos podés ir a la búsqueda de excelencia, tenés que ir... No te asegura un éxito deportivo, pero sí con el tiempo te asegura en el medio plazo, si no lo hacés, un resultado negativo”, dijo.

Lo mejor. Consultado sobre cuál fue hasta ahora el punto alto de su gestión, respondió: “El deportivo, la Supercopa porque era la primera vez que se jugaba y, además, tenía el condimento especial de que era un clásico. Desde el punto de vista institucional creo haber podido articular acuerdos políticos que nos puedan incorporar a personas de todos los sectores de la vida política de Peñarol y que eso pueda ser el comienzo de una política de entendimiento y una búsqueda de consenso... Acá no hay logros de Jorge Barrera, hay logros de todo un Consejo Directivo”.

Desde su llegada, Barrera y esta nueva dirigencia, se presentaron en el primer día de pretemporada en Los Aromos y se comprometieron con el plantel a saldar la deuda económica. Este 2018 están al día. Los deudas anteriores se irán refinanciando.

Cambios. Se logró que las mujeres pasen a tener los mismos derechos que los hombres en las decisiones del club. “Es un hecho histórico, pero algo que ya se venía trabajando desde antes y que se cristalizó en este período”.

Por otra parte, se está llevando a cabo la inclusión de nuevos deportes menores. Ya se sumó el handball y el fútbol sala femenino y se está cerca de llegar a un acuerdo con la URU para sumar al rugby.

Pasión. Se creo “La Fiesta amarilla y negra”, con la presentación del plantel y con gran éxito en el Palacio Peñarol, y el “Día del hincha”, que mañana se llevará a cabo en el Campeón del Siglo. “Es un día tuyo, es el día del hincha. Estás en tu casa y rodeado de glorias de todas las épocas”, valoró.

Presencia. No todo es fútbol y por eso Barrera prioriza estar en todos los detalles. Acompañó al equipo de ciegos y estuvo en la presentación del plantel femenino. Cuando no tiene que ir al Palacio Peñarol, y en lugar de irse a su casa, prefiere salir a recorrer las Peñas porque “son los brazos ejecutores del club”.

Además, también se movió en el exterior y generó lazos con las principales figuras del Barcelona, Real Madrid y Atlético Madrid.

Clásico. Pese a lo que muchos piensan, Jorge Barrera y José Luis Rodríguez, presidente de Nacional, hablan prácticamente todos los días. La máxima autoridad aurinegra volvió a destacar que no tiene ningún tipo de inconveniente en asistir al Gran Parque Central. “Ir al estadio del tradicional rival no me hace más ni menos peñarolense”, señaló. Además recordó que hace dos años, cuando el presidente de la FIFA (Gianni Infantino) vino a Uruguay a recorrer los estadios, fue junto a Juan Pedro Damiani a la casa tricolor.

Diego Forlan
Foto: Fernando Ponzetto

El sueño de “Cachavacha”

Era un tema cantado. “¿Vas a ir a buscar a Diego Forlán?”, se le preguntó. Jorge Barrera, por primera vez en la nota, se tomó unos segundos para analizar su respuesta. Respiró hondo, miró el techo y volvió a bajar su vista.

“A Forlán lo pidió ‘Leo’. La primera reunión que tuve con él (Ramos) fue antes de asumir y me lo pidió. Después pasó lo que todos ya sabemos. Sobre incorporaciones o no, creo que no me corresponde hablar hasta que arranque el período de pases”, respondió.

El delantero, hoy en el Kitchee de Hong Kong, tiene contrato hasta fines de mayo, pero ya reconoció que si Peñarol levanta el teléfono, él puede juntarse a charlar. “Si Diego está dispuesto a conversar, quién soy yo para decirle que no”, retrucó Barrera con una sonrisa.

Lo que sí está claro es que aunque se vuelvan a retomar las negociaciones “siempre va a ser una política de consenso y unidad”.

“Vuelvo a repetir: en esto hay que dejar el ejemplo. ¿Qué es dar el ejemplo? Todas las decisiones van a pasar por el debate y el conocimiento del Consejo Directivo. El tema Diego y el resto de los temas van a pasar por el Consejo Directivo. Claro que no puedo ocultar que yo tengo un gran cariño por Diego”.

A ambos los une una estrecha relación que trasciende los límites del fútbol. Hablan seguido y no solo de la pelota, si no de la vida en general.

“Cachavacha”, de 38 años, lleva 10 partidos en el Kitchee de Hoong Kong. Este año ya jugó cinco por la Liga (un total de 281 minutos) y otros cinco por la Champions League de Asia (407). En total, lleva cinco gritos. “Sé que está muy bien físicamente. En los primeros partidos terminó con algunos dolores lógicos por la inactividad que traía, pero ya está jugando partidos enteros sin ningún tipo de problemas”, explicó Barrera.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º