DESDE EL ARCO

Es un diamante en bruto

JOSÉ MASTANDREA

José Mastandrea

Brian Ocampo es un diamante en bruto que hay que pulir, pero hoy por hoy, es la joya de Nacional. Alexander Medina lo ascendió, lo sumó al plantel profesional y de a poco lo fue mechando en el equipo. El “Cacique”, mejor que nadie, sabía lo que tenía y lo fue llevando sin prisa. El juvenil de solo 19 años, respondió como un veterano y en los pocos minutos que estuvo en cancha, marcó la diferencia. Hábil, veloz, encarador, dribleador y desnivelante en el uno contra uno, empezó a crecer y a “pedir” más minutos. Cobijado por sus compañeros y apoyado por los hinchas, se hizo un lugar en el equipo titular. Y no le pesó. Es la ventaja de venir de abajo, de las formativas, del semillero. La camiseta se siente, pero no es una carga. Ese diamante en bruto llegó a la vitrina tricolor, ahí, a la vista de todos, hasta que la inexperiencia le jugó una mala pasada. Se equivocó ante Defensor Sporting y dejo a su equipo con diez jugadores. No pensó. Actuó en caliente y vio la tarjeta roja a los tres minutos de juego. Gajes del oficio, peajes que debe pagar la juventud. Ocampo ya debe haber tenido varias charlas en la intimidad de Los Céspedes, en esas rondas de compañeros y con los entrenadores. Seguro que ya habló con el “Cacique” y los referentes. Que ese mal trago le sirva de lección. Tiene todo para ser un verdadero crack. Ya sabe que su reacción debe ser otra en la cancha: encarar, driblear, jugar y divertirse. Como en el potrero. Que la tarjeta roja se la saquen a sus rivales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º