1981

El día que Uruguay fue un ballet

El último títuloa nivel Sudamericano fue ante Argentina y con goleada 5 a 1, con una Celeste a puro brillo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Archivo El País

El ciclo del profesor Aníbal Gutiérrez Ponce comenzó bajo un manto de dudas al frente de la selección sub 20 de Uruguay. Es que se había terminado un ciclo estupendo bajo la conducción de una dupla que había hecho historia a nivel juvenil: Bentancur-Gesto.

Sin embargo, aquella selección fue haciendo camino al andar. Se preparó adecuadamente, el entrenador supo nuclear a lo mejor del medio y del fútbol del interior, y casi en puntas de pie marchó al Sudamericano de Ecuador. Ese torneo de 1981 sería histórico. No sólo por la nueva conquista de los celestes, sino por la forma que jugó ese equipo. Maravilló a todos.

Lo mejor se vio en la fase final en la que Uruguay le ganó 2-1 a Brasil y a Bolivia, pero goleó en el último partido a la selección Argentina por 5-1 en una de las tardes más memorables de todas a nivel juvenil. En la cancha, la Celeste tuvo un brillo estupendo. La victoria se sostuvo en una gran defensa, en donde Javier Zeoli demostró que era un arquero estupendo, en la firmeza del "Tano" Gutiérrez, el ida y vuelta de Carlos Berrueta en el mediocampo, y en las genialidades que armaban adelante Jorge "Polilla" Da Silva y Enzo Francescoli, secundados por un notable goleador como Adolfo "Fito" Barán y la velocidad de Jorge Villazán como extremo izquierdo de un avance letal.

Gutiérrez Ponce condujo ese plantel como nadie. Dejó atrás ese manto de dudas que sobrevoló antes del debut, y a medida que el torneo avanzaba, "su equipo" se soltaba más y más.

El plantel estaba conformado por juveniles que terminaron haciendo historia después en la mayor y en el fútbol uruguayo, pero también terminaron siendo figuras a nivel internacional.

Santiago Ostolaza y Carlos Vázquez (Bella Vista), José Batista (Cerro), Carlos Berrueta y Javier Zeoli (Danubio), Jorge Da Silva (Defensor), Jorge Ananía (Fénix), Gustavo Ancheta (Miramar), Jorge Villazán (Nacional), Nelson Gutiérrez y Alexis Noble (Peñarol), Pedro Pedrucci (Progreso), Adolfo Barán (Rentistas), Eduardo Linaris y Javier López Báez (River Plate), Enzo Francescoli y Carlos Melian (Wanderers) y César Calero (OFI) fueron los responsables de tanta gloria.

A 24 años de aquella gesta, vale la pena recordar a un equipo que marcó a fuego a una generación ganadora. El ciclo exitoso de la Celeste continuaba sin cortes y mantenía a los juveniles de Uruguay en lo más alto del podio.

La goleada ante Argentina fue y será inolvidable. Ese título de 1981, quedó en la historia.

Cuatro al hilo

El Sudamericano de Ecuador de 1981 cerró un ciclo exitoso de los juveniles de Uruguay. Fue el cuarto título a nivel continental en forma consecutiva: Chile 1975, Venezuela 1977, Montevideo 1979 y Ecuador 1981. Después, ninguno. Antes lo ganaron en 1954, 1958 y 1964.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)