NACIONAL

Fue un día soñado para la capitana

Mahia Macias fue recibida por el plantel; le pateó penales a Conde, se sacó fotos y disfrutó muchísimo.

Mahia posando con uno de los escudos que se ubican en Los Céspedes. Foto: Gerardo Pérez.
Mahia en su visita a Los Céspedes. Foto: Gerardo Pérez
Mahia en su visita a Los Céspedes. Foto: Gerardo Pérez
Mahia en su visita a Los Céspedes. Foto: Gerardo Pérez
Mahia en su visita a Los Céspedes. Foto: Gerardo Pérez
Mahia jugando en una de las canchas de Los Céspedes con la hija de Gonzalo Bergessio. Foto: Gerardo Pérez
De capitán a capitán: Mahia se animó a patearle penales a Esteban Conde. Mahia jugando en una de las canchas de Los Céspedes con la hija de Gonzalo Bergessio. Foto: Gerardo Pérez
La niña conversó con el arquero tricolor y con Jorge Fucile. Foto: Gerardo Pérez.
La alegría de Mahia compartiendo un grato momento con el plantel de Nacional. Foto: Gerardo Pérez.
Mahia posando con todo el plantel tricolor que la recibió en Los Céspedes. Foto: Gerardo Pérez.
Con aplausos. Así despidieron a Mahia los jugadores tricolores. Foto: Gerardo Pérez.

Mientras el preparador físico Guillermo Souto aprontaba los materiales para los trabajos en la cancha principal de Los Céspedes, Mahia Macias -la niña de siete años que es capitana de la categoría 2011 de Nacional y que le marcó un gol a Peñarol en la hora para ganar el clásico de infantiles- pateaba una y otra vez la pelota contra uno de los arcos con la compañía de la hija del cordobés Gonzalo Bergessio.

Apenas minutos después, cuando los jugadores todavía no habían bajado a la cancha, se sacó varias fotos institucionales y le grabaron imágenes.

Ya con sus ídolos en el campo de juego, todos se acercaron a saludarla, le pateó tiros a Luis Mejía y Esteban Conde y luego le tiró penales al “Coco”. El nacido en Young le ganó varios duelos, pero Mahia metió el último y todos celebraron.

Foto: Gerardo Pérez
Así se formó la foto de Mahia con el plantel y el cuerpo técnico de Nacional.

También hubo tiempo para la foto junto a todo el plantel. Miró todo el entrenamiento, mientras sus padres, su hermano y su abuelo la observaban desde lo lejos.

“Todos los jugadores me decían que juego muy bien, que siga así y me decían muchas cosas más”, contó Mahia mientras se balanceaba de un lado a otro, algo nerviosa por las cámaras y los periodistas.

Pese a los días alborotados, Mahia no faltó ni una mañana a la escuela. “Cuando entré al salón me gritaban ‘campeona, campeona’ y todos me abrazaban”, contó aún en el complejo de los tricolores.

Foto: Gerardo Pérez
Mahia contó qué sintió al estar en Los Céspedes y al conocer el plantel de Nacional

Mientras tanto, Dahiana, la madre de la pequeña contó que “todo lo que está pasando es inexplicable. Hace 72 horas que no dormimos casi, no paran de sonar los teléfonos, no paran de llamarla. Es un sueño cumplido. Ella está feliz. No es el único gol que hizo, pero como fue el gol en el clásico, pasada la hora y con el que ganamos, tuvo más repercusión. Pero ella ha hecho mucho goles. No paró de llorar cuando se enteró que venía acá”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º