OJO CRÍTICO

El día más glorioso de la camiseta Celeste

EDWARD PIÑÓN

Ese 16 de julio de 1950 consagró definitivamente una cultura futbolística. Fue la confirmación de una raza futbolera ganadora, cuya historia comenzó a forjarse con la maravillosa generación dorada del 20 y el 30 porque puso a la Celeste en lo más alto del planeta.

EDWARD PIÑÓN

Ese 16 de julio hizo más famosa a la gloriosa camiseta. Demostró que la fuerza del corazón, que la entereza mental y que la calidad futbolística se pueden unir para formar una combinación capaz de derrumbar mitos, dar vuelta resultados y lograr lo que millones de personas consideran que no es alcanzable.

Ese 16 de julio enseñó que nada está perdido, que nadie puede derrotarte antes de que la historia llegue al último segundo y que para ganar hay que tener temple y talento.

Porque es cierto que Obdulio Varela es el “Negro Jefe” de un partido de leyenda, pero es imposible no colocar en el lugar que se merecen aquellos futbolistas que gracias a su riqueza técnica y a una calidad individual que no se derrumbó por el pánico escénico el partido ante Brasil se dio vuelta.

Desde un humilde rincón vaya la ovación para Julio Pérez, Juan Alberto Schiaffino, Alcídes Edgardo Ghiggia y Omar Míguez. Protagonistas de primer nivel del día más glorioso de la Celeste.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados