Eurocopa 2016

En el día de Austria, Rooney fue histórico

Europa al ritmo de la clasificación y los goles.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Emoción. Rooney no pudo contener las lágrimas al superar los goles de Bobby Charlton.

Con los partidos disputados ayer se cerró definitivamente la octava fecha de las Eliminatorias de clasificación a la Eurocopa de Francia 2016. La selección que garantizó su presencia este martes, uniéndose a Inglaterra, República Checa e Islandia, fue Austria. Todo después de su contundente victoria por 4-1 como visitante ante Suecia.

Los locales se las prometían muy felices al poder contar finalmente con su estrella y referente, Zlatan Ibrahimovic, que había quedado sentido en el último partido, pero ni la presencia del crack del PSG le sirvió a los suecos para defender su territorio a pesar de que lograra maquillar el resultado en el final, por lo que terminaron perdiendo la segunda plaza de su grupo en beneficio de Rusia, que castigó a Liechtenstein con un 7-0 de visitante; el delantero del Zenit de San Petersburgo, convirtió cuatro de los tantos del partido.

Por su parte, España tomó más ventaja en lo más alto de su grupo al vencer como visitante en Macedonia (0-1), en un partido flojo y aburrido del vigente campeón continental que se decidió con un cómico gol de rebote de Juan Mata.

La selección inglesa, que ya había logrado su clasificación, se impuso de igual forma por 2-0 en Wembley ante una Suiza que deberá seguir luchando en las dos fechas restantes para poder estar en la cita. Los tantos ingleses fueron a cargo de Harry Kane y del capitán, Wayne Rooney, que anotó de penal e hizo historia al llegar a los 50 goles y superar así al legendario Bobby Charlton como máximo goleador de la selección inglesa. Una gesta que hizo emocionarse al propio delantero del Manchester United sobre la cancha.

El gol que San Marino logró 14 años después.

Casi 10 de la segunda mitad en el duelo que enfrenta a Lituania con la humilde San Marino por las Eliminatorias. Los locales van ganando 1-0, algo normal al enfrentar a una de las selecciones más débiles del continente. Matteo Vitaioli es el jugador visitante que golpea un tiro libre frontal que atraviesa la barrera hasta la red. El gol fue festejado como si de una final del Mundial se tratase, con el golero llegando desde su arco y todos los compañeros invadiendo la cancha desde el banco: terminaron perdiendo 2-1, pero hacía 14 años que San Marino no anotaba un gol.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)