COPA LIBERTADORES

Detalles en los que se basó el triunfo de Nacional frente a Alianza Lima

El conjunto tricolor de Gustavo Munúa mejoró, ganó de visitante y fue fiel a la historia copera que lo representa.

El festejo de los jugadores de Nacional tras el triunfo ante Alianza Lima. Foto: EFE
El festejo de los jugadores de Nacional tras el triunfo ante Alianza Lima. Foto: EFE

La cara de Gustavo Munúa era otra. El peso por no haber ganado era parte del pasado. Sí, iban solo tres partidos de la temporada, pero la presión de un equipo grande es mucha. Así lo dejó en evidencia el propio entrenador en sus palabras posteriores al partido frente a Alianza Lima.

“Destaco el compromiso que tuvo el equipo en cada momento. Fue solidario y entendió cómo se debía jugar el partido” explicó el entrenador de Nacional en conferencia de prensa, a la que asistieron los cuatro medios que viajaron y muchísimos periodistas peruano.

Cada uno de los jugadores que pasaba por la zona mixta improvisada se refería a la importancia que tenía el triunfo en sí mismo. “Somos un plantel muy joven. Quizás los más grandes saben cómo cargar con la mochila de que no se den los resultados, pero muchos de los jóvenes están teniendo sus primeros partidos", comentó el siempre atento Guzmán Corujo.

No es fácil para un equipo uruguayo ganar en el exterior. Menos todavía por una competencia de la magnitud de la Copa Libertadores. Y Nacional se ha transformado en un equipo copero, fiel a su historia. No en vano lleva cinco años consecutivos sin perder en los estrenos como visitante en la Libertadores y es el equipo más ganador de visita en la historia de la Copa. Claro, hace varias décadas que le es esquivo levantar el trofeo, pero con estos resultados, al menos, genera expectativa, ilusión.

Nacional ganó porque mejoró en varios aspectos respecto a sus primeras presentaciones en Uruguay. Para empezar, fue la primera vez que no recibió goles en la temporada; siguiendo por la buena tarea del mediocampo y cerrando con la solidez general que tuvo el equipo, aún en los momentos más complicados del juego.

“Era importantísimo ganar. Durante la semana se trabaja de otra forma, el ánimo es distinto, crecemos en confianza y el clima es totalmente distinto. Nosotros estamos a cada momento rindiendo exámenes, pero es mejor hacerlo con la confianza que te dan los triunfos" explicó Munúa.

1

Nacional tuvo seguridad defensvia

Es una excelente noticia el buen rendimiento que tuvo Guzmán Corujo en Lima. El zaguero mejoró teniendo en cuenta sus anteriores actuaciones, se anticipó bien, ganó duelos y creció en confianza. Estuvo bien acompañado por Mathías Laborda, que jugó un partidazo. El juvenil estuvo concentrado y fue impasable en el juego por elevación, en el que generalmente le gano a “Rocky" Balboa, Beto Da Silva y posteriormente a Fede Rodríguez.

2

Los laterales estuvieron compactos

Agustín Oliveros debutó en Nacional sacando una buena calificación pese a que se esguinzó el tobillo en una de las primeras incidencias del juego. “Es un sueño lo que estoy viviendo y todo lo que me ha pasado en poco tiempo” explicó el exjugador de Racing, quién agregó que “me lesioné al principio pero había que seguir". Mathías Suárez también cumplió una buena labor El “Zorrito" marcó bien y por momentos fue al ataque. En el debe: lanzó muchos pelotazos.

3

Neves y Carballo fue la sociedad perfecta

Gabriel Neves y Felipe Carballo se complementaron bien, y al ser ambos de características similares se alternan a la hora de cubrir los espacios, hacer relevos y quedar más atrás en la cancha. Fue el regreso de Neves tras la lesión; el 8 cumplió, aunque en alguna incidencia se lo vio cansado.

4

Los extremos levantaron su nivel

Brian Ocampo y Santiago Rodríguez venían siendo algo cuestionados por los hinchas. Y el jueves a la noche tuvieron buenos rendimientos, uno anotando el gol y generando juego en ataque, y el otro siendo pieza clave para la salida del equipo, para generar peligro y ser importantísimo en el retroceso para defender. Fueron varias las incidencias en la que se vio a Ocampo bajar hasta su área.

5

Thiago Vecino: la máquina del aguante

Thiago Vecino jugó por la lesión de Gonzalo Bergessio y si bien ambos son centrodelanteros, tienen rasgos que los diferencian. Y uno de ellos es la importancia de Vecino en la faz defensiva, porque hubo jugadas en las que acompañó a su rival hasta campo propio y recuperó la pelota. A su vez, fue una máquina de aguantar balones y generar faltas de espaldas al arco.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados