VIDEO

El destino...

El pie de Danilo, torció el rumbo en la Copa.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Chapecoense

Marcos Danilo Padilha tenía 31 años y defendía el arco del Chapecoense desde 2013. Con sus manos, ante Independiente de Avellaneda, y con su pie derecho frente a San Lorenzo, había logrado torcer el rumbo de su equipo en la Copa Sudamericana. Era uno de los héroes de la ciudad.

Danilo, como se le conocía en el fútbol, ya tenía asegurado un lugar en el podio de los ídolos por sus grandes actuaciones y por su carisma, por sus gestos con los hinchas y con la gente.

Él, sin saberlo, estaba cambiando el destino de todos. Primero, con su estupenda actuación en la tanda de penales ante Independiente. La noche del 28 de septiembre, en Chapecó y con estadio colmado, contuvo cuatro penales en la tanda definitoria. Fue clave, decisivo, porque su equipo estaba abajo en el marcador, y contuvo los dos últimos.

Fue ovacionado y levantado por sus compañeros. Danilo lloró de la emoción. El humilde Chapecoense le daba un cachetazo a un histórico como Independiente, y dejaba atrás la notable actuación del arquero uruguayo Martín Campaña, que en esa misma tanda, había atajado dos penales.

Danilo volvió a ser figura en la semifinal. En los dos partidos. Pero su atajada más importante la hizo en el último segundo del encuentro revancha en Chapecó. El cero a cero no se movía, y San Lorenzo se fue arriba desesperadamente en busca del gol y la clasificación. Ya no quedaba nada. Se habían jugado los cuatro minutos adicionados por el árbitro uruguayo Daniel Fedorczuk y en esa última pelota en el área le quedó servida a Marcos Angeleri. El defensa de San Lorenzo le pegó fuerte, y cuando el gol parecía inminente, Danilo, con la punta de su zapato derecho, rechazó la pelota. Ya no hubo más tiempo. El pitazo de Fedorczuk desató la locura. Chapecoense era finalista gracias a Danilo, el arquero héroe de la Copa.


Esa noche, ese 23 de noviembre festejó hasta más no poder con sus compañeros y amigos. Nadie sabía la sorpresa que el destino les tenía reservada...

LA ÚLTIMA CENA.

Martinuccio, gran amigo.

"Fuimos a cenar con la familia de Danilo este viernes como todos los viernes, yo y mi esposa", contó Alejandro Martinuccio en una entrevista con Globo. El argentino reveló que tenía una gran relación con el arquero y que hablaron del buen momento por el que pasaban. "Conversamos que teníamos que aprovechar", dijo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados