RAMPLA JUNIORS

Después del triunfo, el vestuario rojiverde fue una fiesta

La alegría de la victoria conseguida por los jugadores picapiedras en la cancha también se trasladó al camarín.

Celebración de Rampla tras la imposición en el clásico ante Cerro
Celebración de Rampla tras la imposición en el clásico ante Cerro. Foto: Gerardo Pérez

Fin de una racha negativa. Victoria motivante frente al adversario de todas las horas y con un buen juego. Un golazo para recordar eternamente y una fiesta interminable en la cancha y también en el vestuario.

Rampla Juniors le ganó el clásico de la Villa a Cerro y la alegría no tuvo fin. Porque después de celebrar con entusiasmo en el césped del Estadio Olímpico, la locura se desató en el camarín. "¡Ohhh, vamo' picapieeeee, picapieeee, picapieee, vamo' piecapiee!"

Lo tenían merecido por el esfuerzo y por el 2-0 logrado con inteligencia y capacidad. Para terminar con 33 años sin celebraciones en su cancha. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)