MARTÍN Ligüera

"Si se despierta, te hace daño"

Es el titiritero de Fénix y el técnico de Peñarol lo sabe. Por algo, reconoció en conferencia de prensa, que había que tener mucho cuidado con el enganche albivioleta. “Voy a tratar de encontrar esos espacios que Pablo no quiere que encuentre. Je”, dijo Martín Ligüera.“Que Forlán se acostumbre es solo cuestión de tiempo, la categoría que tiene es innegable”

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Martin Liguera

—No podían llegar mejor al partido del sábado, ¿verdad?

—Estamos muy contentos por como arrancamos el campeonato. Siempre es importante para un equipo chico. Y el objetivo nuestro es no sufrir en las últimas fechas como en el torneo pasado. Y este arranque nos permite cierta tranquilidad. Y confianza para afrontar lo que se viene.

—A propósito de lo que se viene, ¿es mejor enfrentar a Peñarol ahora después de una derrota?

—Los equipos grandes a veces arrancan mal y crean dudas en el ambiente, pero son equipos que si se despiertan te hacen daño en cualquier momento. Y después es bravo pararlos. Nosotros tenemos que repetir lo que hemos hecho en estos tres partidos pero sabiendo que vamos a enfrentar a un rival con mucha categoría con jugadores que pueden desequilibrar en cualquier momento.

—¿Hay que tratar de que no se despierte, entonces?

—Exactamente, tratar de achicar el margen de error sabiendo que Peñarol es muy bueno individualmente.

—Pero a veces con eso no alcanza, ¿ha visto a Peñarol?

—Sí, sí, claro. Si bien no ha logrado los puntos que debe lograr un grande, si el otro día hubiera ganado quedaba primero. Y esto recién empieza. El problema es que hay tanta presión hoy en el fútbol que te obliga a ganar cada fin de semana. Hay una aceleración impresionante. Mucha manija y se crea una bomba. Porque insisto, si Peñarol ganaba quedaba puntero. Es verdad que no ha desplegado el fútbol que puede, pero con los jugadores que tiene hay que respetarlo en cada momento.

—Volver a insertarse en el fútbol uruguayo no es sencillo, usted que lo ha pasado varias veces, ¿cree que a Forlán le está costando?

—Es difícil porque hay muy pocos espacios. Y Diego, obviamente, estaba acostumbrado a otro tipo de campo mucho más rápido. Son pequeños detalles, pero a jugadores de tanta sensibilidad con la pelota, les cuesta. Vos ves a Iniesta en el Barcelona y cuando juega en una cancha que no está como él pretende, le cuestan los controles. Pasó en el mundial, porque en Brasil los campos son otros y a España le costó la tenencia. Creo que a Diego le está pasando eso, pero es cuestión de tiempo porque la categoría que tiene es innegable.

—A los equipos de Rosario Martínez se los suele rotular como defensivos, pero este Fénix no lo parece, ¿cómo lo definiría?

—En el medio tenemos jugadores con llegada, como Schetino, Papa y Ferro. Y nosotros, con Maxi (Pérez) y Cavallini tenemos la libertad de crear y buscar situaciones de gol. Lo que sí es cierto es que lo primero para Fénix es tener una defensa sólida. Sabemos a lo que jugamos y estamos convencidos.

—Bengoechea dijo que había que tener mucho cuidado con usted.

—Primero que nada agradecido a las palabras de Pablo, voy a tratar de encontrar esos espacios que él no quiere que encuentre para meter alguna pelota de gol. Je. Va a ser difícil, pero voy a tratar de aprovecharlos.

—Volvió a Uruguay por un tema familiar y al final se quedó, ¿está contento en Fénix?

—Estoy disfrutando de mi vuelta. No es como estar en Nacional o en Peñarol, pero en Fénix no nos falta nada. Es un equipo que tendría que poner la mira un poquito más alta, porque tenemos todo para trabajar bien. Pero lamentablemente, a veces no se dan los resultados. Estoy contento. En este período de pases tuve un par de propuestas, pero decidí quedarme en Fénix. Mover a toda la familia no compensaba. Estoy disfrutando y tratando de hacer buenos partidos para retribuirle a la gente de Fénix que me trata siempre con mucho cariño. Fue así en mi primer pasaje por el club y ahora también. Les estoy muy agradecido.

CON PEÑAROL.

"Ya no es especial".

Martín Ligüera tiene 34 años y defendió 12 camisetas en su carrera (con la salvedad de que jugó en tres diferentes oportunidades en Nacional y otras dos en Fénix). "Jugar contra Peñarol ya no tiene un significado especial para mí. Soy hincha de Nacional, pero estoy muy metido en Fénix. Tanto la primera vez que llegué al club desde Defensor Sporting, como esta última en que me tuve que volver de apuro de Brasil por un problema con uno de mis hijos, Fénix siempre me abrió las puertas. Me siento parte del club", dijo el papá de Felipe y Nicolás.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)