SELECCIÓN

Despegue complicado

Adentro, y afuera de la cancha, los celestes tienen que cambiar la pisada.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Práctica celeste

La delegación uruguaya vivió un interminable viaje desde Phoenix a Filadelfia. Ya de por sí le esperaba una larga travesía de más de cuatro horas en el aire, pero la salida se demoró más de lo previsto y en vez de despegar a las 17.30 horas, los celestes se fueron a las 22.00. Nadie imaginó que en una Copa América organizada por Estados Unidos se pudiese tener tanta espera. Y la justificación fue peor que la demora: "hay que cambiar un chip en la computadora de navegación de la aeronave". Ni siquiera la protesta de Wilmar Valdez logró que se cambiase de aparato y hubo que esperar a que se reparara el desperfecto.

Recién cerca de las 22.00 horas se logró despegar, con los nervios de punta claro, por lo delicado del tema. por eso el arribo fue en la madrugada de Filadelfia.

Primero fue el Himno de Chile, después el desperfecto en el avión y no hubo posibilidad de cambiar de aeronave, temas que, obviamente, se tendrán en cuenta en la Conmebol a la hora de votar por esa famosa Copa en Estados Unidos cada cuatro años.

Tras el arribo, el plantel descansó y se comenzó a delinear lo que será el factible equipo de mañana para enfrentar a Venezuela (a las 20.30 de Uruguay).

Se hizo un entrenamiento en las instalaciones de la Universidad de Pennsylvania en donde no hubo mucho para observar, sólo quedó la sensación que el "Tata" estará en cancha en lugar de Vecino, y que Gastón Ramírez puede ganarse un lugar en el equipo por Nico Lodeiro.

¿Cambia el once y la figura?

No hay confirmación oficial, obviamente, sólo especulaciones respecto a lo que podrá hacer Tabárez de cara al encuentro ante Venezuela, donde Uruguay necesita abrochar una victoria para mantener chances de clasificar a la siguiente ronda de la Copa América Centenario. Vecino no estará por haber sido expulsado, y allí surje el nombre de Álvaro González. El resto del equipo tendría sólo dos variantes más, la de Gastón Ramírez por Lodeiro y la de Stuani por Rolan. Uruguay saldría con cuatro en el fondo, tres en el medio, un enganche y dos delanteros.

1 - UNO MENOS.

Matías Vecino no podrá estar ante Venezuela por haber sido expulsado.

Matías Vecino vio la tarjeta roja ante México por lo que estará ausente en el juego de mañana frente a Venezuela. El volante de la Fiorentina, que se había ganado un lugar en el equipo, se perderá el juego y obliga al maestro Tabárez a realizar una variante en el mediocampo, y quizás, también, una nueva figura táctica para el choque ante la vinotinto.

2 - EL COMODÍN.

Álvaro González siempre rinde y estaría en el medio ante la vinotinto.

Álvaro González es el comodín del cuerpo técnico. Ha jugado de lateral, de doble cinco, de volante por afuera (tanto por derecha como izquierda) y ha rendido de gran forma. Es una fija prácticamente para el encuentro de mañana ante los venezolanos, y quizás también, para el partido que cerrará el grupo C ante la selección de Jamaica.

3 - UN ENGANCHE.

Gastón Ramírez tiene chances de integrar el once de los celestes.

Ingresó en el tramo final del encuentro ante México y eso demostró, a las claras, que es una de las variantes con las que cuenta el maestro Tabárez. El bajo rendimiento de ‘Nico’ Lodeiro (visiblemente preocupado y muy cuidado por su lesión) quizás le abra una puerta para integrar el equipo titular de mañana. Sería una chance como enganche.

4 - OTRO SOCIO.

Christian Stuani puede ser un acompañante ideal para ‘Edi’ Cavani.

Está ahí, en las gateras, y como él mismo lo dijo en la conferencia de prensa, “con ganas de meterme en el equipo”. Y está en pleno rodaje, con fútbol, pasando por un gran momento. Rolan no anduvo, Abel Hernández tampoco, y Stuani siempre ha sido importante cuando le tocó compartir dupla ofensiva con Edinson Cavani. Es otra variante. ¿Se dará?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)