ELIMINATORIAS

Despedida a los celestes

Jugadores y técnicos se fueron a Recife en medio del cariño de los hinchas que se acercaron a Carrasco.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Aplausos. Los que recibió el conductor Óscar Tabárez. Foto: Marcelo Bonjour

La selección viajó a Brasil en medio del cariño de la gente, como suele suceder. La presencia de Luis Suárez, que vuelve tras dos años de ausencia, aumentó la euforia de los hinchas. Muchos niños aprovecharon las vacaciones para acercarse al aeropuerto ilusionados con ver de cerca al crack de Barcelona. Algunos tuvieron suerte.

El "Pistolero" se detuvo varias veces durante su trayecto hacia el embarque para firmar autógrafos o sacarse fotos, siempre con los más pequeños.

Los hinchas aguzaron su ingenio para demostrarle su cariño al salteño: camisetas confeccionadas especialmente con el rostro del delantero, cartulinas hechas en casa con dibujos y hasta un caballero vestido de gaucho con sombrero y poncho celestes.

Cuando el técnico Oscar Tabárez descendió del ómnibus, la gente comenzó a aplaudir. Y desde uno de los kioscos del aeropuerto comenzó a sonar una canción alusiva a la Celeste.

Pero todos los jugadores recibieron el aliento de los hinchas. Y respondieron con firmas, fotos, chocando las manos al pasar o simplemente con una gran sonrisa. "Todavía no se ha dicho nada sobre quién será el capitán. Hay muchos jugadores que pueden llevar la cinta. Si me llega a tocar sería un gran orgullo", dijo Egidio Arévalo Ríos.

"Ganarle a Brasil sería lo ideal, pero sabemos que va a ser un partido complicado. La clave pasa por estar tranquilos y no desesperarnos", afirmó el "Cacha", en medio de la gente que deliraba con la cercanía de los futbolistas.

"Tenemos que estar juntos siempre, no desesperarnos ni quedar mal parados", agregó sobre cómo encarar el partido de mañana en Recife.

Sebastián Coates viajó esta vez sabiendo que va a ser titular y también que deberá liderar la defensa. "Con los que me toque jugar no hay problema porque ya nos conocemos. Todos hemos pasado por el proceso y eso es una ventaja", dijo el defensa. "Victorino me ayudó mucho cuando yo debuté y ahora volvemos a encontrarnos", agregó el zaguero del Sporting de Lisboa sobre quien jugará junto a él.

"Más allá de la calidad de los jugadores de Brasil, que son muy buenos, tenemos que enfocarnos en nosotros. Y tratar de manejar el partido", agregó Coates. "¡Vamo arriba, Seba!", fue lo último que escuchó antes de embarcar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)