El análisis

Despacito por las piedras

Dos fechas del Torneo Clausura han dado para que se instalara un pensamiento generalizado: Peñarol y Nacional son la antítesis de lo que fueron en el Torneo Apertura pasado; y es cierto, los resultados "cantan". Sin embargo, el juicio parece superficial; además de apresurado.

Por el lado de Peñarol, lo dijo Bengoechea luego del 4-1 a Juventud: "Como en el primer partido, el score fue muy amplio, el juego fue mucho más parejo que el resultado".

Por el otro lado, hay aspectos que tienen que ver con Nacional, pero no con su funcionamiento, como que faltó Munúa, quien no en vano tuvo cero falta y gran eficacia durante todo 2014 en la actividad de entrecasa; y también otros referidos a los rivales: este Defensor con el que Nacional salió 0-0 en un partidazo, no es el que fue goleado en su debut en el Torneo Apertura, donde por algo "terminó en la noche callada"; y en la vez anterior Sud América aguantó el 0-0 hasta los 74 y en la incidencia del gol no estuvo muy bien Irazún, que ahora fue una de las figuras de la cancha. Así que, para uno y otro vale aquello de que "ni tan tan", "ni muy muy". Al menos, hoy. Despacio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)