CAMPEONATO URUGUAYO

Los 10 desafíos que tendrá Gustavo Munúa en el 2020 al frente de Nacional

Tiene que jugar un fútbol moderno, proyectar juveniles, salir campeón uruguayo y realizar una buena Copa Libertadores. 

Gustavo Munúa en su anterior pasaje como entrenador de Nacional.
Gustavo Munúa en su anterior pasaje como entrenador de Nacional.

Después de abiertas las puertas de la casa, de resaltar sus aptitudes con palabras elogiosas como si se entregase una especie de alfombra roja para darle la bienvenida, desde este lunes 6 de enero Gustavo Munúa ingresa en el mundo real. Ahora, con el transcurso de las jornadas futboleras, se verá obligado a cumplir con una especie de decálogo de normas para que su actuación sea apreciada y merecedora de afrontar los dos años de contrato prometidos para lograr su regreso.

Así son las cosas, y ya quedó claro hasta en la propia negociación entablada para concretar su retorno desde España. De un lado se buscaba de alguna forma encontrar una seguridad mayor que garantice el respaldo por dos temporadas y del otro se estableció que por encima de la confianza que se le tiene no hay manera de cambiar el mundo fútbol: sin resultados positivos el vínculo se corta. Es así en Uruguay, en España, en Italia y en cualquier otra parte del planeta.

Así que, con las cartas vistas, y tomando como referencia varios de los aspectos que engrosaron la catarata de virtudes que se le ponderaron al nuevo conductor de Nacional, queda claro que estará bajo la lupa. Y, quizás, mucho más que algún antecesor porque se considera que está en condiciones de elevar el listón.

Es obvio que no están escritas, pero no hay dirigente o hincha de Nacional que no aguarde con gran expectativa que Munúa supere con creces los desafíos. Esto es lo que le espera desde hoy, cuando sea presentado en Los Céspedes.

1) FÚTBOL MODERNO.
El nombre de Gustavo Munúa estuvo siempre en la consideración de algunos dirigentes tricolores e incluso antes de que Álvaro Gutiérrez fuese elegido como entrenador para sacar al equipo del pozo en el que se encontraba tras el mal inicio de Eduardo Domínguez. En aquel momento no fue posible, pero se lo consideraba un técnico capaz de lograr que Nacional juegue un fútbol intenso, veloz y muy cercano a la forma en la que se juega en las grandes ligas. Primer gran reto: jugar un fútbol diferente al que se ve en Uruguay.

2) UN PLANTEL COMPETITIVO.
Su pasado en Nacional, especialmente por la buena participación que tuvo en la Copa Libertadores, también jugó un papel preponderante en su elección. Otro aspecto ineludible: Munúa tendrá que armar un equipo que esté a la altura del reto de la Copa Libertadores. Lo que se quiere es que Nacional gane reconocimiento.

3) LOS JUVENILES.
El DT sabe que este punto es prioritario como consecuencia de la realidad económica que vive Nacional. Si bien es otro argumento por lo que saca ventaja con relación a sus colegas, en esta ocasión se espera que Munúa se convierta en la piedra fundamental que permita una verdadera explosión de varios valores de las formativas. La forma en la que los irá acoplando al once es otro tema de enorme gravitación para el futuro.

El fútbol atildado es una de las referencias de Gustavo Munúa. Foto: Archivo El País.
El fútbol atildado es una de las referencias de Gustavo Munúa. Foto: Archivo El País.

4) TRABAJO Y ANÁLISIS.
Se espera que además de poner el foco en el plantel principal, que el técnico haga un seguimiento especial en las formativas del club y que, incluso, colabore decididamente con la Tercera división. La dirigencia de Nacional quiere que Munúa, por su forma de ver el fútbol y sus años en Europa, aporte conocimiento y ayude a formar a jugadores y a otros técnicos.

5) CAMPEONATO URUGUAYO.
Sí, eso es básico. Munúa tendrá que salir campeón uruguayo, aunque va a trabajar con tranquilidad, porque se lo va a esperar. Hay certeza de que su estilo es el indicado o el preferido, pero también aceptación de que la puesta a punto va a demandar mucho trabajo y entendimiento de los jugadores. Un comienzo dubitativo no modificará la línea trazada por los dirigentes, pero es clarísimo que la permanencia dependerá de la obtención de los resultados.

6) LA EXPERIENCIA. 
Un aspecto también fundamental en los desafíos que tiene por delante Munúa es el de demostrar que pudo capitalizar la experiencia adquirida. Entre otras cosas, que aquellos errores del pasado que pudieron costar algún partido o que lo alejó del éxito en el Campeonato Uruguayo esta vez no aflorarán. Ejemplo: demasiados cambios en una oncena, determinación para cerrar partidos aunque haya que dejar de lado alguna idea inicial.

Gustavo Munúa, entrenador de Nacional. Foto: AFP
Gustavo Munúa, entrenador de Nacional. Foto: AFP

7) EL RELACIONAMIENTO.
El primer paso sobre este punto ya fue dado, porque Gustavo Munúa e Iván Alonso hablaron en extenso para superar diferencias del pasado. Ambos pusieron a Nacional por delante y se comprometieron a forjar una línea de trabajo que mire siempre los intereses del club. El buen funcionamiento que tenga la sociedad de las gerencias deportivas con el cuerpo técnico es otro tema a cuidar de aquí al futuro.

8) LAS ELECCIONES. 
Munúa tendrá la última palabra en la elección de los futbolistas que puedan llegar al club. O sea, el acierto que tenga por su buen ojo es también un desafío a cumplir. En principio, el DT ya sabe que la idea inicial de la dirigencia es la de resolver el tema contrataciones en este período y no tener que modificar nada en junio porque los contratos se hacen por un año. Decisiones correctas son otro punto clave y otro reto más para el técnico tricolor.

9) ENTRENAMIENTOS.
Por encima del conocimiento que se tiene de la forma en la que trabaja Munúa, elogiado en grado sumo por jugadores que estuvieron bajo su dirección por la intensidad y dedicación de las tareas, se aguarda que existan muchos trabajos específicos para fortalecer los atributos de algunos jugadores jóvenes y para mejorar algunas debilidades. Ese aporte también colaborará para que el proyecto llegue a buen puerto.

10) LA INTEGRACIÓN. 
La idea de lograr una identidad firme en el club no pasa exclusivamente por la apuesta futbolística. Las áreas de comunicación y marketing necesitan de la colaboración de jugadores y técnicos para fortalecer el relacionamiento con los hinchas y socios. Puede parece un aspecto menor cuando lo que se busca es salir campeón, pero un proyecto institucional demanda otras acciones. El reto está en aceptar que se necesita un ida y vuelta especial.

Gustavo Munúa. Foto: Francisco Flores.
Gustavo Munúa. Foto: Francisco Flores.

Estos puntos no están escritos, pero es un hecho que formarán parte del exhaustivo análisis al que se someterá Munúa en este segundo ciclo como técnico de Nacional.

Las palabras de bienvenidas podrán embellecer su pasado y su pertenencia con el club, quizás hasta acercarlo a un lugar de privilegio, pero no hay vuelta. Lo único que consolidará su actuación es que en el camino no aparezca ningún reproche por etapas no cumplidas. Desde hoy, Munúa entra en el mundo real.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados