España

El desafío a la lógica

Menudo como ha sido siempre, pálido por naturaleza, hijo del patio del colegio de Fuentealbilla y del Bar Luján, Iniesta siempre ha cabido en un trozo muy pequeño de campo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Andrés Iniesta. Foto: Archivo El País.

La memoria colectiva ni siquiera recuerda su célebre partido como medio centro en Lisboa, aquel que acabó 0-0, sino que solo retiene sus exquisitos regates como falso extremo, sus delicadas paredes con Ronaldinho o Messi o sus goles en Stamford Bridge y Johanesburgo.

La sensación es que era un futbolista de recorrido corto, un volante desequilibrante, frágil y de esfuerzos medidos, de bellos detalles más que de grandes partidos, de apoyos, el juego del toco y me voy para volver a recibir, siempre asociado a una baldosa. Hasta que el martes se embarcó en una jugada fuera de catálogo contra el PSG. Luis Enrique le ha alargado la cancha 15 metros, como anunció Valdano, e Iniesta se la recorrió de área a área con la elegancia de un bailarín y el bisturí de un forense, para habilitar a Neymar.

La jugada era gol o gol, por la conducción, por los quiebros y cambios de ritmo con que Iniesta sorteó a Cabaye, Cavani, Verrati y Marquinhos, por su determinación desde que tomó la pelota, se dio la vuelta y trazó su carrera campo a través hasta Neymar. La hinchada rompió a aplaudir y coreó largamente el nombre de Iniesta, hoy un jugador más completo e intenso, más sabio e igualmente artista, felizmente recuperado para la causa, preocupado como estaba el barcelonismo por su extravío.

Iniesta simboliza la esencia del fútbol del Barça. Aunque los goles los marcan los tres pepinos, como denomina Piqué a Messi, Neymar y Suárez, el juego fluye cuando el partido lo procesan los centrocampistas.

La presencia de los medios garantiza el estilo, reconcilia al equipo con su historia más gloriosa, y las aportaciones del DT son capitales para aumentar su competitividad, empeorar a rivales como PSG y City y mejorar la lectura de los partidos, como se advirtió el martes, una jornada rica en registros y tiempos de juego: el toque, paciente o rápido, alternó con las transiciones y siempre que fue posible se impuso el ataque corto y veloz. La mezcla funcionó tan bien que Alves no metió la pata, sino que jugó de manera excelente, y Messi se quitó de en medio, pareció uno más, convencido de que no le tocaba intervenir, solidario con Iniesta. Y es que su jugada expresa la fusión Luis Enrique-Barça, decisiva para poder aspirar a ganar títulos.

INIESTA

No es jugador de números.

Iniesta nunca fue un futbolista de grandes registros. Esta temporada lleva 3 goles y 5 asistencias. Ninguno de ellos logrado en la Liga.

Ídolo español para siempre.

Su gol en la final de Sudáfrica hizo que, desde entonces, sea ovacionado en todas las canchas españolas en las que juega. Sí, también en el Santiago Bernabeu de Madrid.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados