MALDONADO

El desafío de Juan Pablo Sorín: Nacional, River y el fútbol femenino

A diez años de haber dejado de jugar, el excapitán de Argentina se dedica a la comunicación y producción. Y también a las causas más nobles.

Juan Pablo Sorín en Punta del Este
Foto: Ricardo Figueredo

Juan Pablo Sorín vive en el Este de Uruguay hace dos años. Hace 10 que dejó de jugar y trabaja en comunicación y producción. Ya antes de convertirse en un jugador profesional había hecho un curso de periodismo. En realidad su gran interés eran las letras, pero con su carrera de futbolista de elite era difícil pasarse noches enteras leyendo o escribiendo. Al otro día había que entrenar.

En este momento colabora en la organización del partido que Nacional y River Plate jugarán el próximo sábado en el estadio Domingo Burgueño Miguel de Maldonado y que organiza la productora Art for Sports, aunque Sorín, gran defensor del fútbol femenino y los derechos de las mujeres, enseguida corrige. “Los partidos entre Nacional y River”. Es que el evento incluye un encuentro entre los equipos femeninos de ambos clubes y eso lo entusiasma mucho.

“Yo vengo peleando hace mucho por el fútbol femenino, por la igualdad y los derechos de las chicas para que puedan jugar al fútbol en cualquier lugar del mundo. Más allá de la batalla local en Argentina y de las relaciones afectivas con mi país y con la lucha que están llevando las chicas allá hace años. Entonces estos partidos vienen bien para sacudir un poco las estructuras”, dijo.

Para Sorín el crecimiento del fútbol femenino no pasa tanto por la imposición de la FIFA y Conmebol a sus federaciones, sino por el sueño de las mujeres de jugar. “Esto nace del espíritu más amateur; del sueño de cada chica de querer jugar y de la historia de cada una de ellas -que son espectaculares y muy duras- por haber sido discriminadas y maltratadas, pero no por eso dejaron de buscar su espacio; de la lucha de las pioneras. Hay un montón de ejemplos de compañeras jugadoras que lo han conseguido. Y ahora, por suerte, está esta determinación de la Conmebol y de la FIFA y que las federaciones la escucharon. Pero primero se debería escuchar el pedido de ellas, porque creo que nace en las mujeres y ellas generaron este cambio, con el apoyo de varios de nosotros en diferentes partes del mundo, que aprovechando nuestra experiencia y nuestra fuerza popular pudimos darles una mano”, reconoció.

“Por suerte estamos en un momento de cambio que recién arranca. Esta revolución feminista no sólo en el fútbol, en todos los aspectos de la vida. Y me pone muy contento poder ayudarlas, desde un consejo, una contención, desde una charla motivacional y también desde este lugar. De organizar este torneo de verano, que intenta que Punta del Este sea uno de los focos del fútbol de verano. Y que el primer partido sea femenino no es casualidad ni es moda, es la construcción de una lucha”, añadió quien también es embajador de National Geographic para América Latina y colabora en la lucha por salvaguardar el planeta.

Otra cabeza.

A poco de dejar de jugar arrancó en Brasil con un programa hecho solo por futbolistas y que desde que se inició fue elegido como el mejor por los jugadores: “Reseña en ESPN”, realizado por Elis, su productora. Luego hizo “Se juega en casa”, una mezcla de dos pasiones: fútbol y música. Allí Sorín entrevista a músicos tanto en su casa como en la de los artistas. “Surgen diálogos y relaciones humanas increíbles”. Además ha creado otros formatos y es comentarista de fútbol tanto en ESPN como en otras televisoras del mundo.

La mayoría de los jugadores deciden ser técnicos o empresarios cuando se retiran. Sorín no, quizá porque tiene otra cabeza. “Estudié periodismo antes de ser profesional del fútbol. Lo hice porque no podía estudiar letras, de lo que soy un apasionado. Pero para un futbolista quedarse hasta altas horas de la noche leyendo o escribiendo no es bueno. Hice radio y escribí para revistas mientras jugaba. Siempre la comunicación y la creatividad estuvieron presentes en mi vida y luego con mi mujer, Sol Alac, le dimos forma con la productora Elis”, explicó.

Ser empresario futbolístico fue una posibilidad considerada al principio por el exlateral, pero no tardó en darse cuenta que no servía para el asunto. “No era para mí. Ni mi lugar. Siempre he sido muy trasparente y frontal y en ese mundo hay que manejarse de otra manera. Sentí que podía perder la imagen que había construido, más allá de lo que podía ganar en lo material”.

A una década de haber dejado de jugar, repasó su exitosa carrera donde defendió equipos de Italia, España, Francia, Alemania y Brasil. Pero se quedó con los momentos en que tuvo la albiceleste en el pecho. “Haber sido el capitán de la selección mayor de Argentina y de la Sub 20 que fue campeona del mundo en Catar, fue un gran orgullo. Momentos y sensaciones únicos. Más allá de una carrera de mucha felicidad durante 15 años y momentos alucinantes con aquel River Plate inolvidable de 1996 al 1999. Y siendo argentino, haber sido ídolo en Brasil y abriendo puertas para otros futbolistas argentinos, fue un gran logro. Hay un montón de momentos en mi carrera: la época del Villarreal, del PSG, el privilegio de haber jugado en Barcelona y haber pasado por la Liga italiana. Conquistas, títulos, pero sobre todo el haber sido siempre muy feliz y haberme divertido mucho con el fútbol, una pasión que sigue presente”, explicó quien siempre que puede se mete en algún picadito o juega algún amistoso. Aunque sus actividades no le permiten entrenar como quisiera.

Cicatrices.

Obvio que como en la vida, en el fútbol también hay sinsabores. Y la carrera de Sorín no fue la excepción. “Hay cicatrices y dolores que te quedan para siempre, como finales perdidas, pero de eso también se aprende. Quizás el dolor más grande fue no haber conseguido el título con la mayor de Argentina en la Copa América del 2004 a pesar de haber estado tan cerca. O en el Mundial 2006, donde teníamos un equipazo, jugadores talentosos y una convivencia espectacular. Son esos dolores que te llevás, pero contrariamente a lo que muchos piensan, no hay que olvidarlos. Sirven para aprender. También de las victorias se aprende mucho: cuando llegás a tu mejor versión es cuando más tenés que cuidarte para mantener el nivel y poder sentir esa felicidad que te da el fútbol. Porque hay mucho de autoboicot en el deportista. Hay que cuidarse más que nunca y mantener los pies en la tierra para saber que de repente ganaste un título, pero al otro día tenés que seguir peleando por lo que viene. Son análisis que uno hace a 10 años de retirarse. Je. Pero también cosas que siempre tuve claras”.

Muñeco.

Fue compañero de Marcelo Gallardo y lo conoce muy bien. Por eso no le extraña su éxito. “Siempre fue estratega en todo lo que hizo en la vida. Lo conocí enfrentándolo cuando éramos muy chiquitos. Y lo sufrí. River Plate le ganó a Argentinos 1 a 0 con un gol suyo. Era chiquito y ya se destacaba. Luego nos hicimos amigos al ser compañeros en River Plate y la selección. Siempre tuvo mucho coraje para jugar. Siempre quería la pelota, nunca se escondía. De repente tenía grandes jugadores adelante, pero siempre encontraba la posibilidad de tener minutos, de jugar y de ser determinante. Siempre vio muy bien el fútbol. Me pone muy feliz todo lo que está viviendo y ojalá no tenga techo”.

copa Desafío

Descuentos para socios de Nacional, River y Club El País

La venta anticipada de entradas, cuyos precios van desde los 800 pesos, se realiza a través de RED UTS, Redpagos, Tienda Inglesa y www.reduts.com.uy. Las tarjetas BBVA-Nacional tienen un 20% de descuento en los puntos de venta. Los socios de Nacional y River recibirán hasta 15% de descuento (hasta dos tickets por socio), acumulable con la promoción.

También hay beneficios para los socios del Club El País: 2x1 en tribunas y plateas.

El encuentro Nacional-River es organizado por la firma Art for Sports y auspiciado por la Intendencia de Maldonado.

Podría tener un presente como el del “Muñeco” Gallardo, pero ser técnico no le quita el sueño, al menos por ahora. “La pasión por ser entrenador tiene que superar cualquier otra cosa que estés haciendo, incluso la de ser futbolista. Hay un mundo del que hay que hacerse cargo: jugadores, un grupo, gente, hinchas. Si en algún momento siento esa pasión enorme, lo llevaré a cabo. Haré el curso y después dependerá; te puede ir bien o no. Pero por ahora soy 100% productor, creador de formatos y me gusta organizar eventos y sobre todo luchar por las buenas causas. Así como jugaba, trabajo ahora: dejando todo para buscar la excelencia”, aseguró.

Valores.

Estar cerca de la gente siempre fue importante para Sorín, por eso el torneo que se llevará a cabo en el Campus de Maldonado es mucho más que fútbol. “Punta del Este ha sido tratado de elitista y pasan un montón de cosas que tienen que ver con el glamour, por eso queremos traer otros valores al torneo. El fútbol femenino, la igualdad, la inclusión, la educación, la cultura, la pasión por el deporte, el fútbol infantil. No queremos que sea solo un torneo superficial, sino que la gente participe en las actividades que se van a realizar alrededor de esos dos partidos que se jugarán ese fin de semana. Que se lleven un mensaje, que se puedan quedar pensando sobre lo que se habló en una charla o lo que sucedió en una limpieza de playas. Ojalá que la Copa Desafío sea mucho más que un partido de fútbol”.

Juan Pablo Sorín y Sol Alac en Uruguay
Sol Alac y Juan Pablo Sorín. Alac presentó Eyddos, la colección de ropa confortable.  Foto: Ricardo Figueredo
En el Este

Juan Pablo, Sol y Elisabetta viven por acá

“Soy un hombre del mundo, pero hace dos años que vivo en Uruguay y estoy feliz. El ritmo de vida es otro. Estoy contento”, explicó sobre la vida que lleva en el este del país junto a su mujer, la artista Sol Alac.

Elisabetta, la hija de ambos de 10 años, también disfruta de la vida de este lado del charco. La pequeña le dio el nombre a la productora de sus padres.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)