FÚTBOL INTERNACIONAL

Otra derrota culé

Barcelona volvió a perder, esta vez por 2-1 de local ante Valencia, y el Atlético lo alcanzó en la tabla, aunque los culés siguen por delante por el "goal-average". El Barça fue superior pero se encontró con un inspirado Diego Alves en el arco visitante. Mirá los goles.

"Volveremos a vencer”, decía una bandera que se desplegó detrás de uno de los arcos del Camp Nou apenas comenzó el partido. Una consigna impensable para un equipo como el Barcelona que hace unas semanas sólo batía récords. La tercera caída consecutiva en la Liga, esta vez ante el Valencia (2-1), agravó la crisis y la intensidad de las preguntas de los aficionados y de la prensa buscando respuestas a la racha negativa del equipo culé. La sequía del Barcelona trae consigo el peligro de perder el título que parecía seguro después de una ventaja enorme sobre los equipos madrileños y que Luis Suárez se haya rezagado en las aspiraciones de conseguir el Pichichi y el Balón de Oro.

El Valencia tuvo una contundencia que a los culés les falta desde hace varios partidos. Atacó pocas veces en la primera etapa y consiguió dos goles (Rakitic en contra a los 18 y Santi Mina a los 45). Pudo haber ampliado su ventaja si hubiera mantenido esa puntería, cuando en el segundo tiempo el Barça se lanzó por la remontada.

Impulsados por la hinchada, Mascherano, Piqué y Suárez simbolizaron en distintos momentos la intensidad que había que ponerle a este partido. El argentino se agigantó salvando contragolpes de los valencianos y empujando al equipo. Suárez no tuvo suerte a la hora de definir, pero se las arregló constantemente para buscar la oportunidad. “Hay que acompañar a Suárez”, reclamaba en el palco de prensa el comentarista catalán. “Es el que le da intensidad y profundidad, pero necesita alguien que le apoye en la segunda línea”. Neymar estuvo de nuevo enredado, ofuscado. Embelesado con sus regates, perdió 11 veces la pelota.

Messi acertó finalmente su gol 500. Empezó siendo la esperanza de la remontada, pero luego su tanto de poco sirvió. Dani Alves vio el partido desde la banca después de una semana con polémica por un mensaje en las redes, pero otro brasileño con el mismo apellido fue el héroe de la noche y el responsable de la nueva tragedia culé. El cuidavallas del Valencia atajó todo y prolongó la mala liga del tridente. Tuvo dos mano a mano con Messi y luego se estiró cuanto pudo para sacar un gran remate de Rakitic que buscaba la revancha de su autogol.

En el primer tiempo, y cuando el Barcelona atacaba en todos los frentes, Luis Suárez levantó sobre el horizontal un cabezazo, después de una peinada de Mascherano. Estaba a un paso de la línea y no pudo bajarla. Terminó en el suelo, dentro del arco, lamentándose por la oportunidad perdida. Es la imagen que sintetiza el partido, que empezó de día y terminó de noche, una oscuridad que los culés no quieren que se prolongue.

El miércoles visitará al Dépor. Ahora sí que ya no hay margen de error porque, como dicen en la jerga turfística, “caballo que alcanza, gana”. El Atlético ha hecho los deberes muy bien. Y el Real Madrid, también.

Suárez y Neymar en Barcelona-Valencia. Foto: AFP.
Suárez y Neymar en Barcelona-Valencia. Foto: AFP.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)