¿QUÉ ES DE TU VIDA?

"Dejé de jugar a los 42; me cansó pasar de un club a otro"

Juan Morán. Peñarol, Liverpool, Nacional, River Plate, Cerro y Rampla Jrs. son algunos de los clubes que formaron parte de la carrera de un lateral con zurda formidable. Hoy, sigue en el fútbol pero como entrenador en el Interior del país. Fue Campeón con el negriazul y el “picapiedra” en el ascenso.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Archivo El País

- ¿Estás alejado del fútbol?

- Sí y no. De alguna manera continúo con mi pasión. Pero como no terminé todavía el curso de entrenador, cuesta reinsertarse. Fui ayudante de campo de Julio Fuentes en Sud América. Vivimos momentos muy lindos, porque logramos que el equipo plasmara en cancha lo que pretendíamos. Hicimos, creo yo, una buena campaña, y recibimos elogios por la propuesta futbolística. Después de ahí, me fui a dirigir al Interior y ahora dirijo al Seminario en la Liga Universitaria. Como para seguir dándome un gustito en el fútbol. Cuando me den los tiempos, terminaré el curso....

- ¿A qué edad decidiste ‘colgar los botines’?

- Uhhhh.... grande... tenía 42 años, y ya hacía un par de temporadas lo venía pensando. Estaba jugando en el fútbol de San José, donde siempre me hicieron sentir muy bien, muy a gusto. Me retiré en 2009...

- Y habías empezado en...


- Peñarol, en el ‘84. Llegué a las formativas ese año.

- ¿Siempre como lateral?

- No. Fui como puntero izquierdo. Y jugué en esa posición hasta el ‘87, cuando el ‘Chiquito’ Malinowsky me ascendió a Tercera. Él fue el que me reubicó. Me dijo que necesitaba que jugara como lateral, y ya no salí más. Mi carrera como lateral empezó ese año. Y llegué a alternar en el plantel que después ganó la Libertadores ese año, porque el Uruguayo no se paraba, se seguía jugando y había que mechar juveniles. Ahí me dirigió Ramón Silva, y estuve en Peñarol hasta el ‘89, cuando llegó Roberto Fleitas. Me dijo que no me iba a tener en cuenta, pero como era gran hincha de Liverpool, llamó al club y me recomendó. “Botija... ya tenés 22 años, tenés que jugar en Primera”, me dijo. Esas palabras no me las olvido más. Tenía razón. Estaba para jugar en Primera. El técnico de Liverpool era Marcelo Barruti, tuve buen desempeño y en el ‘94 me fui a préstamo a San Lorenzo. Integré el plantel que ganó el Clausura de esa temporada, pero no hizo uso de la opción y volví a Liverpool. En el ‘95 hicimos flor de campaña, jugamos la final del Clausura con Peñarol. Miguel Puppo había hecho un gran trabajo y al otro año, varios pasamos a jugar en Nacional. El que me llevó fue el ‘Chino’ Salvá, pero después que lo cesaron, llegó Puppo. Al final éramos como cinco exLiverpool. Perdimos las finales del Uruguayo con Peñarol y quedé libre. Me llamaron de Cerro y al poco tiempo, me salió una posibilidad para ir al fútbol chino. Estuve 10 meses en China junto a Heberly Sosa y José Bolón. Cuando regreso, había que volver a empezar... y de estar a punto de firmar con Rentistas, me fui a River porque me llamó el propio Fernando Morena. Después empezó el periplo. Bella Vista para jugar la Libertadores con Manolo Keosseian, Fénix y otra vez Liverpool. Subimos a la ‘A’ después de ganar el Uruguayo con Julio Ribas como entrenador, y en 2004 volví a subir con Rampla. Ya tenía 37 años y pensaba en dejar, pero un amigo me llevó a jugar a River de San José y ahí me quedé. Jugué hasta los 42 años... estaba grande, pero me sentía impecable. Me desgastó el ir y venir, el jugar un año en cada lado....

- ¿En qué momento decidiste hacer el curso de entrenador?

- En Rampla, en 2004. Hice el primer módulo, pero después, cuando me fui al Interior, era bravo. Principalmente, por los viajes. Así que di algunas materias, pero no lo pude terminar. Ahora estoy en eso. Estoy haciéndome tiempo entre trabajo y trabajo para ver si puedo terminarlo. El fútbol es mi pasión. Sigo jugando con los veteranos, dirijo en la Liga, para mí es todo.

- Otros tiempos, otro dinero... otro mundo.

- ¡Ni hablar! ¡Con todos los pases que tuve! Puffff... hoy estaría más cómodo... mucho mejor, pero era así. Cambiabas de club pero por una pequeña mejora salarial, una prima, nada que ver con los montos que se mueven ahora. Había pocos autos en los planteles....

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)